Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • jueves, 18 de octubre de 2018
  • faltan 178 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Crónica del Adoremus celebrado en la Parroquia de Santiago de Alcalá de Guadaira


Arte Sacro. Integrado en la semana de misiones de la Parroquia de Santiago el Mayor de Alcalá de Guadaíra, se celebró un Adoremus, al que estaban invitados todos los jóvenes de la feligresía para vivir un encuentro con el Señor. El Adoremus es oración ante el Señor presente en la Sagrada Eucaristía. Es orar, escuchar y adorar al Santísimo Sacramento del Altar: Jesús Sacramentado, Cristo Eucaristía, que como se recoge en el Evangelio de San Mateo, está todos los días con nosotros hasta el fin del mundo.

Durante una hora, con gran recogimiento, los jóvenes alcalareños de la Parroquia de Santiago, experimentaron la presencia real y viva de Jesucristo entre nosotros, en un encuentro con el Señor, guiados por el sacerdote don José Francisco Durán Falcón, Delegado Diocesano de la Pastoral Juvenil, que expuso al Santísimo, realizó lecturas de las Sagradas Escrituras y reflexiones que ayudaron a los jóvenes a escuchar lo que el mismo Dios quería decirles en esos momentos, de profundo silencio, en los que el coro de la parroquia puso los cantos adecuados de alabanza a Dios. Ante el Señor, los jóvenes experimentaron la invitación que les hace el papa Francisco: “Los invito a escuchar la voz de Dios que resuena en el corazón de cada uno, a través del soplo vital del Espíritu Santo”.

Hubo momentos de gran simbolismo, como cuando pusieron en las velas que les habían entregado, sus peticiones al Señor, sus ofrendas, y después se acercaron a Jesús, presente en la Sagrada Especie Eucarística, encendieron la vela, se arrodillaron ante Él, en ese diálogo con el Señor, que resuena en nuestros corazones, y depositaron las velas en el altar, a sus plantas. Después cogieron una cinta, del color con el que más se identificaran, y la anudaron a una Cruz, simbolizando la unión con el sacrificio de Jesucristo.

Finalmente el sacerdote impartió la bendición con Su Divina Majestad. Los jóvenes encontraron en Jesucristo la fuerza y la esperanza que nos ayudan a caminar y a acoger en nuestra vida su invitación a ser “luz del mundo”.

Redacción: Paco Burgos

Fotos: Pablo Infante










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.