Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Cuaresma
  • viernes, 22 de marzo de 2019
  • faltan 23 días para el Domingo de Ramos

Provincia. El templo de Nuestro Padre Jesús de Lora del Río será cerrado al culto sino se restaura urgentemente


 Hdad. de Jesús. El templo de Nuestro Padre Jesús Nazareno, edificio de estilo barroco sevillano del siglo XVIII, lleva mucho tiempo, concretamente más de 25 años, necesitando una inmediata restauración de unas instalaciones que en la actualidad se encuentran en un estado bastante precario y para nada acorde con unas dependencias históricas y que forman parte de nuestro patrimonio local. Durante estas más de dos décadas, han sido numerosos los párrocos anteriores que han estado trabajando para lograr una reforma acorde con un templo tan necesitado de la misma, y que desgraciadamente su estado de conservación cada vez va a peor.

Estado del templo

José Ángel Martín Domínguez es en la actualidad el sacerdote encargado de la Parroquia que engloba los templos de San Sebastián y Nuestro Padre Jesús. Una persona con quién hemos querido hablar para conocer de primera mano hasta donde alcanza la gravedad de la situación que atraviesa la iglesia. Una vez corroborado por parte del párroco todo lo indicado anteriormente, le preguntábamos si en los últimos 25

años no se había realizado ningún tipo de reforma, «la verdad es que lo que podría denominarse como una obra grande con actuaciones en las cubiertas, etc., desde hace más de 25 años no se hace prácticamente nada, un tiempo que se lleva tramitando la restauración. Precisamente hace unos días, después de misa, comentábamos sobre este

asunto un grupo de personas que nos encontrábamos en el templo. Si acaso, y como mucho, se han limpiado parte de las cubiertas».

Entidades competentes

En torno a los motivos por los que  en 25 años no haya habido ningún tipo de solución al respecto, José Ángel señala, «no sé qué ocurre, la verdad. En este asunto también está por medio la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, y no sé si esto lo ha frenado». En este sentido, el cura párroco aclaraba qué entidades son las implicadas, «por una parte el Arzobispado de Sevilla que tiene la propiedad del inmueble, la Consejería de Cultura y en definitiva la feligresía de la parroquia que se tendría que implicar para que su iglesia se restaure y vaya hacia delante. Pero principalmente Arzobispado y Consejería son desde donde han de ponerse en acuerdo».

En referencia a los motivos por lo que no se haya alcanzado acuerdo para iniciar los correspondientes trabajos, José Ángel Martín nos relata lo que ha venido aconteciendo en los últimos tiempos, «hace unos dos años, estuvimos en el Arzobispado el alcalde de

Lora, Francisco Javier Reinoso, un delegado que nombro el propio alcalde, y en este caso yo hablando de este asunto con el Cardenal Carlos Amigo Vallejo. Al Cardenal-Arzobispo se le planteó la urgencia de acometer la restauración. Incluso de allí se conformó una especie de comisión para trabajar este tema, y hubo un momento de esa

reunión en el que salió que el 50% de la inversión lo asumiría la Consejería de Cultura, y el restante se distribuiría en tres partes, donde entraban el Arzobispado, el Ayuntamiento de Lora y la feligresía de la Parroquia de Nuestro Padre Jesús. Después en una reunión con el Vicario de zona, éste me comentó que sería la Consejería la entidad que asumiría el 100 % de la obra, y hasta ahí es donde puedo contar y sé,

ya que después de aquello, y hasta ahora, nadie me ha comunicado absolutamente

nada al respecto del comienzo de la restauración, ni por parte del Arzobispado

ni del Ayuntamiento. Lo único evidente es que no hay nada claro todavía al respecto».

En cuanto a las características del proyecto de restauración que se debe de llevar a cabo, «según me informó el arquitecto que lleva este asunto, del que por cierto la última vez que estuvo por Lora fue hace tres años, el proyecto se basa en la actuación sobre las cubiertas, saneamiento, humedades …, no con mucha envergadura, pero en definitiva conservar lo que hay», informa el sacerdote para el que la situación por la que atraviesa la iglesia de Nuestro Padre Jesús la define como «preocupante a la hora de celebrar

cualquier tipo de actividad en la iglesia, porque hasta ahora y gracias a Dios todavía no ha pasado nada a nadie. En la actualidad estamos estudiando y analizando el tema, porque lo que está claro es que debemos darle una solución al templo, porque lo primero es la seguridad».

Cierre del templo

Unas soluciones que podrían ser bastante drásticas ya que la situación no da a pie a otra salida, y en este sentido José Ángel Martín lo deja bastante claro, «el planteamiento y la pregunta es si en el interior se pueden celebrar los distintos sacramentos como bodas, comuniones, bautizos etc., a este respecto en la actualidad hay una comisión de estudio por parte de la parroquia, y en consecuencia he pedido desde Sevilla un informe a técnicos que especifiquen el estado real de la iglesia, y ahora estoy a la espera de dicho documento para que desde el Arzobispado de Sevilla se decida cerrarla al público o bien seguir con el templo abierto, otorgando en este sentido una solución a posibles desprendimientos que se puedan producir en el interior, como puede estar en la instalación de una malla protectora como así la tienen algunas iglesias de Sevilla». Unos

desprendimientos que pueden producirse desde la cúpula y toda la bóveda que se encuentra repleta de yesería, hecho que está provocando que ahora no caigan grandes trozos pero sí que pueda haber desprendimientos futuros pues esas humedades no se están solucionando de momento por parte de las entidades competentes.

Tras pronunciar la palabra “cierre”, le instábamos al párroco a aclarar aún más si cabe una situación a la que nunca se hubo de llegar, ni siquiera a su planteamiento, «la cuestión se tendrá que resolver desde el Arzobispado de Sevilla, que al fin y al cabo es la propietaria del inmueble. Sin embargo la decisión tendrá que llegar a través del informe mencionado anteriormente. En este punto es en el que estamos». Asegura el sa-

cerdote quien asegura que tan sólo con echar una mirada hacia la bóveda y cúpula del templo, «se ve que hay humedades y que los desprendimientos tienen posibilidad de producirse, por lo que está claro es que así no se podemos seguir. Pero repito que la decisión, que se tiene que tomar lo antes posible, de si se cierra o no el templo, corresponde al Arzobispado de Sevilla».

Que duda cabe que el cierre de la Parroquia sería un fuerte revés tanto para la comunidad cristiana, así como para el patrimonio de nuestro pueblo, un hecho que ya se ha producido en otros lugares y del que José Ángel hace mención, «todos conocemos iglesias en Sevilla y en pueblos que se han cerrado durante varios años, y al cabo de años se han vuelto abrir después de una restauración. No sé cuál sería la mejor

solución, si cerrar la iglesia y que suponga vulgarmente el dicho de “muerto el perro ya se acabó la rabia”, o seguir abierto y en qué medida podemos seguir aguantando el precario estado, cuando siga lloviendo con el estado de las cubiertas, las humedades, desprendimientos, etc.».

La Hermandad en referencia a la proximidad de la Semana Santa y a la salida procesional de los titulares de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús desde el templo,

Martín ya ha puesto a su junta de gobierno en conocimiento de que ocurre, «Tuvo hace poco tiempo una reunión con los integrantes de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús, a quienes se les puso en conocimiento de la situación. La junta de gobierno está pensando y deliberando que se va hacer de cara a la Semana Santa, pero evidentemente hasta que no se sepa la decisión que se El párroco José Ángel Martín esgrime «así no

podemos seguir, se necesita una solución ya»

La iglesia se encuentra en una situación insostenible y podría ser cerrada al culto no se sabrá nada. En caso de cierre, por supuesto tomarán la decisión más acorde de cara a la Hermandad».

Puestos en contacto con el Hermano Mayor de la Hermandad, Ángel Liñán aseveraba que el asunto supone «verdaderamente un problema, aunque desde la junta de gobierno siempre vamos a estar al lado de nuestro párroco y apoyando las decisiones que tome». Sobre la posibilidad de que finalmente se produzca el temido cierre del templo, la Her-

mano Mayor asegura que desde la entidad cofrade «tendremos que poner en marcha un plan B, y lo primero sería convocar una junta de emergencia en Cabildo oficial, para decidir donde podíamos refugiar, que lo más seguro sería el traslado hasta el templo de San Sebastián». Ante una posible salida de los titulares desde la Casa Hermandad el miércoles santo, Liñán manifiesta, «la salida siempre debe ser desde la parroquia,

para salir desde la Casa Hermandad tendrá que ser aprobado por parte del Arzobispado de Sevilla, y además tendría que convertirla en capilla durante la restauración de la

iglesia. No obstante esa no sería nuestra primera opción»

Acerca del momento en el que se encuentra la iglesia, Ángel Liñán se lamentaba, «esto es una pena porque lleva sin hacerle nada más de 20 años, lo que desembocar que se tenga que cerrar esto al culto. Nosotros, como hermandad, no podemos arriesgar la

salud de nuestros nazarenos o costaleros, ya que primero está la seguridad, y la verdad es que en esta situación tendríamos que plantearnos como vamos a realizar la salida de nuestra estación de penitencia».

Foto: Eduardo Fdez. López









Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.