Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Adviento
  • sábado, 04 de diciembre de 2021
  • faltan 127 días para el Domingo de Ramos

Comienza la Santa Misión del Gran Poder en la Parroquia de la Blanca Paloma de los Pajaritos


Daniel García Acevedo. El Señor del Gran Poder llegó a la parroquia de la Blanca Paloma, sita en el barrio de los Pajaritos para comenzar la Santa Misión en los Tres Barrios en los que permanecerá hasta el próximo día 5 de noviembre, pasando por las Candelarias y Amate.

Esta peregrinación se tuvo que haber realizado el año pasado, que es en el que la talla del Señor cumplió su IV centenario y como, recuerdo de las misiones realizadas en el año 1965, En la que ya visitó la parroquia de Santa Teresa, se acordó que el Gran Poder fuera a estos tres barrios tan deprimidos y en los que hace mucha falta un poco de la presencia del Señor. Pero por culpa de la pandemia acontecida, se aplazó tanto el año jubilar como esta misión.

El cortejo, formado por 50 parejas de cirios, comenzó a salir de la basílica a las 9 de la mañana. Delante de las andas iban ex hermanos mayores con palermos. La Plaza de San Lorenzo estaba llena, pero con huecos, cosa que se vio en la primera parte del recorrido.

En la parroquia de San Lorenzo esperaba el párroco, Francisco de los Reyes Rodríguez López, con las representaciones de las hermandades de la Soledad y el Dulce Nombre, con estandarte y varas y sus respectivos hermanos mayores escoltando al párroco. A la salida, una saetera le cantó el Padrenuestro desde un balcón.

Unos 15 minutos después salieron las andas portando al Señor, con Manolo Villanueva de capataz de las mismas. Con paso ligero se cruzó el centro de la plaza para continuar por Conde de Barajas.

Tras pasar por la Anunciación y Santa Catalina, con recibimiento de las hermandades que allí residen, otro punto álgido de este traslado fue el paso por el templo actualmente sede de la hermandad de los Gitanos y que hace 400 años fue donde estuvo el Gran Poder recibiendo culto tras su hechura por Juan de Mesa, antes de ser llevado a San Lorenzo.

La hermandad de los Gitanos preparó un recorrido con hermanos portando cirios desde la puerta hasta el altar mayor. El director espiritual de los Gitanos, Fray Juan Dobado, procedió a incensar a las dos imágenes del nazareno que se encontraban frente a frente, con la Madre de las Angustias de testigo.

El hermano mayor de los Gitanos regaló a su homónimo del Gran Poder un grabado del siglo XVIII de Rubens, de la Epifanía del Señor y tres paños de altar para las parroquias de los Tres Barrios. El grupo de cámara Motu Proprio acompañó en todo momento con sus canticos. Antes de salir del templo, se procedió a rezar un Padrenuestro y un Ave María. En la puerta se le cantó una saeta José Valencia con letra de Enrique Casellas.

Las hermandades de la parroquia de San Roque, Virgen de la Sierra y San Roque, recibieron al Señor por la puerta del templo que da a la calle Recaredo, donde el Gran Poder fue vuelto.

En Los Negritos esperaba una representación con estandarte y varas, el alcalde de la hermandad y el párroco de San Roque. Alex Ortiz, hermano de la corporación del Jueves Santo, cantó una saeta.

Al llegar a la parroquia de San Benito se produjo el relevo de las cincuenta parejas de cirios por otros hermanos y devotos que fueron los que llegaron hasta la parroquia de la Blanca Paloma. La representación de la hermandad del Martes Santo estuvo presente en la puerta del templo donde fue girado el Señor.

La visita más emotiva del recorrido, sin duda, fue la que hizo el Señor a las Hermanitas de los Pobres, a pocos metros de San Benito, donde el Gran Poder entró hasta la puerta de la residencia donde le esperaban tanto las monjitas, como los ancianos residentes y el personal de servicio. Varios aplausos se produjeron allí y es que la emoción de los mayores era muy plausible en sus rostros. Una enfermera entonó una saeta antes de que el Señor abandonara las dependencias para continuar su tránsito por la calle Luis Montoto.  

El paso por Nervión quedó muy lucido con las colgaduras que los hermanos de la cofradía del Sagrado Corazón de Jesús pusieron en las farolas de la calle Cristo de la Sed. Esta era la única hermandad que existía en el año 1965 cuando el Gran Poder pasó por allí en las misiones y le recibió la lluvia. Entonces hubo de refugiarse en el taller de Araujo, contiguo a la parroquia de la Concepción, y desde ese momento se fraguó la leyenda de la reconversión del ex futbolista a la devoción al Señor. El hijo de Araujo asistió para recordar momentos entrañables de su infancia y realizó una ofrenda floral.

En la parroquia de la Concepción Inmaculada estuvieron presentes las dos hermandades, la Sed y el Sagrado Corazón, junto con el párroco y director espiritual de ambas corporaciones, Ángel Sánchez Solís. El coro sacro Madre de la Iglesia, de la hermandad de la Sed cantó a la puerta de la parroquia y fueron rezadas unas oraciones delante del Señor.

En la calle Clemente Hidalgo, que se encuentra cerca de la entrada a la barriada de los Pajaritos, esperaban al cortejo acólitos con albas blancas portando las cruces parroquiales, con dos ciriales, de las tres parroquias donde el Señor residirá estas próximas semanas, la de la Blanca Paloma, las Candelarias y Santa Teresa, que se incorporaron delante del cuerpo de acólitos de la hermandad de San Lorenzo. También acompañaron los tres párrocos y una representación del Ayuntamiento.

Todo el recorrido se fueron cumpliendo los horarios marcados, cosa muy complicada ya que es la primera vez que se hace un traslado con largo, se habla de más de siete kilómetros. Sin embargo una vez llegado al barrio se ralentizó el discurrir.

Jesús Heredia recibió a la Cruz de Guía en la puerta de la parroquia de la Blanca Paloma con una saeta. Posteriormente le cantó otra al Señor antes de entrar, mientras le quitaban la parte superior de la cruz para que cupiera por la puerta, que es de baja altura.

El Señor entró de cara al pueblo y una vez dentro se colocó en el altar mayor para que todos los fieles y feligreses puedan venerarlo hasta el próximo sábado. Finalmente acabó entrando a las 19,40 horas.

De esta forma empieza la Santa Misión que esta semana tiene su punto de referencia en la parroquia de los Pajaritos, la de la Blanca Paloma.

Más fotos del recorrido

Fotos: Juan Alberto García Acevedo y Fco. Javier Montiel.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.