Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • martes, 28 de enero de 2020
  • faltan 68 días para el Domingo de Ramos

La Esperanza de Triana protagoniza el tercer volumen de La Pandilla Morada


Arte Sacro. Una Cuaresma más, la Pandilla Morada acude fiel a su cita con los niños de Sevilla. En esta ocasión, el grupo se desplaza hacia la otra orilla, donde en plena salida extraordinaria de la Esperanza de Triana ocurre un hecho trascendental que puede cambiar el rumbo de la hermandad. Antonio Puente Mayor, autor de Nazarenos de caramelo y 40 Cuentos de Semana Santa para 40 Noches de Cuaresma, nos da las claves de «El arca de las tres llaves».

Después de la Macarena y el Gran Poder, protagonistas de las dos primeras entregas, la Pandilla Morada da por fin el salto a Triana.

Era de justicia. Tras dos años de presentaciones, firmas en ferias del libro o charlas en colegios, los lectores me lo demandaban. Y lo cierto es que ya estaba en mis planes desde que concebí la saga allá por 2015. Si bien la Pandilla Morada es un homenaje a Sevilla y su Semana Santa en general, tuve claro que centraría las aventuras en las principales devociones en particular, y la Esperanza de Triana resultaba ineludible.

Háblanos un poco del proceso de creación del libro.

Pues lo primero que debo confesar es que ha sido el más difícil de los tres, tanto en sla planificación como en su redacción posterior. Ello se debe a que yo soy de Triana, y pretendía no solo homenajear a la hermandad en su sexto centenario, sino extenderlo a todo el barrio, que a fin de cuentas es donde me crié, y al que llevo por bandera. Además, era mi intención ofrecer algo distinto, que lograse enganchar a los niños pero también a sus padres y abuelos, y para ello debía renunciar a los tópicos. De este modo, las personas que se acerquen al libro van a descubrir aspectos del barrio poco conocidos o explorados por el gran público.

Tras «El misterio del nazareno sin sombra» y «La maldición de San Lorenzo», esta tercera aventura se llama «El arca de las tres llaves». ¿Por qué ese título?

Ese es uno de los principales enigmas de la obra. Tras un hundimiento en la parroquia de Santa Ana, sede fundacional de la corporación de la Esperanza de Triana, los niños de la Pandilla Morada descubren la primera de tres llaves que abren un «cofre de los tesoros», como en las historias de piratas. Solo que en lugar de contener oro y piedras preciosas, guarda una talla que estaría relacionada con los orígenes de la hermandad.

¿Te refieres a la primitiva Esperanza de Triana?

Exactamente. Hay que tener en cuenta que, según la tradición, la hermandad de la Esperanza se funda en Santa Ana en 1418, por lo que es muy probable que la primera imagen fuese una talla gótica, bastante alejada del modelo de Dolorosa que veneramos hoy día, y tal vez en la línea de la Virgen de la Victoria, a la que rezó Magallanes en 1519 y que hoy se atesora en la parroquia. ¿Por qué desapareció y dónde se encuentra en la actualidad? A esas preguntas trato de dar respuesta en las páginas del libro.

Siendo así, además de los niños, muchos mayores van a disfrutar con su lectura…

Eso he pretendido. Cada vez que escribo un libro trato de aportar aquello que no existe y que a mí me habría encantado leer, sobre todo de pequeño. El arca de las tres llaves cumple esta máxima, porque puede gustar tanto a los neófitos como a los buenos cofrades, ya que plantea cuestiones interesantes y poco estudiadas, como los posibles orígenes de la cofradía, los avatares sufridos a lo largo del tiempo —entre ellos el terremoto de 1775 que afectó gravemente a Santa Ana— o la realidad histórica de una de las leyendas más populares de la parroquia y del barrio. Y todo ello con un lenguaje ameno, didáctico y divertido.

Además de la historia principal, hay guiños al mundo del cine.

Ese es el primer recurso con el que trato de enganchar al lector. El rodaje de una película ambientada en Triana y con la procesión de la Esperanza de fondo, con sus dos pasos, gran parte del cortejo, cientos de figurantes ¡y en pleno verano! Figúrate la que habría que liar para organizar algo así, y encima con personal de Hollywood que no entiende nuestras costumbres.

Algo que, por otra parte, podría ocurrir en la realidad.

Eso por supuesto. Igual que Tom Cruise recreaba los sanfermines en una de sus películas, cualquier día se presenta Spielberg para rodar en Triana, atraído por las cofradías.... jajajaja. Ya en serio, no cabe duda de que tenemos razones de sobra para acoger rodajes de superproducciones. Otra cosa es hasta qué punto las hermandades se implicarían. Cuando los lectores conozcan los verdaderos motivos de los trianeros para lanzarse «de cabeza» a esta locura, tal vez lo entiendan todo…

¿En qué han cambiado los protagonistas de la Pandilla Morada en estos tres años?

Básicamente han madurado. Ya no son tan pequeños como en la primera aventura, ni tan mayores como para no seguir trasteando y buscando la diversión a lo largo y ancho de la ciudad. Es decir, si bien apenas han crecido físicamente, si lo han hecho emocionalmente, al igual que sus lectores. A diferencia del segundo volumen, donde los padres tenían un gran protagonismo, aquí el foco vuelve a estar sobre ellos, sus inquietudes y sus problemas. Esta vez con especial atención a las chicas, María y Yin, cuya inquebrantable amistad va a sufrir una crisis. Y hasta aquí puedo leer…

No obstante los libros pueden leerse de manera independiente

Claro que sí. Para eso incluimos al principio una guía con los personajes, y las historias son autoconclusivas. La idea era seguir el modelo que Enid Blyton ideó para Los Cinco, libros con los que crecimos varias generaciones.

¿Cuándo podremos adquirir el libro?

Pues desde este mismo lunes 11 de marzo, en las principales librerías de la ciudad, en los centros comerciales, en Amazon y las diferentes plataformas online. El grupo Almuzara, al que pertenece el sello Toromítico, ha hecho una distribución fantástica. Aprovecho desde aquí para agradecerle su implicación a la ilustradora, Ana López Caro, y a mi editora, Rosa García Perea, por confiar una vez más en mí.

Muchas gracias y buena suerte.

Foto: Antonio Puente Mayor / Rosa Martínez Lallena.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.