Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Pascua
  • martes, 20 de abril de 2021
  • faltan 355 días para el Domingo de Ramos

Las hijas de la Giralda. Reyes Pro Jiménez


"Sobre las casas todas se erguía la catedral, y sobre ella aún la torre, esbelta como una palma morena.” (L.Cernuda)

La torre, la Giralda, sus hijas. Pero hoy no vamos a hablar de la Sierva de Dios Sor Bárbara de Santo Domingo, la religiosa dominica en proceso de Beatificación, nacida en la Giralda y por ello llamada “hija de la Giralda”. Tampoco del pasodoble “La hija de la Giralda” interpretado por Gracia Montes.

Las hijas de la Giralda que hoy vamos a ver son algunos de los edificios que, con mayor o menor fidelidad o fortuna, han imitado, han reproducido o han seguido la apariencia de nuestra torre, de nuestra Giralda; que por otra parte es única y que es emblema de la Ciudad, a pesar de las modas “fungibles” (por el reino “fungi” o de los hongos… de las setas, vamos). La Giralda es única y por este motivo las copias, o imitaciones más o menos exactas que veremos, son sobre todo un homenaje de admiración y un reconocimiento a su carácter de representación de Sevilla.

La primera hija de la Giralda que conocí fue la de Badajoz. Recuerdo perfectamente a mi padre haciéndole una foto con la intención de enseñarla a sus amigos sevillanos. En ese momento, en los primeros años 60, la reproducción de la Giralda tenía poco más de treinta años, pues había sido construida en 1930 (la fecha está en el remate de la torre) como elemento identificativo y de publicidad de «Almacenes la Giralda» establecimiento fundado por Manuel Cancho Moreno. Recuerdo que le pregunté a mi padre: ¿por qué la Giralda ha encogido? Tanta era la fidelidad con que se reproducía nuestra torre sevillana.

La Giralda de Badajoz. Foto: Andrés Pro Bermejo, invierno de 1961.

El edificio de los Almacenes, de estilo regionalista andaluz, está situado en la calle Virgen de la Soledad de Badajoz. Se construyó en varias fases, siendo proyecto e intervención de distintos arquitectos: en la bibliografía se menciona principalmente a Adel (también Abel) Pinna, Luciano Delage Villegas y  Rodolfo Martínez. En una de sus partes se reproduce fielmente la Giralda pero (ya que su objetivo comercial lo demandaba), el remate no es la Fe como en la Giralda de Sevilla, sino el dios Mercurio protector del Comercio; aún así la familia de Manuel Cancho Moreno lo llamaba cariñosamente “La Giraldilla”. Aunque los almacenes desaparecieron en 1978 los herederos vendieron el edificio a Telefónica, que hizo una restauración y así hoy se conserva el edificio y su Giralda.

La Giralda de Badajoz actualmente

También sigue muy fielmente el original la Giralda de L’Arboç (Tarragona) localidad del Baix Penedès de unos 6.000 habitantes, copia realizada por iniciativa del matrimonio formado por Joan Roquer Marí y Candelaria Negravernis, quienes reprodujeron los monumentos que más le habían impactado de sus viajes por Andalucía: la Giralda (con una altura de 52 metros), el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada y el Salón de los Embajadores del Alcázar de Sevilla. Habían recibido una herencia en 1886 que les hizo posible el deseo de fomentar la cultura (con los teatros Romea de Barcelona y el de L'Arboç'). Aunque vivían en Barcelona capital Joan Roquer Marí había nacido en L'Arboç', por lo que adquirieron un solar a la entrada de la localidad y en él levantaron un edificio con las réplicas de estos monumentos andaluces, que ya estaban terminadas en 1907. Estos son los datos, aunque una leyenda urbana cuenta la historia de un matrimonio de emigrantes andaluces que levantó la obra para llevar mejor la nostalgia.

Giralda de L’Arboç (Tarragona) 

Pero siglos antes ya la Giralda ya tenía hijas, pues algunas iglesias de la época barroca tienen torres que se parecen o que se inspiraron en ella. De la perteneciente a la iglesia de San Pedro de Carmona podríamos incluso decir que es hermana pues su trazado es de Hernán Ruiz el Joven aunque la mayor parte se construyó durante el siglo XVIII. La torre de Santa María de la Oliva de Lebrija es posterior al terremoto de Lisboa de 1755 que destruyó la anterior pero se inspira directamente en la Giralda, además hay que tener en cuenta que constan documentalmente varios trabajos que Hernán Ruiz el Joven realizó en esta iglesia. Ambas torres, de Carmona y Lebrija, se conocen popularmente como Giraldillas

 

Iglesia de San Pedro de Carmona (Sevilla)

Otras torres de época barroca se inspiran en la Giralda. La torre de la Iglesia de Nuestra Señora de la Granada de Moguer (Huelva) de los siglo XVII y XVIII, de la que Juan Ramón Jiménez decía: "la torre de Moguer de cerca, parece una Giralda vista de lejos". Como no, en la ciudad de las torres, Écija, existe la torre de la iglesia de Santa María del siglo XVIII, la más alta de todas las ecijanas, inspirada también en la Giralda sevillana.

Y no sólo hay hijas barrocas de la Giralda en tierras andaluzas: en 1672 se construyó a semejanza de la Giralda la torre de la Basílica de la Purísima Concepción del municipio vasco de Elorrio

La Giralda y el Giraldillo también han inspirado edificios y esculturas en otros países. Hay una veleta, réplica del Giraldillo, en el Castillo de la Real Fuerza de La Habana, en Cuba, que a su vez ha sido copiada en el logo de la marca de ron “Havana Club”. Esta veleta, o Giraldilla, según la leyenda es la figura de Isabel de Bobadilla, quien sigue esperando a su amado Hernando de Soto, Capitán General de Cuba y Adelantado de La Florida.

La Historia nos dice que De Soto salió en viaje de exploración dejando a Isabel de Bobadilla como gobernadora en Cuba. Parece que buscaba la fuente de la juventud pero descubrió nada más y nada menos que el rio Mississippi, donde contrajo unas fiebres de las que murió.

Se cuenta que Isabel lo esperaba en la torre de vigía del Castillo, larga espera que la convirtió en un personaje legendario. Años después, en el siglo XVII, la inmortalizaría en bronce el artista Jerónimo Martín Pinzón en una escultura que recuerda la ciudad natal de Isabel: Sevilla.

En realidad la figura representa una Victoria que porta la Cruz de Calatrava, siendo la escultura fundida en bronce más antigua de Cuba y actualmente símbolo de la Ciudad de La Habana. 

La Giraldilla de La Habana

También siguen la inspiración de la Giralda los siete rascacielos Seven Sisters  de la era soviética en Moscú, el Palacio de la cultura y la ciencia en Varsovia, y la torre de la biblioteca de la Universidad en la Ladeuzeplein de Lovaina, Bélgica, construida en 1921 y que cuenta con uno de los carillones más grandes de Europa. La construcción fue sufragada en parte por el gobierno de Estados Unidos, en honor a los soldados norteamericanos caídos durante la Primera Guerra Mundial.

Biblioteca de la Universidad en Ladeuzeplein de Lovaina. 
Fuente: Anton_Ivanov / Shutterstock.com

Precisamente en Estados Unidos es donde se han construido más réplicas y edificios inspirados en la Giralda, con varios ejemplos datados entre 1890 y 1937. Por esas fechas estuvo de moda la recreación de las arquitecturas históricas: gótica, renacentista  y mudéjar, pero aplicadas a las necesidades de edificación del momento. Edificios inspirados en la Giralda los hay o los hubo en Cleveland, Kansas City, Ohio, San Francisco y Nueva York donde se levantaron siete.

Desde el año 1890 hasta 1925 existió una réplica de la Giralda en el Madison Square Garden de Nueva York (segundo de los llamados así), complejo de edificios diseñado por Stanford White y construido además por Charles McKim y William Rutherford-Mead, donde se incluyó una réplica de la Giralda construida  con sistema estructural de esqueleto de hormigón y revestimiento de ladrillo. El Madison Square Garden era un centro de entretenimiento, de espectáculos culturales y deportivos, con sala de conciertos, teatro, jardín y terrazas. Fue demolido en el citado año 1925, en medio de protestas populares, derribo motivado al parecer por deudas e impagos  de hipotecas. Fue uno de los primeros rascacielos de Nueva York y por su tamaño (casi 150 m) superaba a la Giralda original.

La Giralda del Madison Square Garden de Nueva York 

La réplica de la Giralda se remataba con una escultura en cobre dorado de la diosa Diana de unos cuatro metros de alto, que se conserva en el Museo de Arte de Filadelfia, realizada por el artista de origen irlandés Augustus Saint-Gaudens.​ Es probable que la mujer que sirviera de modelo para esa escultura fuera Evelyn Nesbit, quien estando casada mantenía una relación con el arquitecto​ Stanford White. El asunto terminó porque el marido de Evelyn asesinó al arquitecto en la terraza del Madison en 1906, en lo que fue tenido por el crimen del siglo dada la popularidad de los implicados.

Diana, Madison Square Garden

En 2019 una réplica de esta estatua, realizada por Ricardo Suárez, se instaló en el Muelle de Nueva York de Sevilla (en el Paseo de las Delicias) Recuerda a los cruceros transoceánicos de la compañía Ybarra que cubrían el recorrido entre Sevilla y la ciudad norteamericana en los inicios del siglo pasado.

Publicidad de la línea de buques de la Cia. Ybarra Nueva York-Sevilla, década de 1920

En Kansas City, Missouri, el arquitecto Edward Buehler Delk buscó la inspiración para diseñar el gran centro comercial Country Club en los estilos de España y México. Buehler viajó a España donde quedó prendado de Sevilla, y diseñó el proyecto de la Country Club Plaza con una réplica de la Giralda y de la Plaza Virgen de los Reyes, proyecto que su hijo llevó a cabo en la década de 1960.

Por esos años nació el programa «Sisters Cities International» (para la creación de lazos amistosos entre ciudades de todo el mundo), por el que Sevilla se convirtió en la primera ciudad en hermanarse con Kansas City en 1969. Monumentos, discursos y todo tipo de homenajes entre ambas han tenido lugar desde entonces. Solo dos ejemplos: la avenida de Kansas City en Sevilla con la escultura del indio cherokee “El Explorador”, copia de otra existente en el centro comercial de Kansas City. Muy curioso es el otro ejemplo, tras una victoria del equipo “Kansas City Chiefs” en la Super Bowl, todo el equipo lo celebró en la Country Club Plaza, donde se reproduce la Plaza de la Virgen de los Reyes con la fuente-farola de José Lafita Díaz, además la Giralda de Kansas se vistió con luces rojas, color del equipo.

Country Club Plaza de Kansas City.
Fuente: Logan Bush / Shutterstock.com

La inspiración en la Giralda del hotel Hotel Biltmore en Miami se debe a la pasión que tenía su propietario por todo lo referente a España. Situado en Coral Gables, Florida, fue construido en 1926 con dicha inspiración pero con diseño ornamental basado en una adaptación americana del estilo renacentista francés.

Hotel Biltmore en Miami
Fuente: Fotoluminate LLC / Shutterstock.com

La torre del reloj del Ferry Building en San Francisco, terminada en 1898, ha resistido incólume todos los terremotos sufridos en la ciudad desde entonces. El primero de importancia, el de 1906, que devastó la ciudad, apenas provocó el desprendimiento de algunos ladrillos de su fachada. En un noticiero rodado sólo uno o dos días después del seísmo, la imagen de la Giralda de San Francisco aparece entre una nube de polvo como un símbolo de permanencia. Y ahí sigue, más de un siglo después.

Ferry Building en San Francisco

Otros edificios de Estados Unidos también se basan en el modelo de la Giralda: las dos torres del San Remo Building de Nueva York, la Freedom Tower en Miami construida en 1925, la Terminal Tower en Cleveland construida en 1930, y la torre del reloj del Railroad Depot en Minneapolis, destruida en 1941. Además hay que mencionar la torre del reloj construida en 1937 en el campus de Río Piedras de la Universidad del Estado Libre Asociado de Puerto Rico.

Otras “Giraldas” han sido productos efímeros de algunas exposiciones universales o internacionales, tan de moda a fines del siglo XIX. Fueron realizados con una intención propagandística que, desde una intención de representación de la identidad, cayeron en el tópico y la “españolada”. En esas exposiciones se pudieron ver los últimos avances técnicos e industriales de cada época y se dió a conocer la Historia y el Arte de las naciones. Pero los hitos históricos y artísticos nacionales fueron convenientemente esteriotipados y simplificados en un contexto de consumo, incluso de consumo cultural basado en imágenes fácilmente reconocibles a nivel universal y de comunicación de masas, expuestos en los que podríamos llamar “decorados teatrales” de aparente realidad.

Todo ello ya se había podido apreciar en 1893 cuando se construyó una Giralda en un edificio de la Exposición Mundial Colombina de Chicago, destruida por un incendio ese mismo año. Pero fue en 1900 en París cuando quedó más patente el tópico y el estereotipo. La delegación española en la Exposición de 1900 en París quería presentar una España culta y europea, pero la organización francesa diseñó “L’Andalousie au temps des maures”, atracción que obtuvo una gran acogida del público y que se basaba en tópicos de “españolada” y en estereotipos orientalistas, que disgustaron a los visitantes españoles (como Emilia Pardo Bazán). Se trataba de una especie de barrio recreado a base de reproducciones de monumentos y casas supuestamente españolas, era un escenario en el que se representaban todos los tópicos de luchas entre moros y cristianos, asaltos a caravanas, bodas gitanas… ¡¡¡ y todo presidido por una Giralda totalmente dorada a la que se podía subir …!!! ¡¡¡ En burro !!!

La pista de torneos y la Giralda.
Exposición Universal de París, 1900
(Arquitecto Dernaz).

Qué lejos todo ello de la torre tan recordada por Cernuda desde su salida de Sevilla; tanto, que una de las fotos de la ciudad que pidió a un amigo que le enviase a su exilio fue precisamente la Giralda vista desde la calle Placentines. 

Qué lejos de lo que es en verdad la Giralda, emblema de la Ciudad y encarnación de la gracia, “gracia” que no es lo gracioso sino una cualidad etérea e intangible que vive en sus calles, gracia que José Mª Izquierdo nos enseñó a sentir e incluso a ver y a la que merecidamente homenajean tantos, como Joaquín Arbide, gran amigo de sus amigos y amigo de la Giralda.

Dedicado al amigo Joaquín y a todos los amigos de la “gracia”.

Reyes Pro Jiménez

Historiadora y bibliotecaria










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.