Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • martes, 07 de febrero de 2023
  • faltan 54 días para el Domingo de Ramos

Setefilla en negro sobre blanco. Antonio Sánchez Carrasco


De las personas que te cruzas por la calle conocidas, que leen este rincón cada lunes, uno de ellos me dijo que de vez en cuando contara los libros que voy leyendo. Debió de ser en septiembre o así cuando tuve esa conversación  y ahora que me agotan la restructuraciones de las jornadas de Semana Santa y con las razones de cada hermandad, si no me aceptas barco como animal acuático me llevó el scattergories, decidí recuperar aquella sugerencia ya que llegó  a mis manos el libro sobre la Virgen de Setefilla que ha editado Almuzara.

He de confesar que llegué al libro algo ansioso, pues aunque conozco partes de las tradiciones loreñas con su Virgen se que había más de lo que yo conocía y la religiosidad popular, el patrimonio y la historia en un texto parecía de mis favoritas, y no, no me defraudó.

Recién acabado de escribir también sobre temas marianos me enfrasqué en echarme Lora en vena, porque nombrar a Setefilla es nombrar a su Pueblo, como nombrar a la Virgen de los Dolores es nombrar al Cerro del Águila. Más que una imagen mariana es una seña de identidad y que identidad... Cuando tratas de hablar de un libro tienes que medir mucho para no hacer spoiler o como en esta ocasión para no contar más de lo que deberías. En este caso miré el índice y había palabras o términos que me sonaban y otros que he de decir que no había visto en mi vida. El Viejo y la pedida era una de esas cosas que  me sonaban y mucho, pero no me sonaban los vítores, que cosa más rara, no sonar algo que es sinónimo de grito. Los gremios, las pujas, las mascaradas, el milagro del 17 de mayo de 1925...y tantas cosas que hacen del libro que ha escrito Araceli Montoto una obra indispensable para conocer  la religiosidad en Lora del Rio y para comprobar cómo las tradiciones se pueden adaptar sin perder su esencia. Y allí me quedé la tarde de un domingo de adviento leyendo sobre la Virgen Maria en Lora. La misma Virgen que me recibió por la mañana vestida de blanco en el Arenal, donde su mirada morena tiñó mi botonadura de blanco, del color de los pañuelos que en la cabeza llevan los de Lora en los traslados de Setefilla. Marcho unos días de viaje con mucha ilusión ya les contaré. Tengan cuidado ahí afuera.

#LosLunesAlSol

Foto: Antonio Sánchez Carrasco.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.