Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Adviento
  • jueves, 09 de diciembre de 2021
  • faltan 122 días para el Domingo de Ramos

Última obra del escultor Antonio Luis Troya


Arte Sacro. La última obra del escultor Antonio Luis Troya Román se trata de un Cristo crucificado en el madero del Señor de los ejércitos y príncipe de La Paz “Cristo de los guerrilleros” realizado para la Capellanía Castrense del Mando de Operaciones Especiales de Alicante, Acuartelamiento “Alférez Rojas Navarrete “.

La imagen se ha presentado y bendecido en el acto del 101 aniversario de la Legión y homenaje a los caídos en Alicante.

Está obra ha significado mucho para el autor por varios motivos; en primer lugar, por su destino tan emblemático, las fuerzas Armadas Españolas, en segundo lugar, está obra se comenzó días antes del conocimiento de esta pandemia y del posterior confinamiento, que lo pasó encerrado en el estudio y la creación de esta imagen plasmó ese trágico momento que el mundo estaba atravesando, ese parón mundial, la incertidumbre de los primeros momentos y la pérdida de seres queridos.

En tercer lugar y en contraste con lo anterior, por la alegría de saber que está imagen se ha creado durante el embarazo y nacimiento de su primera hija, Manuela. Por lo que está imagen siempre tendrá un lugar especial para Troya Román, porque lleva toda su alma y eso es en definitiva el arte, la expresión del alma.

Características

La obra con un estilo muy acentuado del barroco sevillano, reflejando el humanismo cristiano de la figura de Cristo, en calidad de héroe vencedor de la muerte.

Es una escultura de tamaño natural (185 cm aproximadamente) tallada íntegramente -incluyendo la cruz arbórea - en madera de cedro real; de anatomía definida, pero a la vez no voluminosa, esbelta y de cuidadas proporciones.

La obra de expresión fuerte, valiente y a la vez estremecedora, buscando conmover a los devotos. Aparece clavado por tres clavos. Su cuerpo se inclina levemente acompañando la caída del rostro.

Se representa desvanecido en el madero, distensión en los brazos y el tórax desplomado, acompañando la inclinación de la faz. El cabello guiado por la propia inclinación. La corona de espinas grande e irregular, con largas y afiladas acacias, se puede observar las heridas propias que le produjeron las espinas, emanando todavía sangre de sus sienes y frente. El entrecejo y la nariz de morfología judía aguileña, la boca entreabierta dejando ver sus dientes y lengua, los ojos entreabiertos apreciándose perfectamente todo el trabajo anatómico de párpados, ojeras y pequeñas bolsas. El sudario o perizoma tallado con grandes pliegues.

En cuanto a la policromía, está realizada íntegramente en óleo desde el propio estuco a base de transparencias, veladuras y pátinas, acentuando todos los detalles de la Pasión.

El madero arbóreo está realizado en madera. En la parte alta del estipe de la cruz figurará una tablilla que recoge el texto célebre e histórico de Jesús el Nazareno Rey de los judíos, también tallado en cedro.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.