Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • lunes, 10 de agosto de 2020
  • faltan 230 días para el Domingo de Ramos

La Hermandad del Buen Fin acogió la presentación del nuevo Cristo de Fernando Murciano para Cabra


Arte Sacro. Ayer sábado, 4 de julio, a las 10,30 horas tuvo lugar en la iglesia de San Antonio de Padua la presentación oficial de la última obra del escultor Fernando Murciano Abad para la hermandad de los Estudiantes de Cabra (Córdoba).

Con la realización de esta imagen se cumple un sueño de 30 años, los mismos que tiene de vida la Cofradía del Buen Fin de esta localidad cordobesa, que hasta la fecha solo veneraban a la imagen de la Virgen del Buen Fin.

Se trata de una imagen levemente superior al tamaño natural, realizada en madera de cedro policromada con ojos de cristal tratados y con brazos articulados en bornes.

Refleja la 2º Caída de Jesús en la calle de la Amargura de Jerusalén, y se puede apreciar que a pesar de ser una imagen de un Caído, refleja una gran zancada de sus rodillas y una inusual fuerza escultórica, ya tan acostumbrado a reflejarlo su autor en otras tantas obras como en el Cristo de la Misión de Jerez de la Frontera, pero sin restarle “la Divinidad” que debe tener una imagen con un fin cultual como la que ha realizado.

La orfebrería que porta la imagen (potencias y casquillos de la cruz arbórea) están realizados en plata dorada por el orfebre sevillano Antonio Jose Medina Vallecillo, reflejando múltiples detalles de la localidad de Cabra y en particular en su patrona la Virgen de la Sierra.

En el acto de presentación se dieron cita varios componentes de la corporación de los Estudiantes de Cabra, con su emocionado hermano mayor a la cabeza, el hermano mayor del Buen Fin y muchos amigos de Fernando Murciano, tanto compañeros de profesión como alumnos suyos.

Como curiosidad hay que reseñar que las hermandades del Buen Fin y de los Estudiantes de Cabra están vinculadas, no solo por compartir advocación (una en su Cristo y la otra en su Virgen) sino familiarmente debido a la unión matrimonial de la familia Garrido Bourrellier.

Fotos: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.