Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Adviento
  • jueves, 14 de diciembre de 2017
  • faltan 101 días para el Domingo de Ramos

Bendecido en los Gitanos el monumento funerario de la Duquesa de Alba


Daniel García Acevedo. Desde que falleciera Cayetana Fitz James Stuart, Duquesa de Alba, y decidiera que sus cenizas permanecieran en el templo de la hermandad de los Gitanos, la corporación de la calle Verónica ha querido hacerle un monumento en su honor para agradecer sus desvelos por la hermandad.

Y este monumento ha visto la luz ayer lunes, 20 de noviembre, tras la eucaristía por el tercer aniversario de su desaparición, presidida por Ignacio Jiménez Sánchez-Dalp, sacerdote amigo de la familia y de Cayetana, y concelebrada por Fray Juan Dobado Fernández, prior del Santo Ángel y director espiritual de los Gitanos, ante la presencia del hermano mayor y parte de la junta de gobierno de la hermandad de la Madrugada y de la familia de la Duquesa de Alba.

El monumento funerario fue bendecido a los sones del himno nacional, interpretado al órgano, con gran expectación de la prensa, en su gran mayoría rosa.

La obra es del escultor Navarro Arteaga y realizada por la empresa Cuellar de Madrid. La inscripción, que está firmada por Isabel de León, Marquesa de Méritos y presidenta de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, dice así:

Nunca te irás de Sevilla

Porque ella te reclama

Siempre llevaste su nombre

Que con amor pronunciabas

Esculpida entre rosas

Como una flor sevillana

El Señor de la Salud

Quiso con Él te encontraras

Para llevarte al cielo

Junto a Angustias coronada

Porque de Dueñas saliste

Y en su templo te quedabas 

Como la noche y el día

Que ni el viento lo separa

Quedan unidos dos nombres

Para la historia de España

Uno se llama Sevilla

Y el otro Cayetana

Fotos: Juan Alberto García Acevedo.








Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.