Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • jueves, 24 de agosto de 2017
  • faltan 213 días para el Domingo de Ramos

Profesionales del Hospital Virgen Macarena donan un Desfibrilador a la Hermandad de la Esperanza


 Arte Sacro. El Viernes de Dolores, la Hermandad de la Esperanza Macarena recibió en donación un desfibrilador semiautomático (DESA) por expreso deseo de los profesionales del Hospital Universitario Virgen Macarena.

Durante el acto de entrega que tuvo lugar a las 20 horas en la Basílica de la Hermandad, el director gerente, Joaquín Torres, en representación del centro sanitario hizo entrega del desfibrilador al Hermano Mayor de la Hermandad, Manuel García García.

El desfibrilador es un aparato electrónico portátil que diagnóstica y trata la parada cardiorrespiratoria cuando es debida a la fibrilación ventricular o a una taquicardia ventricular sin pulso. Un grupo de hermanos de la Hermandad Macarena se encuentra formado en la utilización de este tipo de soporte vital.

 En esta línea de formación, el centro hospitalario Virgen Macarena junto con la Hermandad tiene previsto llevar a cabo la realización de cursos formativos en esta materia y destinado a los hermanos cofrades, con el fin de que estos puedan estar preparados en el manejo de esta herramienta sanitaria.

El DESA está pensado para ser utilizado por personal no sanitario, de tal forma que siguiendo sus instrucciones se colocan los electrodos en el paciente, y el aparato, tras determinar el tipo de ritmo cardíaco, aconseja a los asistentes separarse para emitir la descarga eléctrica, o bien, aconseja realizar compresiones torácicas.

En los países desarrollados la tendencia es a colocarlos en lugares concurridos para evitar los episodios de muerte súbita, dado que su efectividad es máxima en el momento inicial, disminuyendo rápidamente en los minutos sucesivos.

Cada año se producen en España más de 24.000 paradas cardíacas. En un porcentaje importante de los casos, éstas suceden fuera de los hospitales, aspecto fundamental ya que, en la actualidad, sólo una de cada 20 personas sobrevive a una parada cardíaca repentina cuando sucede fuera del hospital.

El tiempo es el mayor enemigo de la supervivencia en estos casos. En este sentido, un acceso rápido a la desfibrilación (única intervención eficaz que existe para tratar la parada cardíaca) podría aumentar las probabilidades de supervivencia en 3 de cada 4 casos de parada cardíaca repentina.

Fotos: Hdad. de la Macarena







Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.