Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • martes, 20 de agosto de 2019
  • faltan 229 días para el Domingo de Ramos

….A Pepe Asián Cano. In Memoriam. Mariano López Montes


Hace tres años que te dedique en forma de escrito mis pensamientos, en unos momentos difíciles para ti, cuando la enfermedad te quiso poder y no pudo, y tu fortaleza y las oraciones de los que siempre te han querido, hicieron el milagro de regalarte y regalarnos estos años de vida. ¡Lejain! Por el vino de la vida que los hebreos santifican cada viernes  en el Shabat.

Entonces ya faltaste con ese humor fino y elegante que te caracterizaba, al listado que aquella Diputada Mayor de Gobierno, algo esquelética que reside y sale de San Gregorio organiza cada año. Aquella que muchos cofrades al verla le apartan la mirada cruzan los dedos, o tocan la madera de aquellas sillas de enea que durante una semana les pertenece.

Este año querido Pepe no has tenido más remedio, aunque nos pese, de formar en ese tramo, al que mas tarde o más pronto perteneceremos todos, y la enjuta Señora aunque no la podamos ni ver,  es un tanto ladina y presuntuosa y adornada de yedra, y empuñando su palermo en forma de guadaña sabe que a la larga mejor o a la corta peor todos sacaremos nuestra papeleta de sitio en su tramo.

Pepe ha sido para Sevilla y sus Cofradías aquel hombre que siempre le ha gustado pasar de puntillas y sin hacer ruido, ofreciendo desinteresadamente lo mejor de El, su arte, su educación, su elegancia un tanto discreta y siempre comedida, su bondad y un desinterés total a la adulación y al reconocimiento que siempre mereció y que siempre supo regalar a nuestras cofradías, sin pretender recibir nada a cambio, ni tan siquiera el tan codiciado estipendio económico.

Espíritu tradicional y libre de pensamiento y deseo, que desde siempre supo estar a la altura de unas circunstancias en una época bien diferente en que le toco vivir, el conocer a Pepe Asián  siempre fue referente de lo que debe ser un perfecto caballero. Enemigo de estas nuevas formas donde imperan el bombo y el boato y que tanto gustan a algunos cofrades, ingenioso, divertido y un tanto Berlanganiano, aún recuerdo su sonrisa cuando un año cerca de San Marcos le comente, una definición de esa “Ilustre Sociedad Sevillana de bombos mutuos” y esa otra no menos frecuentada por esos figurones y trepadores  cofrades con delirios de importancia, que titulábamos, “La ilustre Bisagra Sacra”; bueno para el que no me conozca, yo también tengo mi mijita de cascara.

En tu casita baja de aquel barrio de Santa Teresa, en una pequeña habitación  y sin grandes medios te conocimos, y desde aquella reducida estancia surgió el genio que siempre llevaste dentro, cuantos diseños, cuanto arte salido de unas manos y una mente prodigiosa, cuanta bondad y desinterés nacidos para engrandecer a nuestras queridas cofradías.

Que bello gesto el tuyo el poder tener un azulejo de tu Virgen de los Dolores y tu Cristo de La Providencia en aquella casa enfrente a la tuya, y gestionar junto con tus hermanos servitas, que este nunca cayera por la piqueta que iba a destruir aquella casa, gracias a ti aquel azulejo ya forma parte de tu Hermandad y siempre nos recordara ese profundo amor que siempre le profesaste a sus titulares.

Estos tus últimos años de enfermedad, dolor y privación donde tu espíritu de creación quedo adormecido en un sueño eterno, para siempre, y ese cirineo que nunca te falto que se llama Fermín o Nuco para los amigos, te llevaban en aquella silla de ruedas  que últimamente eran tus pies y tus manos, desde esa altura  te he observado varias veces, siempre corrían dos lagrimas de emoción cuando contemplabas una vez más a esas tus imágenes, que tantos años vestías con la maestría de un genio y que desde hoy mismo y una vez pasada Tu Semana Santa, te tendrán en su gloria para siempre.

Y nosotros tus amigos siempre daremos gracias a Ellos por haber tenido la gracia de haberte conocido, desde aquella época  primera a estos últimos días, en que la falta de memoria se suplía con creces a esa ya discreta sonrisa que aun eras capaz de regalarnos.

Hasta siempre amigo, seguirás viviendo en nuestros queridos y más sentidos recuerdos, pues la muerte siempre es el olvido.

Fotos: Mariano López Montes.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.