Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los difuntos
  • domingo, 18 de noviembre de 2018
  • faltan 147 días para el Domingo de Ramos

La cruz procesional de Nuestro Padre Jesús de la Humildad del Cerro del Águila


Arte Sacro. El próximo Martes Santo, D.m., Nuestro Padre Jesús de la Humildad estrenará su nueva cruz en su primera salida procesional hasta la S.I. Catedral. Concebido para portar una cruz plana y no cilíndrica, el sagrado titular ha portado hasta la fecha dos cruces realizadas para culto interno que presentan una carpintería simple, de sección sencillamente rectangular, sin nada de talla  y con un acabado completo de  ebanistería. 

Pero, a criterio del autor de la bendita imagen, el hermano Juan Manuel Miñarro López, la cruz con la que el Señor vaya a procesionar, D.m, en su primer Martes Santo por las calles de Sevilla tenía que ser algo diferente en muchos de sus aspectos, constructivos y estéticos a la vez, manteniendo la premisa de que se tratara de una cruz poligonal aunque con unas connotaciones especiales, única hasta la fecha en la Semana Santa de Sevilla. Así, en su diseño, sin dejar de ser el de una cruz plana, será al  mismo tiempo una cruz  arbórea en la que la sección de los cantos será curva, con la representación de la corteza y las abrupciones propias de un árbol mientras que sus caras anterior y posterior serán  planas como las de una viga.  

La cruz, que ya se encuentra en proceso de ejecución, está siendo realizada en madera de cedro del Canadá por los hermanos Enrique Gonzálvez González y Enrique Lobo Lozano, carpintero religioso y escultor, respectivamente, los cuales se han ofrecido generosamente a donar tanto el material como las labores de talla y ebanistería.  Dado su carácter de cruz mixta,  arbórea y plana a la vez,  el acabado de la misma implicará dos tipos de terminaciones, alcanzando unas dimensiones de 4 metros el stipes y 1.95 m. el patibulum.

“¡Y con todo eran nuestras dolencias las que Él llevaba y nuestros dolores los que soportaba! Nosotros le tuvimos por azotado, herido de Dios y humillado” (Isaías, 53,4)

Con gran sentido simbólico y profunda carga emocional, el Divino Madero llevará incrustada en su interior, en una cápsula que a modo de oración llevará el Señor sobre sus hombros, una astilla de madera de una de las camas del campo de concentración de Auschwitz, en memoria de todos los seres humanos que han sido víctimas del sufrimiento y la barbarie en cualquier momento de la historia.

Fotos: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.