Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • jueves, 28 de enero de 2021
  • faltan 59 días para el Domingo de Ramos

El Cabildo de la Catedral. Jesús Luengo Mena


Vamos a dedicar un par de artículos a explicar y comentar cómo es y que funciones tiene el Cabildo de nuestra catedral.

Ante todo hay que señalar que el Cabildo tiene unos Estatutos por los que se rige, al igual que unas Reglas de coro, que ordenan y regulan las funciones de cada capitular y un Reglamento de Régimen interno.

El Estatuto de la catedral, en su artículo primero define al Cabildo: «El Cabildo de la Santa, Metropolitana y Patriarcal Iglesia Catedral de Sevilla es el colegio de sacerdotes, erigido por la Sede Apostólica, al que corresponde celebrar diariamente las funciones litúrgicas con mayor solemnidad en dicha Iglesia; le compete además cumplir aquellos oficios que el derecho o el Arzobispo de Sevilla le encomienden».

Y en su artículo 2 se afirma que «Por ser la Catedral la Sede del Arzobispo de Sevilla, éste goza en la misma de plena jurisdicción, a la que está subordinado el propio Cabildo, en el que tiene la plenitud de facultades que le asigna el derecho, como cabeza que es del mismo». O sea, el arzobispo tiene plena autoridad y jurisdicción sobre el Cabildo, que tiene personalidad jurídica propia tanto civil como eclesiástica.

«El escudo del Cabildo es ovalado en campo de azur: Giralda en oro mazonada de sable y aclarada en azur, en el centro; acostadas dos jarras de azucenas del mismo metal: timbrado de corona real abierta»[1].

El Cabildo de la catedral de Sevilla puede tener un máximo de 35 capitulares, siempre nombrados por el arzobispo. Es frecuente que haya canongías vacantes. El Pleno del Cabildo elige a su Presidente entre sus miembros en activo, al cual el arzobispo tendrá que confirmar y le conferirá la dignidad de Deán.

Dentro del Cabildo hay algunos canónigos que tienen un especial encargo o dedicación. Por ese motivo no son elegidos sino que son asignados directamente por el arzobispo. Así, podemos citar:

Penitenciario, que tiene el oficio que le asigna el Código de Derecho Canónico, o sea, la facultad ordinaria, no delegable, de absolver en el fuero sacramental de las censuras «latae sententiae» no declaradas, ni reservadas a la Santa Sede, incluso respecto de quienes se  encuentren en la diócesis sin pertenecer a ella, y respecto a los diocesanos, aun fuera del territorio de la misma[2].

Doctoral, que es el asesor jurídico del Cabildo.

Lectoral, que es el asesor del Cabildo en Sagradas Escrituras.

Magistral, que es el asesor teológico del Cabildo.

Prefecto de Liturgia, que es el coordinador último de las celebraciones litúrgicas del Cabildo, así como asesor del Cabildo en la materia.

Maestros de Ceremonias, que son dos y se alternarán en la coordinación de las celebraciones litúrgicas del Cabildo. En ausencia de ambos, hace su oficio el sacristán mayor.

Maestro de Capilla, que es el responsable de las actuaciones polifónicas en los actos corales y de las actuaciones de los Seises, así como asesor del Cabildo en materia de canto litúrgico.

Organista, que es el responsable de la música de los órganos y armonios de la Catedral y del uso de los mismos, así como asesor del Cabildo en materia de órgano.

Sochantre, que es el responsable del canto gregoriano en los actos corales, así como asesor del Cabildo en esta materia.

Cantores, que constituyen la capilla polifónica ordinaria de la Catedral y sostienen el canto antifonal y sálmico en las celebraciones corales, debiéndose designar a uno de ellos, especialmente preparado, para suplir al Maestro de Capilla.

Capellanes Reales de San Fernando que, en número de seis, cuidarán la atención pastoral de la Capilla Real.

También compete al arzobispo conferir las Dignidades de Arcipreste, Arcediano, Chantre, Maestrescuela, Tesorero y Capellán Mayor de San Fernando, que tienen una función puramente honorífica. En algunas festividades pueden usar mitra.

El Cabildo encomendará ad casum el ejercicio de un oficio a una persona debidamente preparada, preferentemente ministro ordenado o instituido, cuando el oficio no pueda ser ejercido por canónigos titulares.

Los canónigos se jubilan preceptivamente a los 75 años de edad, produciendo la correspondiente vacante y quedando en situación de canónigos eméritos.

En otro artículo abordaremos otras cuestiones referidas al Cabildo y su funcionamiento, así como la competencia de los diversos oficios y ministerios.


[1] Estatutos del Cabildo, Artículo 5

[2] CDC 508 § 1

Fotos: Miguel Ángel Osuna.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.