Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • lunes, 10 de agosto de 2020
  • faltan 230 días para el Domingo de Ramos

La cara este de la Giralda volverá a verse entre diciembre y enero próximos


Arte Sacro. Ayer se presentó el estado actual de las intervenciones en la Giralda, especialmente las relativas a la cara este, que es en la que se viene trabajando desde finales de abril, y además, una breve memoria de las últimas actuaciones en el Patrimonio Mueble de la Catedral, todo ello enmarcado dentro del Plan de Gestión y Conservación del Cabildo Catedral.

En el acto de presentación estuvieron presentes Antero Pascual Rodríguez, Secretario y portavoz del Cabildo Catedral, Ana Isabel Gamero González, Conservadora de Bienes Muebles, Jaime Navarro Casas, Arquitecto-Conservador y Eduardo Martínez Moya, Arquitecto responsable de los trabajos de la Giralda.

La realización de las obras comenzaron en el año 2017 por la cara oeste, en el 2018 se ejecutaron las de la cara sur y en abril de 2019 continuaron con la cara este, teniendo previsto su finalización para diciembre 2019 y enero 2020. Tras la Semana Santa del próximo año comenzarán con la cara norte, para que la Giralda quede totalmente restaurada para principios de 2021. El coste de estas actuaciones que se sitúa entre 500.000 y 600.000 euros por cara, superando los dos millones el total invertido, fondos que provienen de lo recaudado con la visita cultural.

Cabe destacar que desde el inicio de la reforma de la giralda, se ha utilizado un andamio que tapa una sola cara de la torre, para que el resto del monumento pueda seguir siendo visible a pesar de los trabajos.

El contenido de las intervenciones es esencialmente de tipo “epidérmico” y consisten en obras de restauración, consolidación, limpieza y protección actuando con distintos tratamientos sobre la fábrica de ladrillo cerámico, los revestimientos de mortero, la cerámica vidriada, elementos pétreos, elementos metálicos e instalaciones.

La intervención sobre las fachadas de la Giralda está suponiendo una ocasión para la investigación sobre este monumento único. Además de los datos que se están pudiendo obtener sobre su diferente materialidad, se están encontrando grafismos e inscripciones en los paños de sebka; también se están realizando trabajos que están aportando datos sobre su ejecución constructiva y la constitución de sus fábricas. Asimismo, sobre su acabado, terminaciones y composiciones decorativas y sus diferentes cromatismos, entre ellos dorados, ocres, amarillos o anaranjados, eliminados en el siglo XIX. También aparecen pinturas de Luis de Vargas en otros colores.

Estas investigaciones y hallazgos pueden ser conocidas en la muestra instalada en la Catedral: La Giralda de Sevilla: restauración, investigación y documentación, que puede ser visitada hasta la finalización de las obras de la torre campanario, recordando que la entrada a la Visita Cultural es gratuita para los naturales o residentes en la Diócesis de Sevilla.

Por otra parte, el 4 de noviembre comenzarán las obras en la capilla del Sagrario, teniendo prevista su duración en un año.

 

Con respecto a los bienes muebles, su responsable, Ana Isabel Gamero, explicó las actuaciones llevadas a cabo en este último trienio que han sido numerosas, tales como la restauración y recuperación del sepulcro del arzobispo Don Gonzalo de Mena, la Capilla de San Pedro y sus vidrieras, en el apartado de pintura se han restaurado los cuadros de la serie del Génesis de Simón de Vos, las representaciones de La Sagrada Familia de Juan Ruiz Soriano y Pablo de Céspedes y algunas de las pinturas de Murillo con motivo de la exposición La mirada de la Santidad. Con respecto a la escultura recientemente se ha restaurado la Virgen de la Sede.

Además de estas intervenciones están planificadas otra serie de tareas entre ellas se encuentran la limpieza periódica del Mausoleo de Cristóbal Colón y el Altar de Plata o del Jubileo, que además han sido iluminados recientemente; los ornamentos litúrgicos; el mantenimiento de la Custodia procesional del Corpus Christi, de Juan de Arfe, y los trabajos de mejora de la Urna Relicario del rey San Fernando, entre otros, para las solemnidades.

La capilla del Pilar que ha sido de las últimas en restaurarse totalmente. Si accedemos a la Catedral por la Puerta de los Palos, se encuentra a la derecha. La imagen que la preside representa la advocación que posee la Virgen del Pilar en Zaragoza, por ello aparece del mismo modo, dispuesta sobre un pilar. Está realizada en barro cocido y policromado, siendo obra firmada por el artista Pedro Millán (activo entre 1487 – 1507). Fue un escultor gótico, que realizó su actividad en Sevilla, discípulo y continuador de la obra de Lorenzo Mercadante. Fue junto con su maestro, uno de los introductores de la técnica del barro cocido en la escuela sevillana. Puede verse la firma del autor al pie de la Virgen.

Antes

A partir del siglo XVI, esta capilla perteneció al linaje de los Pinelo, pero antes fue propiedad de los aragoneses que acompañaron a San Fernando en la reconquista de la ciudad, de donde vino esta advocación de la Virgen a la Catedral de Sevilla. La capilla, además, alberga un segundo retablo, realizado en el siglo XVII y dedicado originariamente a San Judas Tadeo, que contiene actualmente una imagen escultórica de San Sebastián. Está flanqueada, a su vez, por representaciones de Santa Inés y San Antonio de Padua.

El objetivo principal de las intervenciones de conservación y restauración llevadas a cabo en la Capilla de la Virgen del Pilar, ha sido devolver a la misma y a las obras que contiene, la integridad física y estética perdida por la desigualdad de las superficies desgarradas por el paso del tiempo, y por el carácter parcial de las intervenciones de reparación realizadas hasta entonces.

 

Fotos: Cabildo Catedral/Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.