Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • viernes, 07 de octubre de 2022
  • faltan 177 días para el Domingo de Ramos

Crónicas desde la Campana. Madrugada. Daniel García Acevedo


 La Madrugada se presentó con muy buena temperatura en las horas iniciales y con algo de relente al amanecer, pero nada comparado a años anteriores en los que hubo que sacar los abrigos de los roperos.

La Cruz de Guía del Silencio, a la que se le cantó desde un balcón de Sierpes una saeta, se presentó a las 00.20 horas, pidiéndose la venia, como es costumbre, por escrito. El Señor pasó con su habitual andar rápido. Le cantaron una saeta. El paso iba exornado por lirios morados. A la Virgen de la Concepción , igualmente, le cantaron una saeta. Es tradicional que lleve en el paso la flor del Azahar.

Seguidamente, la hermandad del Gran Poder, que llegaba a la 1,57 horas. El Gran Poder pasó en una chicotá y se le cantaron dos saetas. No se puede comentar con palabras la magnificencia de la talla y su caminar por las calles de Sevilla. La Virgen del Mayor Dolor y Traspaso venía con claveles blancos como exorno floral y su habitual andar rápido.

 A las 3,05 horas pedía la venia la hermandad de la Macarena. Los nazarenos del cortejo del paso de Cristo pasaron de 3 en 3 y se notaba por parte de los diputados la celeridad que le metían para no incurrir en retrasos. Nada más que el paso del Señor de la Sentencia giraba de Duque a Campana recibió un fuerte aplauso por parte de los abonados de las sillas. Pasó con tres marchas interpretadas por la banda de la Centuria y con su característico andar, metiéndole el paso atrás cuando abandonada la Campana. El cortejo se vio muy comprimido al entrar en Sierpes, por lo que esa revirá fue algo más lenta. El Señor llevó la túnica de los cardos. En el cortejo del  paso de palio alguno de los tramos llegaron de 4 en 4 con los cirios apagados, esfuerzo denodado de la hermandad para cumplir con los horarios. Una representación de la hermandad de Pino Montano figuraba delante del estandarte macareno, por el hermanamiento de estas dos corporaciones efectuado recientemente. La Virgen de la Esperanza , que llevó el manto camaronero y la saya de los volantes, restaurada en esta Cuaresma, pasó con un andar muy fino a los sones de las marchas “Esperanza Macarena”, “Coronación Macarena” y “Pasa la Macarena ”, tras la levantá en el palquillo, a cargo de la banda de música del Carmen de Salteras. El exorno floral estuvo compuesto de claveles blancos y rosas de pitiminí en las jarras delanteras.

 El diputado de Cruz del Calvario pidió la venia a las 4,35 horas, misma hora marcada en los programas para hacerlo. El Cristo del Calvario pasó a un buen ritmo y en dos chicotás. Llevaba lirios morados y claveles rojos en las jarras del paso. La Virgen de la Presentación llevaba claveles blancos. También pasó en dos chicotas. El manto es una verdadera joya de nuestra Semana Santa.

A las 5,07 comenzó a pasar la hermandad de la Esperanza de Triana. Trajo a los nazarenos de ambos pasos de 3 en 3. El Señor de las Tres Caídas llegó al palquillo de Campana con tres marchas interpretadas por su banda, que lucían el uniforme blanco de gala. La levantá en el palquillo se ofrecio por Julio Díaz Portillo, que fuera prioste y capiller de la hermandad y, además, muy querido por capataces y costaleros de la cofradía. El capataz Francisco Ceballos pidió a los costaleros que levantaran el paso como le gustaba a Julio, a la manera de Triana, que es parecido a una levantá a la música pero con el izquierdo. A partir de hay se tocaron cuatro marcha más, y los costaleros, con su habitual andar combinándose pasos largos, izquierdos por delante y pasos atrás, arrancaron hasta “olés” en algunos momentos entre los abonados. El Señor llevó la túnica bordada reconstruida por Santa Bárbara de una antigua de Rodríguez Ojeda. La Virgen de la Esperanza discurrió con las marchas “Esperanza Marinera”, “ La Esperanza de Triana” de Farfan y “Triana, tu Esperanza” a cargo de la banda de música Santa Ana de Dos Hermanas. Los costaleros hicieron un gran trabajo con la Señora y la llevaron con un andar muy fino, metiéndoles un paso atrás en la entrada en Sierpes.

La Cruz de Guía de los Gitanos empezó a pasar a las 6,32 horas, un retraso de 22 minutos. Los nazarenos pasaron todos de 3 en 3. El Señor de la Salud , con su andar característico, sobre los pies y muy lento, pasó con seis marchas tocadas por la agrupación de la hermandad. Muy aplaudida esta entrada en Campana, también. El Señor estrenó la túnica, donada por unos hermanos. La banda de las Nieves de Olivares interpretó hasta tres marchas para la Virgen de las Angustias. El exorno floral estuvo compuesto por rosas. La cuadrilla, a las órdenes de Alberto Gallardo hijo, pasó con un andar lento y muy al gusto del público que aún quedaba en las sillas. A las 8 de la mañana se metía el paso en Sierpes y terminaba, de esta manera, la Madrugada sevillana en Campana.

Fotos: Miguel Ángel y Sergio Osuna.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.