Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • jueves, 01 de octubre de 2020
  • faltan 178 días para el Domingo de Ramos

Provincia. El histórico Cristo Yacente de Cantillana y su sepulcro, regresan tras su restauración


Arte Sacro. De histórica se puede calificar esta cuaresma para la Semana Santa de Cantillana y especialmente para la Hermandad de la Soledad, que recupera dos de las obras más destacadas de su patrimonio. La antigua imagen de su titular, el Cristo yacente, obra documentada de Juan de Santamaría de 1583, constituye uno de los escasos ejemplos de Cristo articulados para el descendimiento, realizado en pasta, y además el único ejemplar del cual se conoce fehacientemente su autor. Junto a la Imagen, también se ha llevado a cabo la compleja restauración y puesta en valor del valioso sepulcro procesional, bella obra de estilo rocalla de la segunda mitad del siglo XVIII, que podemos considerar uno de los más antiguos de la provincia de Sevilla.

La imagen del Cristo del Sepulcro –como popularmente se conoce en Cantillana–, presentaba un pésimo estado de conservación fruto de su antigüedad, de inafortunadas restauraciones anteriores y del uso ininterrumpido de la imagen para fines procesionales. Ante esta situación, la Junta de Gobierno de la Hermandad del Santo Entierro y Ntra. Sra. de la Soledad (patrona de Cantillana), decidió en cabildo general extraordinario celebrado el pasado 10 de julio, no sólo la restauración y consolidación de la imagen sino también la puesta en valor de la misma, recuperando las antiguas articulaciones de los brazos para realizar el acto del descendimiento que le fueron suprimidas en una intervención anterior.

Este Cristo fue concebido originariamente para efectuar esa antigua ceremonia del descendimiento y posterior entierro, tan características de muchas ciudades y pueblos de España en los siglos XVI y XVII. Aunque la hermandad de la Soledad de Cantillana la dejó de celebrar hace unos doscientos años, ha decidido recobrarla como parte importante de esta puesta en valor y recuperación de la histórica imagen y por ser uno de los ritos originarios de la propia cofradía.

La importante restauración de la imagen ha sido llevada a cabo en Sevilla por el restaurador Miguel Ángel Pérez Fernández, y ha consistido en la consolidación total de la escultura, recuperación de las articulaciones originarias, limpieza y recuperación de la policromía original, reintegración de volúmenes perdidos y de numerosas lagunas de la policromía oculta bajo varias capas de pintura posteriores, siendo la que presentaba hasta ahora de pésima calidad.

Durante el proceso se han podido conocer datos desconocidos hasta la fecha, como es el propio material en que está ejecutada la imagen, pasta de celulosa y capas de lino con colas animales; del mismo modo se ha podido constatar que se trata de una reproducción de un modelo de crucificado manierista, de buena factura; también se ha podido confirmar que durante mucho tiempo tuvo peluca de pelo natural, como se conocía por testimonios orales, debido a lo cual presentaba un gran deterioro de la zona craneal.

Restauración del Sepulcro procesional

Como culmen de este proceso de puesta en valor de la imagen del Yacente de Cantillana, la hermandad se ha embarcado también en el proyecto de recuperación y restauración del magnífico sepulcro rocalla que posee esta escultura, como parte del conjunto de elementos rituales del uso para el que fue concebida: calvario, descendimiento, entierro, sepultura y procesión fúnebre.

El Sepulcro de Cantillana es una interesante pieza procesional de la segunda mitad del siglo XVIII que presentaba también un pésimo estado de conservación. La intervención, que ha corrido a cargo del restaurador e historiador del arte, Antonio López Hernández, ha consistido en la consolidación de la estructura y elementos arquitectónicos como cornisas, molduras, puertas, reposición de piezas perdidas, limpieza de la policromía y recuperación del aspecto original, que se ha podido conocer a través de las diferentes catas realizadas. Ha supuesto toda una novedad constatar que en origen estuvo ricamente policromado con imitaciones de carey y jaspes, junto a los elementos y tallas dorados en oro fino, tan característicos de la época y estilo de la obra.

En el siglo XIX, para adaptarla a los gustos neoclásicos del momento, la policromía original fue cubierta con una escapa de estuco pulido y encerado que le prestaba el aspecto bicolor (blanco y oro) con el que ha llegado hasta nosotros. La estética que a partir de ahora presentará el Sepulcro será la que tuvo en origen, la vistosa combinación de mármoles, carey y oro. También se están confeccionando cuatro bellas pirindolas de remate, de estilo rocalla. Así mismo está prevista la realización de un conjunto de ángeles pasionistas para los frontones partidos de la cornisa superior, como tuvo en origen y que últimamente habían sido suplidos por cuatro ángeles pertenecientes al retablo de la Virgen.

Junto a estas dos importantes recuperaciones, el próximo domingo se volverá a celebrar en Cantillana el antiguo rito del descendimiento con la Imagen del Cristo, por lo que la restauración de la escultura no solo se limita a su restauración material sino también a la recuperación de la funcionalidad para la que fue concebida. El descendimiento se celebraba desde el siglo XVI hasta finales del siglo XVIII o principios del XIX, siendo uno de los actos cultuales más importantes de la cofradía durante toda la edad moderna, y que después de doscientos años, volverá a celebrarse.

El Cristo y el Sepulcro volverán en todo su esplendor, e incluso se ha procedido a restaurar las potencias de plata del siglo XVIII que posee la Imagen, labor que ha realizado el joyero Lucio Rodríguez García, quien además ha confeccionado la corona de espinas que el Cristo lucirá para estos actos junto a un nuevo sudario textil realizado en tul bordado, fechado en el siglo XIX y que han donado un grupo de devotos.

Actos y cultos extraordinarios

Con motivo de la finalización del proceso de restauración y la reposición al culto de la Sagrada Imagen, la hermandad de la Soledad ha organizado una serie de actos y cultos de carácter extraordinario durante el próximo fin de semana. De esta forma, la Imagen del Santo Cristo estará expuesta a la veneración de los fieles durante el sábado 29 y el domingo 30 de marzo, de 9:00 a 13:00 horas, y de 17:00 a 21:00 horas.  También podrá contemplarse el Sepulcro, ya restaurado.

El sábado 29 de marzo, a las 19:00 h, tendrá lugar una conferencia sobre la intervención realizada a nuestro titular y su urna procesional. Impartida por D. Miguel Ángel Pérez Fernández (restaurador de la Imagen del Santo Cristo) y D. Antonio López Hernández (restaurador del sepulcro)

El domingo 30 de marzo, cuarto domingo de cuaresma, tendrá lugar a las 20:00 h, la misa solemne de acción de gracias en honor de nuestro titular oficiada por el Rvdo. Sr. D. Francisco Hugo Aurioles de Gorostiza, pbro. Párroco de San Francisco de Asís de Rute (Córdoba).

A continuación de la Santa Misa, tendrá lugar el solemne rito y ceremonial del Sermón de las cinco llagas y descendimiento de la Cruz, de la Imagen del Santísimo Cristo y Solemne Procesión claustral de traslado al Sepulcro.

Más información en: www.soledadcantillana.blogspot.com.es










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.