Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • domingo, 25 de agosto de 2019
  • faltan 224 días para el Domingo de Ramos

El cura enfadado y otras historias del Domingo de Pregón. Antonio Sánchez Carrasco


“España es el pais más fuerte del mundo: los españoles llevan siglos intentado destruirlo y no lo han conseguido”. Otto Bismarck

La frase del Canciller Alemán que inicia estas letras podría definir a este país en muchos ámbitos y en el terreno cofrade, en algunos puntos, pues también.

Alguien dijo una vez “paren el mundo que me bajo”, y no, no era Pedro J. Ramírez. Era alguien que vió como el mundo viraba hacia un terreno incierto en el que no quería vivir.

Hoy por momentos y viendo el Domingo de Pasión me rondaba esa frase la cabeza. Como persona proveniente del mundo de la educación, trataba de explicar, ese sentimiento y hacia donde viraba mi ser cofrade, nunca he querido ser, ni convertirme con la edad en el capillita cascarrabias, ese que todo lo que pasa en sus cofradías le sirve para quejarse...,pero es que está la cosa, bufff. Unos runners que hacen que llegar a la Calle Santiago, sea algo similar a llegar a Samarcanda, la calle es de todos, ojo, pero eso no quita que con una carrera popular moverse por Sevilla sea muy complicado. Un sacerdote que habla de tratar de seguir adelante con la vida de la Comunidad “a pesar” de la religiosidad popular que se nos avecina. Hordas de excursionistas que se apropian del espacio sacro y se sacan fotos ante imágenes que no son de su ciudad o pueblo.

Señores de más de 70 años empujando más que el último pico de la ensaladilla,...,y justo cuando iba a salir corriendo...Jesús de la Cena en un lugar donde no suele estar en besapiés. O ya preparado en las andas, Jesús de la Humildad y Paciencia muy cercano, tan cercano que no pude dejar de fotografiarlo, vinieron a traerme de vuelta.

Se escapa una Cuaresma erguida en el calendario, tanto que será mayoritaria en invierno; con demasiadas borrascas, con muchos de los sentidos perdidos, y en la que seguimos más pendientes de lo accesorio que de lo importante. Aún nos quedan reductos como los viernes del Cautivo en San Ildefonso, de aquella cuaresma de marchas en TDK y estrenos de discos que aún no sentían el influjo de los programas de descarga. Se escapa sin remisión otra Cuaresma. Y no debemos de pararnos más de lo necesario, en vallas, varas doradas, martillos voladores, cambios de recorridos, sayas imposibles, sinfónicas de cornetas y tambores..., y tantos y tantos accesorios que hacen a veces que podamos dejar de ver la esencia. Que esto se escapa. La vida es para vivirla y no para analizarla,criticarla, despellejarla..., y al que no le parezca, cuando vaya a intentar fijarse en los ojos de un nazareno, ya serán los que haya bajo un capirote blanco y vayan buscando San Luis un rato antes de cerrar la Semana Santa de 2018. Busquemos esencias y olvidemos presencias. Que lo accesorio no nos tape lo importante.

Foto: Antonio Sánchez Carrasco.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.