Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los Difuntos
  • miércoles, 13 de noviembre de 2019
  • faltan 144 días para el Domingo de Ramos

Especial Viernes Santo Tarde en Sevilla: San Isidoro


Arte Sacro. De la alegría y el jorgorio del arrabal de Triana pasamos a la seriedad y compostura de la Costanilla de San Isidoro, donde radica la Hermandad que toma al Santo, patrón de internet como sobrenombre popular en nuestra Semana Santa.

La Hermandad de Ntro. Padre Jesús de las Tres Caidas y Ntra. Sra. de Loreto, tiene su origen en 1605, en San Benito de la Calzada. De allí pasa a San Roque donde fue integrada por el gremio de los cocheros de casas grandes de la Ciudad. En 1632 se realiza la imagen del Señor de las Tres Caídas de Pedro Nieto, que figura en una instantánea. Desde 1668 está en la Parroquia de San Isidoro. En 1688 se concreta la imagen de Simón Cirineo, siendo la figura secundaria más espléndida del barroco sevillano y el paso del Nazareno obra de Ruiz Gijón. En 1885 estrenan palio bordado en oro de Patrocinio López. A partir de 1900 llevan las túnicas de rúan negro. En 1914 estrenan el paso diseñado por Ruiz Gijón. En 1920 se nombra Patrona del Ejército del Aire a la Virgen de Loreto, seis años más tarde Ramón Franco, regala una reproducción del Plus Ultra en oro a la Virgen. Desde 1928 son Hermandad Sacramental. En 1983 se trasladan las imágenes y la Parroquia a la casa hermandad donde provisionalmente reciben cultos, posteriormente se instalan en un local provisional por obras en San Isidoro. Desde 1984 y hasta 1990 salen de la Iglesia de la Anunciación volviendo a su sede en el año 1991.

La imagen del Nazareno de las Tres Caídas se atribuye a Alonso Martínez hacia 1668, retocado en 1928 por Francisco Marco Díaz Pintado y Manuel González Santos. En 1974 fue restaurado por José Rivera García rescatando la antigua encarnadura, retallando la cabellera y realizando una nueva corona de espinas. Entre los años 2.000-2.001 el taller de Serbal también lo restauró. La Virgen de Loreto es una obra anónima del siglo XVIII, aunque retocada por Sebastián Santos en 1955.

Destacar de sobremanera, el Simón Cirineo que acompaña al Señor de las Tres Caídas que en la Parroquia lo podemos ver justo al lado de la Capilla de la Virgen de la Salud, obra de Francisco Antonio Ruiz Gijón (1688), con apariencia bondadosa, vigorosa anatomía y detalle de los pliegues de las ropas y botas que hacen ser la interpretación de imagen secundaria más acertada.También destacar los dos ángelitos delanteros del paso del Nazareno del siglo XVII procedientes de unos cuadros de Tortolero de la Parroquia. El ajuar del Señor es amplísimo con tres túnicas bordadas, dos en granates y una en morado, entre ellas una de Patrocinio López de 1891. Del palio descatacar los bordados, tanto el palio como el manto son bordados por las Hermanas Granados, siendo un proyecto de Francisco Ruiz, quien se inspiró en un tapiz persa expuesto en la Exposición de 1929. La saya es de Patrocinio López del siglo XIX.

En la actualidad, la hermandad marca sus pautas al igual que en la tarde del Viernes Santo, remozando su patrimonio tanto cualitativo como cuantitativo, este año ha estrenado la naveta inspirada en la fabulosa capilla que posee esta corporación en la Parroquia de San Isidoro. Tras tres años sin poder realizar la Estación de Penitencia debido a las inclemencias meteorológicas, este año volvió a procesionar y mostrando a Sevilla, la belleza sobria de una Hermandad del Viernes Santo.













































































































































































 

 

 

 

 

 

 

 

 

 






















































Fotos: Francisco Santiago, J. Alberto García Acevedo, J. A. de la Bandera, J. L. Barragán y Eduardo Fdez. López










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.