Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • jueves, 17 de octubre de 2019
  • faltan 171 días para el Domingo de Ramos

Un órgano único en el Oratorio de la Santa Escuela de Cristo de la Natividad de Sevilla


 Jesús Sampedro Marquez. Este sábado el órgano Arístide Cavaillé-Coll (S. XIX) de la Santa Escuela de Cristo (Sevilla), será bendecido por Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla a las 20 horas, posteriormente se ofrecerá el concierto inaugural a cargo de Jesús Sampedro Márquez.

Este órgano es un órgano de salón, que fue realizado por el famoso y prestigioso organero francés Arístide Cavaillé-Coll a finales del siglo XIX,  que, posteriormente para su venta en 1905, fue modificado por Charles Mutin, limitando la caja expresiva al segundo teclado.

Fue el político Georges Ancel (parlamentario de la III República Francesa) quien adquirió en dicha fecha este maravilloso instrumento para instalarlo en el salón principal de su castillo en Harfleur (Normandía).

 En 1939 pasó a la abadía benedictina de Santa Ana de Kergonan, donde fue rearmonizado buscando un sonido más suave, acorde a su nueva función litúrgica. 

En 1942 tuvo que ser desmontado porque el monasterio fue requisado por los alemanes y se colocó en un ático hasta la liberación al fin de la II Guerra Mundial. Incluso se cree que el proyecto de los invasores era llevárselo a Alemania.

Habiendo regresado los monjes, de nuevo se volvió a montar.  Algunas modificaciones de poca importancia que podemos reseñar es la adición de dos registros (el Bourdon 8 para el GO y la Flauta armónica para el pedal), a cargo de la casa Debierre en 1946, y la restauración del ventilador y del fuelle por Yves Severus en 1997, en que el motor eléctrico fue cambiado. 

El órgano se usó regularmente durante más de setenta años en el monasterio, aunque, sin embargo, nunca se volvió a acometer una restauración integral desde su reinstalación en 1947.

Como detalle curioso, en la década de 1950, muchas misas eran emitidas por Radio France desde la iglesia del monasterio, lo que dio ocasión de que el órgano fuera interpretado por los grandes organistas de la época. Es de justicia reseñar, asimismo, que la abadía es famosa por su liturgia cantada y sus numerosas grabaciones, que son comercializadas con éxito en todo el mundo desde hace décadas.

En Junio de 2013 salió a la venta, debido a que, por su deteriorado estado, los monjes optaron por encargar un instrumento de mayores dimensiones para la abadía. Una insistente gestión mía, que  durante un tiempo había sido organista en la Abadía también benedictina y francesa de San Pedro de Solesmes, hizo que los monjes decidieran aceptar su propuesta económica, con el incentivo también de un ilusionante proyecto litúrgico que planteaba.

Aunque prácticamente se encontraba ya vendido a un importante Cardenal alemán, finalmente pude conseguirlo para su instalación en el Oratorio de la Santa Escuela de Cristo hispalense. Curiosamente, vemos que en dos ocasiones ha estado a punto de llevarse a Alemania.

Como era necesaria una restauración integral, después de examinar varios proyectos para ello, finalmente la obra recayó en el organero sevillano Abraham Martínez, que la ha llevado impecablemente a cabo.

Una maravillosa obra en Sevilla

Los datos de la placa original de nuestro órgano, con su posterior modificación antes de su venta,  nos hace concluir sin duda que su construcción hay que datarla en los últimos años de Arístides Cavaillé-Coll, entre 1894 y 1898, años en los que debió permanecer en el enorme salón de exposición del que disponía la fábrica parisina de dicho organero, donde se probaban para su venta y también se realizaban numerosos conciertos.

El musicólogo Francoise Sabatier afirma que, al traspasar Arísitide Cavaillé-Coll su fábrica de órganos  de la Avenue du Maine en París a Charles Mutin, éste último heredó numerosos instrumentos construidos por su ilustre predecesor, sólo alterando a veces características de los mismos para venderlos. Gracias a este legado, Mutin recibió en 1900 un Gran Premio en la Exposición Universal de París por sus órganos de salón. Una vez terminada esta maravillosa herencia, el taller irá perdiendo paulatinamente su calidad.

Durante algún tiempo, Mutin continuó firmando sus órganos con la placa  “CAVAILLÉ- COLL á PARIS”. En estas placas sólo había desaparecido la “A” de Arístides, y en, un segundo momento, se le añadió la mención  “Charles MUTIN-CAVAILLÉ COLL”.

Incluso Mutin llegó a recomprar antiguos instrumentos de Cavaillé- Coll para hacerlos suyos, como es el caso del desaparecido órgano de serie que Medina del Campo (Valladolid) obtuvo de la parroquia francesa de Nully, que originalmente había sido comprado a Arístide Cavaillé-Coll en 1864, y del que dicho Mutin realizó el traslado y montaje incluyéndolo dentro de su propia producción.

Aparte de ser el único órgano francés documentado en Sevilla y su provincia y el también único romántico mecánico en esta ciudad, y que se podrá ver directamente al organista, su singularidad se incrementa al ser el más grande de Arístides Cavaillé-Coll en Andalucía y el único de salón en España.

Aunque se sabe que éste vendió en España dos pequeños instrumentos de salón, hoy día se encuentran desaparecidos. Hay otro instrumento del mismo taller en la Capilla Real de Granada, pero sólo es un pequeño aunque interesante instrumento de coro de un sólo teclado sin pedalier completo. Por tanto, su adquisición es de un gran valor patrimonial y cultural. No podemos dejar de reseñar que en Francia son considerados Monuments Historiques.

Arístides Cavaille-Coll fue plenamente reconocido en el París de su época, a la vanguardia, por otro lado, en aquellos tiempos, de la cultura europea. Entre sus galardones podemos rememorar los siguientes. En 1834 obtuvo la Medalla de Bronce de la Société d' Encouragement de Toulouse por la invención de una sierra circular. Cuatro años después, en 1838 se le otorgó la  Medalla de Plata en la Exposición  de Arras. En 1844 lo distinguió la Société Libre des Beaux -Arts con otra Medalla de Plata por el órgano de St.- Denis.

El mismo año, 1844, le fue concedida Medalla de Oro en la Exposición Nacional de París, lo que se repitió en la de 1849, y la de Honor en la de 1855, así como Gran Premio y Gran Medalla de Oro en la de 1878 y participación en el jurado Clase XIII en la de 1889.

En 1854 se le otorgó la Medalla de Oro de la Sociedad de Fomento por el órgano de St.- Vincent- de-Paul, y en 1864 por el órgano de St- Sulpice.

En 1870 obtuvo Primer Gran Premio en la Exposición Universal de Roma, y le fue concedida por el Papa la Orden de San Silvestre, que también le distinguió en 1888 con la Medalla de oro y Caballero de San Gregorio por el proyecto de un órgano para la basílica vaticana.

Además del “sonido” exquisito de Cavaillé-Coll, el instrumento tiene también un conjunto completo de pedales con sus accesorios de enganches mecánicos que permite el desempeño auténtico y la enseñanza de la música de órgano romántico francés. En él se puede interpretar de la manera más fidedigna a compositores tales como O.Messiaen, J. Alain, M. Duruflé, C. Franck, Ch Tournemire...

Su composición técnica es la siguiente. Consta de un Gran Órgano (con Bourdon 16, Montre 8, Flute harmonique 8, Prestant 4), un Recitativo (con Cor de nuit 8, viole de gambe 8, Voix céleste 8, Flute douce 4, Nasard 2 2/3, Plein Jeu III, Basson 8) y un Pédale (con Soubasse de 16).

Un trabajo desinteresado de equipo

Es de justicia, llegado este punto, manifestar mi gratitud a todos aquellos que han hecho realidad este maravilloso proyecto, que hace un año parecía a primera instancia una empresa imposible.

En primer lugar vaya mi total reconocimiento hacia el Señor Arzobispo, Don Juan José Asenjo Pelegrina, que nada más supo del proyecto, lo alentó calurosamente y además se comprometió a bendecir el órgano una vez instalado.

A continuación, debo nombrar a los mecenas, que me apoyaron en todo momento moral y económicamente: Natalia Plotnikova, Vladimir Plotnikov, , José Luis Carrascosa , Claire Spierkel,  José Miguel Sánchez Paredes Natalia Korobitsina, Igor Aprakim, , Francisco Rafael Yépez del Pino,  José Manuel Castroviejo, Pedro Moreno Caballero, , José Torralbo Sigler, Elena Tsipushkina , Rafael Marín Romero, Antonio Bejarano Ruiz, Thomas Buffer, Jesús María Sánchez García.

Nuestros queridos coordinadores  que tanto ayudaron en la organización de los conciertos de divulgación y promoción del órgano: Antonio Pérez Pastor y José Antonio González Jiménez.

No menos importancia son los colaboradores desinteresados en los conciertos benéficos pro-órgano: María Jesús Bedoya Ruiz, Augusto Belau Cabrera, Isabel Gómez Serranillos, Rafael Núñez, Juan Antonio Pedrosa, Alfonso Peña Blanco, Lidia del Río de Miguel, Rafael Ruibérriz, Rafael Sabariego Padillo, Santiago Sampedro Márquez, Laura Sánchez Naranjo, Melisa Sánchez

Tampoco puedo dejar de agradecer la gran ayuda de Joaquín Bono Caraballo y de su hijo Francisco que nos acompañaron hasta Kergonan para desmontar, embalar y trasladar el órgano, así como tampoco desdeñable de los que ayudaron en el transporte a la Escuela de Cristo.

Por último a todos los clérigos e instituciones que han cedido generosamente sus instrumentos o sus instalaciones para poder organizar nuestros conciertos benéficos nuestra eterna gratitud.

Y cómo no, esta empresa hubiera quedado mutilada si la Escuela de Cristo de la Natividad de Sevilla no se hubiera sumado entusiastamente a este proyecto, accediendo a que fuera instalado el instrumento en su Oratorio y dando toda clase de facilidades. En definitiva, ¡Muchas gracias a Todos!










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.