Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes de los Difuntos
  • miércoles, 13 de noviembre de 2019
  • faltan 144 días para el Domingo de Ramos

El Sillón Azul, segundo reto de la Fundación El Gancho Infantil


Arte Sacro. La Fundación El Gancho Infantil a la que conocerán por su anterior proyecto La Azotea Azul, cuyas instalaciones serán inauguradas en los próximos días, se ha planteado un nuevo reto, El Sillón Azul, con el objetivo de mejorar el descanso de los cuidadores de los menores hospitalizados en Andalucía.

Así lo presentaron ayer en la sede de Cajasol la directora de la Fundación, Pilar Lara que contó con las intervenciones del Dr. Diego de la Vega, psiquiatra del Hospital Universitario Virgen Macarena, Carla Hernández, hospitalizada durante 9 meses hace 20 años cuando era una niña, Álvaro Márquez, padre de Álvaro, un niño de 11 que ha estado hospitalizado durante 3 meses tanto en UCI como en planta, que narraron sus pareceres y experiencias vividas.

Formalizado a través de un Protocolo de actuación con la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía y un Convenio de colaboración con el Servicio Andaluz de Salud, el nuevo objetivo de la Fundación será dotar a todas las Unidades de Pediatría de los hospitales andaluces de 748 sillones cama, que permitirán que los cuidadores se desgasten menos y ofrezcan una mejor atención a los menores durante el día.

Durante períodos de larga hospitalización, las familias sufren las consecuencias del cansancio que supone el cuidado y el acompañamiento. Esta situación se agrava notablemente en el caso de la hospitalización de menores, ya que el acompañamiento debe ser continuo, independientemente de la gravedad del enfermo, y suele recaer casi exclusivamente en dos personas – generalmente los padres-, dada la especial necesidad de seguridad y afecto que conlleva esta circunstancia.

Aunque las posibilidades de conciliar el sueño en un hospital son siempre limitadas, una cama ayudará sin duda alguna al mejor descanso del cuidador y, como consecuencia, al mejor cuidado del menor. Así lo manifestó ayer el Dr. Diego de la Vega en el acto de presentación de El Sillón Azul: “es imposible transmitir el cuidado y el cariño necesario si no se está descansado.”

Según datos publicados por el propio SAS, cada año los hospitales públicos andaluces registran más de 40.000 ingresos de menores, alcanzando más de 200.000 estancias hospitalarias pediátricas, con una media de 5,23 días. Menores que están permanentemente acompañados por sus familiares más cercanos, cuyo estado físico y mental repercute directamente en la calidad de la atención y el cuidado que reciben.

8 provincias, 27 hospitales, 748 sillones-cama

El Sillón Azul nace para paliar esta circunstancia, marcándose como objetivo dotar a 27 hospitales de toda Andalucía de 748 sillones-cama, con un presupuesto estimado de 354.834 €, consiguiendo así cubrir el 100% de las habitaciones de pediatría de la comunidad autónoma.

Como explicó Pilar Lara, “abarcamos las ocho provincias andaluzas en un nuevo reto gracias a la colaboración del Servicio Andaluz de Salud y esperamos que la sociedad lo vea tan necesario y humano como nosotros. Hemos contactado con los distintos centros hospitalarios para analizar las necesidades concretas de cada uno y podemos decir que estamos preparados para nuestro próximo reto”. Para ello no solo han tenido en cuenta el número de camas de pediatría de las 8 provincias de Andalucía, sino también los períodos de hospitalización más o menos prolongados de cada hospital, los espacios disponibles en las habitaciones sin interferir en la atención médica al paciente y la identificación de los hospitales en los que ya se ha iniciado la renovación del mobiliario.

Nº de sillones por provincias

Cuidar al cuidador

Estudios como ‘Sleep in caregivers: what we know and what we need to learn’, de McCurry SM1, Song y Martin JL, y otros publicados por el Observatorio Global del Sueño demuestran que los trastornos del sueño son frecuentes en los cuidadores y se asocian con resultados físicos, médicos y funcionales negativos. Hay evidencias científicas claras que respaldan la interacción entre la pérdida de sueño, la falta de concentración, el estrés del cuidador y la vulnerabilidad a las enfermedades crónicas, siendo habituales los casos de cuidadores que acaban necesitando tratamientos fisioterapéuticos y médicos específicos.

Así lo expresaron Álvaro Márquez o Carla Hernández, quien comentaba que “afortunadamente el sistema está cambiando, y se empieza a comprender que las personas que cuidan de un niño hospitalizado también tienen necesidades, y el descanso es fundamental. Pero queda mucho por hacer”.

NOVEDAD

La Fundación El Gancho Infantil espera que la sociedad reciba y apoye este reto como ya lo hizo con La Azotea Azul, porque sin duda es igual de necesario para el bienestar de los menores y sus familias. Además, el proyecto tiene un aspecto realmente novedoso en iniciativas como esta: los sillones-cama se pueden patrocinar, tanto por parte de empresas, instituciones o particulares, y se materializaría personalizando los sillones-cama con el nombre de la entidad o la persona patrocinadora.

También se puede colaborar adquiriendo los productos de merchandising o aportando un donativo. Recuerden que los donativos son desgravables en el IRPF o en el Impuesto de Sociedades.

Más Info en: El Sillón Azul

Fotos: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.