Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • lunes, 10 de agosto de 2020
  • faltan 230 días para el Domingo de Ramos

Hoy se presenta la nueva obra del escultor Fernando Murciano que ha realizado para Cabra


Arte Sacro. Hoy será presentada en la iglesia de San Antonio de Padua la nueva imágen que el escultor imaginero, Fernando Murciano Abad, ha realizado para la Cofradía del Buen Fin (Los Estudiantes) de Cabra (Cordoba). Se trata de una talla cristífera, completando así la cofradía sus dos Titulares, ya que desde su fundación únicamente veneraban a la talla de la Virgen del Buen Fin.

Únicamente se podrá ver hasta medio día.

 

Fernando Murciano Abad

Actualmente es uno de los más renombrados escultores-imagineros más importante de Andalucía.

Ingresó en el mundo del arte en general, y en particular, en la conocida Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Sevilla. Allí estudió durante 5 años, saliendo con la titulación de Maestro de talla en madera y talla en piedra.

Continuó su formación artística con un Master de Restaurador y Productor de Muebles Artesanos en la prestigiosa Fundación Forja XXI en Sevilla, donde más tarde continuaría trabajando como restaurador-productor de muebles artesanos. Un momento clave en su carrera fue su período como aprendiz con el prestigioso escultor - imaginero Jesús Santos Calero, en el período (1989-1992) que le permitió conocer y aprender su técnica y establecerse como uno de los artistas más prometedores de su generación ganando el 1º Premio en la Bienal de Imaginería Sebastián Santos Rojas. Su posterior paso por el taller del restaurador Jose Rodríguez Rivero-Carrera da un paso más a su constante formación y se acerca de lleno a las técnicas de restauración y aprende las técnicas del proceso de creación de los artistas del XVI, XVII y del XVIII por el contacto de esas obras a restaurar (1996-2004), pero donde encuentra su cenit es en la colaboración profesional en el obrador del Catedrático Juan Manuel Miñarro, donde aparte de conservar una grandísima amistad, es donde encuentra acomodo a su formación y desarrolla un estilo propio y lleno de perfeccionismo en cada trabajo (2003-2018).

Desde 1994 que abrió en su Sevilla, la ciudad donde vive y sigue trabajando y hasta la fecha, ha llevado a cabo numerosas obras, ganando premios y distinciones, así como adquiriendo experiencia en diversos campos artísticos, que ha reafirmado su prestigio dentro del campo de la escultura e imágenes religiosas y civiles.

También estuvo varios años coordinando sus proyectos artísticos con sus tareas docentes como Profesor de Cursos de Formación Profesional Ocupacional y con sus viajes continuos a Italia, donde aprovecha para aprender la técnica de los grandes maestros del Renacimiento y del Barroco.

En resumidas cuentas, Fernando Murciano Abad, es uno de los más significativos representantes de las nuevas generaciones de Imagineros con formación académica y de taller, combinación suficiente, como para garantizar la práctica de la estatuaria religiosa al nivel que se merece la Escultura de nuestros tiempos.

Sus obras de pequeño formato poseen equilibrio formal y exquisito refinamiento en el acabado, fruto de un cuidado estudio de la anatomía y la proporción. El dominio, tanto de la arcilla como de la madera, le permite dotar a sus creaciones de un esmerado análisis de formas, tanto en la representación del desnudo como en el perfecto drapeado de las vestiduras.

En las imágenes de tamaño natural mantiene el mismo nivel, pero en estos casos la mayor dimensión le permiten expresarse con mayor rotundidad y verismo; alejado, sin embargo, del barroquismo cursi que tanto se lleva.

En sus creaciones se aprecia una fuerte dosis de sabia síntesis. En la resolución de las cabezas, rostros y paños, pondera el expresionismo y el movimiento de grandes masas y planos, siempre por encima del detalle anecdótico.

En resumen la obra de Fernando Murciano, es un canto al volumen y a la forma como resultado del estudio de las fuerzas interiores y del desarrollo de la figura en el espacio. Por lo tanto en ellas, la superficie solo es consecuencia natural de un elaborado proceso de construcción y no el único fin plástico, como sucede tristemente en la mayoría de la imaginería moderna.

Actualmente se le puede encontrar trabajando en su taller de Sevilla en la calle León XIII, completando sus tareas actuales y evaluando sus proyectos futuros.

Fotos: Fernando Murciano/Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.