Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • miércoles, 10 de agosto de 2022
  • faltan 235 días para el Domingo de Ramos

¡Que poquito queda! Mayor Dolor en San Lorenzo. Alberto de Faria Serrano


 El Mayor Dolor que Traspasa nuestras vidas tiene su morada hoy más que nunca en la plaza que alumbrara las musas del poeta romántico. El Mayor Dolor de una Madre ensimismada hacia el interior de su propio y desgarrado sufrimiento. El Mayor Dolor inconsolable en la Vía Dolorosa. El Mayor Dolor indecible.

El Mayor Dolor que se escapa en la callada oración que fluye por los besos de los penitentes de un Viernes de Cuaresma Cardenal Spínola arriba. El Mayor Dolor del rito. Dolor Mayor y Gran Poder, qué contraste tan sesgado, pero qué nítido es el mensaje si les miramos a sus ojos compasivos.

Sin embargo uno de esos besos lo Traspasará Ella bajo la bóveda aromatizada del incienso que envuelva la noche. Le traerán -traeremos- al Mayor Dolor de su hijo clavado y entregado en la Cruz. Marchito e inerte, entregado en la descarnada Cruz que Poderosamente abrazara, ensimismado en su descanso eterno, la efigie que tallara Ocampo es el vivo reflejo de su Madre.

 El espejo lo asiremos los hijos que portamos la llama sagrada de su sacrificio y el estandarte de los dos escudos ovalados y acolados. Es el Traspaso de un beso muy Dulce y llevara el Nombre trinitario del Mayor Dolor de aquí a la Eternidad. Así lo entiende Sevilla. Así se forja la conmensuración del rito.

Por eso a nadie extraña que se bese al Señor sobre una sarga blanca inmaculada un Martes Santo. Que se selle con los labios de la sencillez y la naturalidad del rito, la devoción compartida y los lazos de fraternidad bien asentada hasta en una calenda que casi nunca existe.

Qué de Dulces y entrañables secretos debe guardar celosamente la venera de la Capilla de la Parroquia que hasta del Mayor Dolor entienden. El ramo de claveles que se deposite en la Basílica los llevará impregnados. Habrá que esperarse tres Martes o tres Jueves para que sean descifrados. ¡Qué poquito queda!

Fotos: Juan Alberto García Acevedo










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.