Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Adviento
  • jueves, 08 de diciembre de 2022
  • faltan 115 días para el Domingo de Ramos

Puerta de los Palos. El Fiscal. Diario de Sevilla


En total intimidad. En tiempos de exceso de boato y saturación de procesiones, se celebró un acto antes de Semana Santa que pasó prácticamente inadvertido porque así lo quisieron las partes interesadas. No hubo fotógrafos ni especiales testigos. Ocurrió en la noche del Domingo de Pasión, cuando la gran mayoría de los cofrades busca el butacón para descansar los pies después de una larga tarde de besamanos. El Ayuntamiento quiso tener un detalle con una cofradía que venía de sufrir un golpe fuerte en su vida interna: la del Buen Fin, una corporación que nunca había tenido un mínimo patrimonio de joyas y que pudo tenerlo gracias a los obsequios que recibió con motivo de la coronación canónica. Como se recordará, la alegría duró poco como consecuencia del robo en la casa de hermandad. Entre las piezas sustraídas estaba la réplica de la medalla de oro de la ciudad, de las que hace Marmolejo en su taller. Aquella noche del Domingo de Pasión, el alcalde quiso que la hermandad tuviera la medalla y mandó que se le entregara una nueva. Hasta allí se fueron el delegado de Fiestas Mayores, Gonzalo Crespo, y su entonces director de área, Antonio Silva. Asistieron al traslado del crucificado a su paso y al besamanos de la Virgen. Todo un gesto de afecto sin luz de focos ni altavoces.

Detalle. La Hermandad de la Macarena envió a la familia de Rocío Jurado un telegrama de pésame y una corona de flores. La corporación recuerda que ella cantó en 1964 la primera saeta a la Virgen de la Esperanza en su camino hacia la Coronación. Juan Ruiz, hermano mayor, precisa que fue en la misma basílica.

De las Fuerzas Armadas. La carita que se le quedó a algunos cofrades con vara dorada cuando divisaron desde la bulla la tribuna de invitados del desfile del pasado domingo fue como para cantarles una saeta del sufrimiento que inspiraban. La supuesta relevancia de algunos hermanos mayores se viene abajo cuando llega la hora en que ciertas instituciones tienen que elegir para asegurarse una cuota más o menos fiable de representación del mundo cofradiero. Por lo que se pudo comprobar, el gabinete del ministro de Defensa –que así rezaban los tarjetones– solamente cursó invitaciones al hermano mayor de la Macarena, Juan Ruiz; al ex presidente del Consejo y ex hermano mayor del Gran Poder, Antonio Ríos; al ex hermano mayor del Baratillo Joaquín Moeckel y al ex presidente de la Sacramental del Sagrario Luis Manuel Halcón de la Lastra. Lo dicho: alguno no podía disimular la contrariedad en el rostro mientras agitaba la banderita y se refrescaba con la botellita de plástico. No ha duda de que hay ex que siguen cotizando. Y de qué forma.

La fábula de Cuerda. Juan Ramón Cuerda lo ha tenido claro al describir en el último boletín de la hermandad el cortejo de su cofradía de Santa Marta el pasado Lunes Santo: "Cómo discurrió la cofradía en la calle, ordenada, compacta, silente, acompasado el subir y bajar de los cirios, impecable el cuerpo de acólitos. Y detrás el paso, qué maravilla de paso, que tengo entendido, ya que obviamente no lo vi, que ha andado de fábula".

Otro apunte. Por cierto, Cuerda se refiere en el mismo artículo a las palabras que dirigió al cuerpo de nazarenos en el templo antes de la salida. Nos llama la atención este extremo porque él mismo admite que intervino "brevemente", puesto que "no era momentos de grandes discursos, sino de transmitir dos ideas fundamentales" sobre el significado de la estación de penitencia. Esta forma de proceder, tan básica como atinada, no terminan de aprenderla algunos hermanos mayores que, tal vez aún bisoños, aprovechan el discurso anual al cuerpo de nazarenos para la venta de su gestión –increíble pero cierto– o como una oportunidad para responder a la prensa.

'Prime time'. La romería es a los candidatos a hermano mayor de una corporación rociera lo que la cuaresma a los pretendientes de la vara dorada. Todos quieren aprovechar los días de mayor actividad en la vida interna para intimar con los hermanos. En el caso del Rocío, quienes se exprimen más que nunca estos días son los dos candidatos a gobernar la Hermandad de Sevilla (El Salvador).

Dulce Nombre. El comunicado oficial de esta semana para nombrar capataces de la cofradía en 2007 a Miguel, Manuel y Alberto Gallego no tiene desperdicio. La gran clave de una ratificación tan prematura es que el hermano mayor, Manuel Paz, zanja así cualquier debate sobre un posible cambio en el martillo que pudiera surgir en los próximos meses. El estratega Paz, como ya se han referido a él en Radio Lorenziana, se ha marcado un tanto y podrá irse tranquilo de vacaciones. Que pase el siguiente.

De San Martín. Menuda rapidez la de Ignacio Respaldiza para tomar posesión como hermano mayor en su segundo mandato. La celeridad con la que el Arzobispado ha dado el plácet ha sorprendido hasta a miembros de la junta. La restauración del templo figura entre los objetivos principales.

El pertiguero. Primer golpe. Tarde del lunes. La cruz de mayo del hijo de Carmen Tello, del frente trompetero de Los Gitanos, sector tambor, llevaba nada más y nada menos que ¡80 músicos! cuando hizo estación en casa de sus abuelos, los marqueses de la Motilla, en la calle Cuna esquina a Martín Villa. Segundo golpe. ¿Por qué se enojaron tanto los hermanos de esa cofradía cuando vieron llegar al culto a su hermano mayor con sandalias? Tercer golpe. El Consejo, que siempre manda las notas de prensa de las salidas de las "hermandades que procesionan" el fin de semana, ha hecho lo mismo estos días con las corporaciones rocieras. Es decir, ha encabezado la nota de prensa con las "hermandades que procesionan el 30, 31 de mayo y el 1, 7 y 8 de junio". Pues lo dicho: ¡A procesionar, rocieros, a procesionar, que lo dice el Consejo! Y ciriales arriba. Este domingo hay función principal en Pasión, donde se celebra un desconocido Pentecostés. En la iglesia de la Misericordia es día para el deleite de la mirada baja de la Virgen del Voto, de coplas de Turina y de quietud de velas rojas que arden.

El esperpento del ventilador

Lo del alcalde el pasado martes en la Catedral fue un auténtico show, como para pedirle la papeleta de sitio de tanto hacerse notar. Asistió a la misa por la festividad de San Fernando en el altar mayor (como se aprecia en la imagen) acompañado por cinco concejales de su equipo de gobierno y por 13 de la oposición. Al poco de comenzar la eucaristía con maestro de ceremonia, canónigos varios y otros asistentes menores, a Monteseirín no se le ocurre otra cosa que llamar al responsable municipal del protocolo para quejarse del calor. El alcalde suda, ergo se activa la cadena de mando. El maestro de ceremonias del Cabildo manda llamar a un técnico de mantenimiento para que instale en pleno altar mayor un ventilador de grandes dimensiones. El técnico acude, extiende la alargadera y coloca el aparato en el púlpito más próximo a los capitulares. Pasan varios minutos. El alcalde sigue sudando, por lo que se pone en marcha de nuevo el proceso. El técnico de mantenimiento irrumpe de nuevo en la celebración religiosa para aumentar la potencia del aparato y colocarlo en la superficie. Tal es la fuerza de las hélices que parece que el mismo Eolo sopla dentro de la Catedral. El alcalde ahora sonríe aliviado, pero las ediles Aurora Atoche y Nieves Hernández parecen protagonizar un anuncio televisivo de champú. El que se queja ahora de los vientos es el edil Manuel Gómez Lobo mientras el pueblo fiel ya no oculta sus risas y/o asombro por lo que está presenciando durante misa tan solemne. Nueva llamada al técnico de mantenimiento para rebajar la fuerza del aparato. Y en esto que algunos concejales de la oposición son ahora los que, presos de la guasa, llaman también al hombre del protocolo municipal. Aquello se convirtió durante cerca de 20 minutos en un esperpento, cual disputa cotidiana por manejar en una oficina el mando del aire acondicionado. De aquel cardenal del que cuentan que prohibía el abaniqueo en la novena de la Patrona, hemos pasado al alcalde que pide un ventilador durante la misa del Patrón. Qué poco hemos cambiado.

www.diariodesevilla.com 

 










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.