Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Pascua
  • viernes, 16 de abril de 2021
  • faltan 359 días para el Domingo de Ramos

El Obispado anima a la Trinidad a pedir el indulto de un reo cada año. José Gómez Palas. El Correo de Andalucía.


¿Una nueva tradición para la Semana Santa de Sevilla? La Hermandad de La Trinidad podría convertir en costumbre anual la prerrogativa de liberar a un preso, solicitada con motivo de la coronación de su dolorosa en 2006.

Una de las más bellas tradiciones de la Semana Santa malagueña, la que protagoniza Jesús el Rico cuando en la tarde del Miércoles Santo alza su brazo derecho para liberar a un penado en el transcurso de su procesión, podría tener su parangón en las calles sevillanas. Fiel al carisma de la Orden de la Santísima Trinidad, familia religiosa fundada por el francés Juan de Mata (1154-1213) con el fin primordial de redimir a los cautivos, la cofradía sevillana de La Trinidad ha puesto en marcha desde hace unos meses toda la maquinaria administrativa necesaria para solicitar al Ministerio de Justicia el indulto de un preso con ocasión de los fastos de la coronación canónica de su dolorosa, fijada para el mes de junio de 2006.

La sorprendente iniciativa, fraguada en principio, como una obra social "coyuntural" entre el vasto programa de actos de la coronación –según palabras del hermano mayor, Manuel Toledo Zamorano– no sólo cuenta con el beneplácito del cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, sino que ha encontrado entre las paredes del Arzobispado sevillano a uno de sus más fervientes impulsores: el delegado diocesano de Pastoral Penitenciaria, el religioso trinitario Pedro Fernández Alejo.

costumbre. Capellán de la prisión de Sevilla, el padre Fernández Alejo alaba la "extraordinaria sensibilidad" demostrada por la Hermandad de La Trinidad al proponerse realizar "un gran signo de liberación" en un momento "culmen" en los más de cinco siglos de historia de esta corporación, como será el de la coronación canónica de la Virgen de la Esperanza, fijada ya para el 10 de junio de 2006. "Es una iniciativa que supone un golpe fuerte, de impacto a nivel religioso y social", subraya.

El responsable de la Pastoral Penitenciaria entre los reclusos que cumplen prisión en Sevilla va más allá al considerar que este "gesto propio del carisma trinitario" no debe quedar circunscrito exclusivamente a los fastos de la coronación de la Virgen de la Esperanza. "Me gustaría que esto no quedase en una mera anécdota", asegura, por lo que anima a la cofradía del Sábado Santo a "institucionalizar" cada año por Semana Santa la costumbre de liberar a un preso. "¿Y por qué no?", se pregunta con cierta retórica. "Puede ser una obra maravillosa", asegura volcando una gran emoción en cada una de sus palabras, para justificar a continuación que "hay cárceles donde están indultando a presos cada año".

La sorpresiva propuesta del padre Fernández Alejo ya ha encontrado eco entre los responsables del centro penitenciario de Sevilla. Su director, Juan Manuel Ruiz, mantiene que "por nuestra parte no va a quedar". Asegura que se trata de "una buena iniciativa" y que "sería bonito" que cada año por Semana Santa se concediera un indulto a un condenado en la prisión de Sevilla, "sobre todo –puntualiza– teniendo en cuenta la influencia y la repercusión social que tiene la Semana Santa en Sevilla".

El caldo de cultivo ya se ha creado. Iglesia, hermandad e Instituciones Penitenciarias parecen ir de la mano. ¿Se instaurará una nueva tradición pasional en Sevilla?

EL PERDÓN DE LA VÍCTIMA ES UN REQUISITO INDISPENSABLE

No todos los presos del centro penitenciario de Sevilla pueden ser beneficiarios del indulto solicitado por la Hermandad de La Trinidad. Los internos agraciados con esta medida responden a un claro perfil "humano y penal". Así, por ejemplo, se excluyen de la selección los presos de primer grado (régimen cerrado), aunque no es necesario que el agraciado ya esté disfrutando de algún permiso carcelario o, lo que es lo mismo, que haya cumplido ya una cuarta parte de la condena que le fuera impuesta.

Para la concesión del indulto sí es requisito indispensable, por contra, que el condenado logre el perdón de la víctima –caso de que la hubiera– y que satisfaga total o parcialmente la responsabilidad civil pecuniaria a que dé lugar el delito cometido, o dicho con otras palabras, que haya indemnizado a su víctima. Además, y aunque no es vinculante, se precisa del informe positivo al indulto del reo del tribunal que lo sancionó. El director del centro penitenciario, Juan Manuel Ruiz (en la foto), dice que los beneficiarios de esta medida de gracia suelen ser presos de segundo grado, internos que están en régimen ordinario y que disfrutan ya de un permiso carcelario de 6 días por cada dos meses entre barrotes.

El delegado de Pastoral Penitenciaria, el religioso Pedro Fernández Alejo, añade además que hay delitos (tráfico de drogas, violación, terrorismo...) donde no cabe la petición de indulto para el condenado.

EJEMPLOS ANDALUCES

El privilegio de liberar a un preso que desde el reinado de Carlos III ostenta la Hermandad de Jesús el Rico, de Málaga, no es exclusivo en la Semana Santa andaluza. La Hermandad de los Moraos de Alhaurín de la Torre, la de Nuestro Padre Jesús del Rescate de Baeza, la del mismo título de Linares o la cofradía del Amor de Marbella, casi todas ellas de raíces trinitarias, también poseen en la actualidad o han poseído la prerrogativa de devolver cada año la libertad a un penado.

"TODOS ESTAMOS PENDIENTES DE A VER A QUIÉN LE PUEDE TOCAR"

La noticia de la futura liberación de un reo ha empezado a extenderse de boca en boca entre los muros de la prisión de Sevilla. "A mí me parece muy bien, estupendo. Todos están pendientes de a ver a quién le puede tocar. La lástima es que no se hubiera hecho esto antes". Quien así se lamenta de la posible oportunidad perdida es José Sevilla de Ayala, más conocido entre sus compañeros de módulo como el Sevilla, y que ha pasado los últimos siete años de su vida entre barrotes por la comisión –él prefiere llamarlos así– de "varios errores".

Este preso de 54 años, separado y padre de cinco hijos, está a punto de recuperar su libertad. El próximo 19 de noviembre saldrá de nuevo a la calle después de cumplir una condena de seis años, 10 meses y 19 días de cárcel por los delitos de robo, estafa y falsificación de documento mercantil. "No me han quitado ni un día y aquí las noches se hacen muy largas", se lamenta de su destino mientras pasea lentamente su extrema delgadez por uno de los pasillos de la unidad de cumplimiento.

Él, que se ha integrado en la acción de la pastoral penitenciaria hasta el punto de hacer de monaguillo en las misas que se celebran los sábados en la cárcel, fue uno de los primeros internos en conocer, de boca del delegado diocesano, Pedro Fernández Alejo, la pretensión de la cofradía trinitaria de solicitar el indulto de un preso para que pueda asistir a los actos que se celebrarán en la Catedral en junio de 2006 con motivo de la coronación de la Virgen de la Esperanza.

Dada la inminencia de su puesta en libertad, él no será el elegido. De la selección de los presos con más probabilidades de ser agraciados con el indulto se ocupa la junta de tratamiento de la prisión, un equipo compuesto por técnicos, educadores y trabajadores sociales que se encarga de establecer los grados (primero, segundo o tercero) de los internos en la cárcel. "Para la mayoría de los internos, el grado inicial que se le adjudica en la cárcel es el segundo", explica el director del centro penitenciario de Sevilla, Juan Manuel Ruiz.

Una vez seleccionado el grupo de internos que cumplen el perfil requerido para ser indultados, será la Audiencia Provincial de Sevilla, según relata el delegado diocesano de Pastoral, la encargada de reducir la baraja de candidatos a sólo tres internos.

"Los nombres de esos tres candidatos son enviados al Ministerio de Justicia, en concreto al departamento de indultos, donde definitivamente se elige a uno", aclara el padre Pedro Fernández. Una vez recabados todos los informes favorables, el indulto del reo debe ser aprobado por el Consejo de Ministros. La maquinaria burocrática ya está en marcha para que un interno de la cárcel de Sevilla recupere su libertad.

EUCARÍSTÍA DE ACCIÓN DE GRACIAS EN LA CÁRCEL

Los gestos de la cofradía trinitaria con la población reclusa no se agotarán con la petición de indulto de un preso. La hermandad ha previsto además la celebración de una misa en la cárcel el 3 de junio de 2006, sábado previo a la coronación. A la eucaristía asistirán los miembros de la junta de gobierno, quienes harán entrega de un cuadro de la Virgen a los rectores de la cárcel.

CINCO REOS ACUDIRÁN AL TRIDUO EN LA CATEDRAL

La Hermandad de La Trinidad tiene pensado, igualmente, solicitar al director de la prisión de Sevilla, Juan Manuel Ruiz, los permisos necesarios para que cinco presos puedan asistir en vivo a uno de los días del triduo preparatorio que se oficiará en la Santa Iglesia Catedral con ocasión de la coronación canónica de la Virgen de la Esperanza, entre el 7 y el 9 de junio de 2006.

CHAMIZO APOYA LA PETICIÓN TRINITARIA

La Oficina del Defensor del Pueblo de Andalucía ha apoyado expresamente la petición cursada por la Hermandad de La Trinidad para conseguir el indulto de un preso. El Defensor, José Chamizo cree que con esta iniciativa la hermandad "vuelve a sus orígenes", y expresa que "en las cárceles hay muchas personas que no han cometido delitos graves necesitadas de indulto".










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.