Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • jueves, 29 de junio de 2017
  • faltan 269 días para el Domingo de Ramos

Mañana de Viernes de Dolores de Besamanos, Besapies y pasos montados


 Daniel García Acevedo. La mañana del viernes 30 de marzo, Viernes de Dolores, en el centro de la ciudad se observa como todos los preparativos van llegando a su fin para que la Semana Santa puede comenzar.

Mientras en la Campana se terminan de poner vallas y palquillos, en la Plaza de San Francisco el consejo de cofradías y el ayuntamiento hacen la visita a los palcos para comprobar que todo está en su sitio.

En las iglesias se puede comprobar como el rito de todos los años sigue, y de que forma, sigue cumpliéndose. Es rara la iglesia donde no te encuentras con una multitud de niños y niñas con sus uniformes colegiales, visitando los templos.

En la Magdalena, en la capilla de la Quinta Angustia, sus titulares se encontraban en besamanos y besapies, con la solemnidad que caracteriza a la corporación del Jueves Santo.

En San Vicente, la Virgen de los Dolores nos muestra su mano para que podamos besarla, mientras el Señor de las Penas lucía en su paso esplendoroso con su nueva túnica. También es momento de ver los pasos de la hermandad de las Siete Palabras, donde la Virgen de la Cabeza y el Cristo de las Siete Palabras ya presiden sus pasos y el Señor de la Divina Misericordia espera en su capilla hasta hoy sábado, donde será subido a su paso procesional. El paso está sin la cartela y las dos águilas recientemente sustraídas.

En la capilla de la Vera-Cruz, el Stmo. Cristo es al que podemos besarle el pie, rodeado por cuatro hachones. La Virgen de las Tristezas esta ya subida a su paso a la espera de un nuevo Lunes Santo. Escoltando al Cristo se encuentran los ángeles ceriferarios, recientemente restaurados, con los dos faroles que son estreno de este año. Otro de los estrenos acababa de llegar a la hermandad. El nuevo libro de reglas, realizado por Joaquín Ossorio, con dibujos de Daniel Puch.

   

En la parroquia de San Lorenzo, la Virgen de la Soledad, ataviada de hebrea, estaba expuesta en besamanos en la capilla Sacramental. Por la noche sería trasladada a su capilla, donde, tras el cambio de ropa, subirá a su paso de salida. También se encontraban totalmente terminados los pasos de la hermandad del Dulce Nombre.

 

 

Fotos: Juan Alberto García Acevedo.







Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.