Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los Difuntos
  • miércoles, 25 de noviembre de 2020
  • faltan 123 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Así fue el traslado de Ntra. Sra. de la Esperanza al Convento de las Hermanas de la Cruz en Morón de la Frontera


Arte Sacro. El pasado Fin de Semana tuvo lugar el traslado de nuestra Señora de la Esperanza al Convento de las Hermanas de la Cruz. El Sábado 25 en torno a las 19.30h de la tarde daba comienzo el rezo del Santo Rosario en nuestro Templo, dando así comienzo también el traslado. En torno a las 19:45h salía la imagen de Nuestra Señora en andas acompañada de las plegarias y oraciones de una gran cantidad de fieles y devotos y por los cantos de los niños del Coro del Colegio de la Inmaculada. Una vez llegó Nuestra Señora de la Esperanza a la Plaza de la Victoria fue recibida por la Parroquia de Nuestra Sra. de la Victoria y el Espíritu Santo y unas monjas que ansiaban la visita inminente de nuestra Madre. Antes de entrar en la Capilla del convento, el cual vestía sus mejores galas con banderas, hojas de palmeras, pancartas... y un sin fin de detalles para recibir a la Madre de Dios, nuestra Señora recorrió los pasillos de uno de los patios del convento en el que tuvo que entrar nuestra Señora "sin corona", afirmando nuestro Hermano Mayor en la Misa de Acción de Gracias, que por providencia divina "Nuestra Señora de la Esperanza quiso entrar en el Convento, como las Hermanas sencilla y humilde, despojándose así de su corona". El Domingo 26 daba comienzo puntualmente a las 9:30h de la Mañana la Misa de Acción de gracias en la Capilla del Convento de las Hermanas de la Cruz, predicada por el Rvdo. D. Pedro, capellán de las Hermanas de la Cruz. Al termino de la eucaristía nuestro Hermano Mayor dirigió unas palabras de agradecimiento y entregó a la Madre superiora un cuadro con la Imagen de nuestra Señora como Recuerdo de la visita y al igual que harían la noche anterior con motivo de la llegada, las Hermanas de la Cruz dedicaron un poema a nuestra Madre. Finalizada la Misa la Virgen fue colocada en devoto Besamanos y nuestra Hermandad ofreció un chocolate caliente con un bollito de leche en el patio del convento a todos los asistentes. Durante ambos días se pudo apreciar la emoción de las Hermanas al tener a la Esperanza en su casa, pudiéndoselas observar emocionadas y alegres o escuchar como Hermanas que no habían dormido la noche anterior pues les había tocado el turno de vela, estuvieron toda la noche acompañando a nuestra Señora en la capilla. Antes de dar comienzo el traslado de regreso se rezó el Ángelus en la capilla de las Hermanas de la Cruz y la Madre superiora dirigió unas palabras a todos los que allí se encontraban. En torno a las 11:30h de la mañana salía nuestra Señora de la Esperanza siendo despedida con el canto de la Salve por parte de las Hermanas y por una petalá desde los altos del convento. La Banda del Salvador de las Cabezas de San Juan pondría los sones a un emotivo regreso en el que una vez más nuestra Madre fue acompañada por numerosos devotos, fieles y cofrades, que le demostraron una vez más el cariño y amor que le tienen. En torno a las 13:30h entraba nuestra Señora de la Esperanza en el Templo, concluyendo así un acto más del Bicentenario cargado de Fe, Amor, Emociones y Esperanza

Fotos: Archivo Hdad./ Morón Información/ J.A. Pernía/ Daniel J. Bascón










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.