Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • lunes, 17 de febrero de 2020
  • faltan 48 días para el Domingo de Ramos

Así es la nueva túnica del Señor del Gran Poder, ofrenda de más de dos mil devotos


Arte Sacro. Ayer se presentó en las dependencias de la Basílica del Gran Poder la Túnica de los Devotos, ofrendada al Señor por el IV Centenario, que ha sido sufragada por más de dos mil personas, cuyos nombres aparecen serigrafiados en su forro.

La idea nació en el año 2017 entre un grupo de hermanos y devotos, siendo la Junta de Gobierno la encargada de gestionar las donaciones recibidas. El importe recogido de más ha sido destinado a la bolsa de caridad de la Hermandad.

La túnica es una recuperación de la antigua llamada de las Flores, realizada por Francisca de Paula Zuloaga, estrenada en la Estación de Penitencia del año 1817, desconociéndose su posterior desaparición. El proceso de reconstrucción, primero del dibujo y después del bordado de la pieza, han sido realizados por Francisco Javier Sánchez de los Reyes, basándose en fuentes documentales y fotografías, y el Taller de Bordados Santa Bárbara, respectivamente.

La túnica desarrolla una temática floral, con diferentes especies y tamaños, cuyo rasgo más llamativo, como en la original, son las palmetas, plumas o fuentes que salen de unas flores de cardo a punto de florecer. Estos remates llaman la atención en los grandes tallos de los espacios centrales y en los costeros por su altura, pero también en los puntos intermedios resultantes de éstos, donde el motivo de palmetas es rodeado por ramas y capullos de flor que los envuelven.

Para la realización del bordado, siguiendo el dibujo reconstruido, se han utilizado hilos metálicos entorchados de oro fino, talcos antiguos, chapas redondeadas, lentejuelas y pedrería. Técnicamente aparecen, setillos con hilo de muestra y moteado, puntas simples en muestra, cartulinas en muestra y en moteado, así como técnica de canutillo y el trabajo de lentejuelas con canutillo (venas de lentejuela, canutillo en pespunte o individuales) entre otras.

Como soporte de los trabajos en oro, un terciopelo malva evoca el color del Señor de los azulejos en los que se representó con la túnica de Zuloaga.

A juego con la Túnica, un cíngulo de oro fino rematado en borlas que reproduce los que tuvo el Señor en el siglo XIX, ha sido ofrecido por los Oficiales de la Junta de la Hermandad.

Fotos: Fco Javier Montiel










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.