Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • miércoles, 28 de octubre de 2020
  • faltan 151 días para el Domingo de Ramos

Azabache negro. Antonio Sánchez Carrasco


Cada 16 de mayo que pasa me viene a la memoria Joselito el Gallo. Y no porque uno sea especialmente taurino. Pero es que no se puede negar que lo taurino de siempre ha estado en nuestras vidas. De hecho la muerte de Gallito nos trajo una imagen icónica. Aquella en la que la Esperanza se tiñó de negro. La Virgen de las Vírgenes, aquel icono que pasó de guardar carne membrillo a ser caja de costura improvisada, se vistió de negro riguroso.

Todo por un hombre que le rezaba y la quería como a una madre y a la que le buscó un cielo verde de estrellas para llevarlo en el pecho.

La Virgen que con el tiempo salía en las cajas de polvorones en tiempos de alegría y felicidad, en aquello foto se vistió de pena para la posteridad.

Ahora que tan cerca estamos de la muerte. Ahora que a diario nos despachamos con la muerte a pie de calle. Siempre nos queda la Esperanza.

De negro como era aquel Bailador que corneó al de Gelves en Talavera. La Virgen en su foto icónica representa el súmmum de la pena. Y es que los capillitas somos un poco como Blanquet, que olemos a cera aunque nosotros lo relacionamos con lo que nos gusta.

El 16 de Mayo se habrán puesto flores en mausoleo que enterró al torero para siempre en el Cementerio de San Fernando. Delante del grupo escultórico que terminó en su actual emplazamiento en 1926, va una mujer que porta en sus manos a la Esperanza Macarena, como no podía ser de otra manera.

La obra fue encargada a Don Mariano Benlliure, autor entre muchas otras obras del Nazareno del Paso de la cofradía de la Esperanza de Málaga. La foto que acompaña a estas letras es de una saya de luto de la Esperanza malagueña, siempre el negro azabache, siempre la Esperanza, hasta los 16 de mayo, hasta en medio de la Pandemia. Esperanza como la que emanan los ojos de aquel niño del callejón de Dos Hermanas que ayer se reencontró con sus amigos.

Foto: Antonio Sánchez Carrasco.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.