Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • miércoles, 22 de mayo de 2024
  • faltan 326 días para el Domingo de Ramos

Ya queda Menos. La caricia de Isabel Sola, Alberto De Faría Serrano


 Con el transcurso de los días se calibra en su justa medida la relevancia del  obsequio que le ha hecho a Sevilla el Consejo y su feliz  y en buena hora designada para realizar su cartel, la esplendida artista Isabel Sola. Otros años hemos sentido el pálpito de lo insondable plasmado en un lienzo o la originalidad de aunar tradición plástica con vanguardia en la técnica de ejecución. Pero hacía ya mas de algún año en el que a pocos le terminaba de llenar el resultado final.

El Cartel de nuestra Semana Mayor es el cartel esperado por antonomasia. El de la tertulia de allí o de la hermandad de aquí, puede ser más o menos conseguido y resultar agradable a la vista, pero el del Consejo tiene la exigencia casi inexcusable de ser rotundo, que indiscutiblemente  conjugue que en un mensaje global atracción y pellizco de animo.

El tuyo Isabel lo cumple con creces. Llega más allá de la psique redentora del cofrade siempre predispuesto a redescubrir y releer un nuevo matiz en el evangelio cuando el Consejo convoca a la prensa pasada la Epifanía del Señor. Y en virtud de la celebración reciente,  has propuesto que la misma escena del pasado día 5 tenga cierta continuidad; la tierna sien de un infante sevillano acariciada por un Rey. Es la misma escena que recrea la ciudad cada 5 de Enero, cada Domingo de Ramos. Cada Corpus Crhisti.  Cada 15 de Agosto. Solo cambian las efemérides y los atuendos y la simbología evangélica: Al fin y al cabo Sevilla siempre está  adorando y protegiendo a sus infantes. Los vela y los mima porque es su ilusión. Su futuro. Su Esperanza.

Por ello que tu Pregón pincelado hecho lienzo como exquisitamente ha expuesto el buen amigo Antonio Sierra en su blog http://naturaldesevilla.blogspot.com/2007/01/el-cartel.html , refleja no  el comienzo de nada si no la natural  y cotidiana continuidad de la fiestas sacras de la ciudad y su máximo esplendor con su Semana Santa; el infante en el que podríamos ver la ilusión de toda la ciudad igualmente, muda su abrigo por el ropón inmaculado de monaguillo, su juguete por la medalla al cuello. El padre se reviste de atento nazareno morado de cola, sencillez y humildad  franciscana al cinto y cruz de Juan de Malta sobre el antifaz y la caña y la corona de espinas del primer paso de misterio. La luz  entusiasta de la Cabalgata se torna en íntima protestación de fe; la escena se envuelve en una cálida y ensoñadora  humareda de incienso que solo irrumpe la mano prodigiosa del Señor de la Cruz al Hombro y desde este momento, de la  Esperanza en sus Dedos.  Y en segundo plano como cierre y marco de la escena piramidal sobria y delicadamente resueltas en su composición,  con impresionista efecto se adivina  la elegancia  indeleble e inconmensurable del Palio de la Dolorosa de la Anunciación. Valle de nuestro fervor de cada Jueves Santo que aprisionan a nuestro Señor y atraviesan el corazón de su madre

Al mismo tiempo que la Semana Mayor , anuncias su Vía Crucis de principios de Cuaresma, convocas a la  primera  gran cita  de todos los cofrades y sevillanos. Y  de paso haces un sentido homenaje a tus magistral periodo de aprendizaje artística en la sede contigua de donde reside la hermandad a la que se vierte tanto cariño y tan especial deferencia y devoción. Es un cartel que llena y te atrapa al instante, que se lee directo, unívoco  y reúne con tres sencillos elementos conceptuales la esencia del sentir sevillano en los días que nos aguardan. Con tu mano y tu pincel  nos has acariciado el espíritu. Ya queda menos.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.