Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los Difuntos
  • miércoles, 25 de noviembre de 2020
  • faltan 123 días para el Domingo de Ramos

Liturgia. Peculiaridades litúrgicas de la sede vacante. Jesús Luengo Mena


 De todos es conocido que, hasta la elección de un nuevo Papa, estamos en un periodo denominado Sede Vacante. La normativa para la elección del nuevo Papa se rige, salvo algunas pequeñas modificaciones posteriores hechas por Benedicto XVI, por la Constitución Apostólica UNIVERSI DOMINICI GREGIS de Juan Pablo II, publicada el 22 de febrero de 1996.

Esta Constitución establece, como única forma de elección del Romano Pontífice, la denominada  per scrutinium, o sea, por votación, aboliendo los otros modos existentes, que eran de per acclamationem y per compromissum.

No pueden ser electores, o sea, votar, los cardenales que antes del día de la muerte del Sumo Pontífice o del día en el cual la Sede Apostólica quede vacante, hayan cumplido 80 años de edad. El número máximo de cardenales electores no debe superar los ciento veinte.

Tras la modificaciones hechas por Benedicto XVI en su CARTA APOSTÓLICA Motu Proprio sobre  Algunos cambios en la norma para la elección del Romano pontífice siempre se exigirá los dos tercios de los votos para que el votado sea elegido Papa, aunque si las votaciones se prolongan demasiado se deberá votar solo a los dos cardenales que hayan obtenido más apoyos en la última votación efectuada, los cuales no podrán votar en esa ocasión

Actualmente, el gobierno de la Iglesia descansa en el Colegio de Cardenales, que mientras está vacante la Sede Apostólica, solamente pueden disponer el despacho de los asuntos ordinarios o de los inaplazables y para la preparación de todo lo necesario para la elección del nuevo Pontífice.

Mientras se elige un nuevo Papa, el Vicario General de la Archidiócesis de Sevilla ha publicado una Carta, con fecha de 1 de marzo de 2013, en la cual indica una serie de cuestiones, algunas de las cuales tienen relevancia litúrgica.

Así, en primer lugar, exhorta a todos los fieles de nuestra Archidiócesis a permanecer en oración personal y comunitaria durante el período de “Sede Vacante”, hasta la elección del nuevo Sucesor de Pedro.

Además, dispone que:

>No se nombrará a Benedicto XVI en la liturgia –Plegaria Eucarística de la Misa, Liturgia de las Horas– ni en las demás oraciones.

>Tanto en las Misas, como en la Liturgia de las Horas y otras oraciones cristianas –santo Rosario, adoración Eucarística, etc.– se pedirá por el Colegio de los Cardenales que elegirá al nuevo Papa, así como por el que será elegido en su momento, para que el Espíritu Santo les ilumine en la búsqueda creyente del querer de Dios.

>Exceptuados los domingos y solemnidades, se dirá la Misa del día, con la oración colecta de la Misa para elegir un Papa o un Obispo (Misal Romano, Misas y oraciones por diversas necesidades. I Misas por la Santa Iglesia, 4, pág 910).

​>Durante la celebración del Cónclave, fuera de los domingos y solemnidades, se celebrará la Misa del día con las tres oraciones que contiene el Misal Romano y, en el día en que comience dicho acontecimiento, si no es domingo o solemnidad, se dirá la misa completa para la elección de un Papa, con lecturas tomadas del Común de Pastores (Leccionario V).

​>Al tener noticia de la elección del nuevo Sumo Pontífice, se harán sonar todas las campanas de la Archidiócesis como gesto de acogida y adhesión filial del nuevo Papa, uniéndonos a la alegría y oración de toda la Iglesia Universal. A partir de ese momento se nombrará al nuevo Papa en la liturgia –Plegaria Eucarística de la Misa, Liturgia de las Horas– y en las demás oraciones.

Además, se pueden organizar actos especiales –santo Rosario, adoración Eucarística, etc.– y pedir la intercesión de la Santísima Virgen de los Reyes, con el fin de que Dios conceda a su Iglesia el Pastor que necesita. 

Oración colecta de la Misa para elegir un papa o un obispo

Oh Dios, Pastor eterno,
que  gobiernas a tu grey con protección constante,
te rogamos que, por tu misericordia infinita
concedas  a la Iglesia
un pastor que te agrade por su santidad
y sea útil a tu pueblo
por su vigilante dedicación pastoral.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Foto: Francisco Santiago










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.