Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • domingo, 25 de agosto de 2019
  • faltan 224 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Los Corrales arropó a su venerada Patrona, Nuestra Señora del Buensuceso


Manuel Pinto Montero. El primer domingo de mayo es uno de los días grandes en el pueblo de Los Corrales cuando numerosos fieles y devotos acompañan a su Patrona, Nuestra Señora del Buensuceso, durante la gloriosa procesión que recorre las calles corraleñas. Gran devoción la que siente este pueblo por su Patrona, la Santísima Virgen representada en un bello lienzo que fue destrozado durante la Guerra Civil pero que milagrosamente se pudo salvar y conservar parte del siglo XVII, como es el caso del recuadro que contiene los rostro de la Virgen y el Niño.

Nuestra Señora del Buensuceso abandonó el Templo Parroquial de Santiago Apóstol en su característico paso de palio portado a hombros de sus devotos y exornado con exuberantes flores de tonos blancos. La Banda Bienmesuena de El Saucejo la acompañó en el terreno musical abriendo el cortejo.

En torno a la Virgen del Buensuceso el pueblo de Los Corrales celebra también su Romería cada mes de marzo en la zona de la Huerta de la Fuente del Esparto

Cuenta la leyenda que un padre que trabajaba en el campo se molestó ante una travesura de su hijo gritándole: “¡Que te lleve un remolino!”, y así ocurrió, apareció un misterioso remolino que envolvió al niño. El padre, asustado y arrepentido le pidió a la Virgen del Buensuceso que el viento cesara y devolviera a su hijo a la tierra, esta petición fue cumplida. El pequeño le contó a su padre que había visto en el remolino a una Señora con manto grande y un Niño en sus brazos.

El hombre y su hijo buscaron esta imagen y se dirigieron a Antequera donde había un taller de imagineros y pintores. Estos artistas mostraron al joven todas las obras marianas que tenían en su taller, pero no reconoció a ninguna. Ya se marchaban y vieron un cuadro escondido tras una puerta reconociendo en el a la imagen que había visto en el remolino. Los artistas se sorprendieron pues no conocían esa obra. El Padre les pidió que se la vendieron y estos al no reconocer su autoría dejaron que le padre se la llevara sin pagar nada por ello.

Estos artistas, una vez que el padre y el pequeño se habían marcharon, fueron tras ellos para que les diesen dinero por la obra. Cuando estaban a punto de alcanzarlos tuvo lugar otro milagro, y es que un pequeño riachuelo creció de manera inesperada impidiendo que los artistas se llevasen el cuadro. Esta imagen de la Virgen se veneró en la casa de este padre e hijo en la calle Siete Revueltas de Los Corrales.

Ya en este lugar ocurrió otro milagro, y es que esta familia hizo voto para que nunca le faltara luz al rostro de la Virgen y su Hijo. Un día estando en el campo les sorprendió una tormenta que les impedía volver al pueblo. Estos temían que el aceite y la llama que iluminaba a la Virgen se apagara como así ocurrió pero en una viga de la antigua techumbre prendió una luz que mantuvo iluminada a la Virgen hasta que ellos pudieron regresar.

Con los años el cuadro de la Virgen del Buensuceso fue trasladado a la Iglesia Parroquial de Santiago el Mayor donde sigue siendo muy venerado por los vecinos de Los Corrales.

Fotos: Manuel Pinto Montero.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.