Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • martes, 22 de septiembre de 2020
  • faltan 187 días para el Domingo de Ramos

Las llaves de la fe. Antonio Sánchez Carrasco


Ya te lo debíamos. Ya debíamos de volver hasta tus plantas para verte y agradecerte, que todo va bien. Llegamos hasta Ti cruzando un mar de mascarillas.

Volver a la plaza de los vivas y las apreturas, ahora llena de distancias, sociales y emocionales. Todo lo que rodea a esta pandemia tiene algo siniestro. Y no sólo por la enfermedad y la muerte. También  por aquellos recuerdos que el virus nos ha robado y que no volveremos a tener.

Eso me recordaba el bueno de Pepe Cuadro muy cerca de la cúpula de la Catedral efímera que cada siete años aguarda su momento para honrar a la Virgen.

Volvimos a entrar a verte allí donde San Pedro sostenía las llaves de la Fe. Esa Fe con mayúsculas que en tu caída mirada, se rodea de caminos y arenas.

Tu pasando las penalidades junto a los tuyos. Como siempre fue, guerras, epidemias, sequias..., siempre salvaste aquella frontera de tres leguas terrestres que te separan de los tuyos, hasta que comenzaste a venir cada siete años. Y estos siete han coincidido con el dolor de la COVID.

Tras las velas de los sueños, peticiones y agradecimientos, volvimos a entrar a verte y un grupo que venía andando a verte, comenzaron a cantarte, los miré en la lejanía y reconocí alguna cara conocida, Revuelta, Ortega, Rosas,...apellidos baratilleros que me integraron en la última de las sevillanas. Y te canté Rocío rodeado de aquellas caras conocidas que unió la calle Adriano.

Mí Lola venía hacía mí, con los ojos enrojecidos. No pudimos tener mejor reencuentro Lola, Santiago y yo con la Virgen que el que tuvimos. Gracias Madre.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.