Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • sábado, 24 de octubre de 2020
  • faltan 155 días para el Domingo de Ramos

Este año no habrá camino del Rocío. Manuel Enríquez Becerra


En este caso las hermandades de gloria dependientes de la matriz de la hermandad del Rocío de Almonte, han suspendido toda clase de romería 2.020, a causa de la pandemia.

Otro episodio para la historia no habrá Rocío 2.020, y con La Virgen del Rocío en Almonte, con motivo de su visita al pueblo de Almonte cada siete años, desde la aldea, para estar en el pueblo con sus hijos los almonteños.

El Rocío moviliza a más de un millón de personas, y podría hacer rebrotar un enorme brote de coronavirus.

De momento no se sabe cuándo regresará La Virgen del Rocío a la aldea del Rocío.

Los almonteños están muy contentos por tener a La Santísima Virgen del Rocío, más tiempo con ellos en el pueblo de Almonte.

Aunque en el pueblo ya todo se ha suspendido, toda clase de peregrinaciones de las hermandades filiales con su visita que hacen todos los fines de semana cada hermandad según les va tocando.

Este año será un año para escribirlo en un libro con letras de oro, de todo lo que ha ocurrido con las hermandades y cofradías, tanto dolorosas como de gloria.

Para los almonteños es un palo muy gordo, el no poder meterse bajo las andas de La Virgen del Rocío, después de todo un año esperando.

Y también para las hermandades filiales, el no poder hacer el camino ni de ida, ni de vuelta, a la aldea almonteña.

La pandemia del coronavirus, ha venido a incordiar todas las costumbres, y tradiciones donde haya masificaciones de personas.

Así de esta forma de no haber masificaciones, da lugar a que no se propague el virus, por más personas, de otras que no saben que lo tienen.

Otra fiesta que se cobra un montón de puestos de trabajo, de personas que esperan una semana de Rocío para ganarse unos dineros.

La pandemia va acabar con todas las tradiciones, al menos por este año, a no ser que esto siga adelante, y no encuentren una vacuna para que se pare este virus.

Da pena ver las iglesias, en las misas que retransmiten, por televisión y por los canales de internet sin apenas personas. Y tener que oír la Santa Misa por los medios de comunicación. Menos mal que las nuevas redes sociales lo hacen posible.

Así que queridos lectores este año nos quedamos sin Rocío también.

Manuel Enríquez Becerra

Fotos: Fco. Javier Montiel y Mariano Ruesga Osuna.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.