Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Pascua
  • martes, 23 de abril de 2024
  • faltan 355 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Manuel Pablo Rodríguez pronunció en Castilleja un pregón repleto de vida de Hdad.


Fran Granado. Una gran cantidad de asistentes llenó por completo el templo santiaguista de la localidad

Ante una gran cantidad de asistentes se celebró el pasado domingo 14 de febrero el XXVIII Pregón de Semana Santa de la Hermandad Sacramental de Santiago Apóstol, decano de los pregones de Castilleja de la Cuesta.

En este año tan especial, en el que se coronará canónicamente a Nuestra Señora de la Soledad, la encomienda recayó en el hermano Manuel Pablo Rodríguez Rodríguez, licenciado en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla.

El acto, que levantó un año más una enorme expectación, estuvo presentado por Isabel María Santed Chaves, secretaria 1ª de la Hermandad, y contó con la intervención de la Banda de Cornetas y Tambores ‘Nuestro Padre Jesús de los Remedios’ y de Leopoldo Chaves Rodríguez, en calidad de saetero. En este sentido, la banda deleitó a los asistentes con la interpretación de las marchas ‘El Desprecio de Herodes’, ‘Nuestro Padre Jesús de los Remedios’, ‘Ave María’, ‘Bendición’ y ‘La Pasión’.

En cuanto a la presentación del pregonero, por designación de este, corrió a cargo de Antonio Martín Manzano, hermano mayor de la trianera Hermandad de Pasión y Muerte. Isabel María Santed incidió en el perfil del pregonero, destacando su vinculación con la hermandad a través de sus raíces familiares y su activa participación como miembro del consejo de redacción del boletín Soledad y de distintas comisiones puestas en marcha en los últimos años: elaboración del expediente de Coronación Canónica, actos y cultos de la Coronación y redacción de las nuevas Reglas. Por su parte, Antonio Martín destacó el perfil educativo y profesional del pregonero, así como el vínculo estrechado con él a través de su implicación desde 2005 en la hermandad trianera antes mencionada.

Manuel Pablo Rodríguez, durante la hora y ocho minutos que duró su exaltación, evidenció en todo momento un temple digno de elogio. Su sobresaliente prosa, con la que supo desgranar todos y cada uno de los cultos consagrados en honor de los Titulares, hizo las delicias del numeroso público congregado en el antiguo templo santiaguista. Inició su exaltación relatando sus primeros recuerdos de infancia placeña, siempre de la mano de su familia. Tuvo palabras de reconocimiento para las mujeres de la Hermandad y para los voluntarios que conforman la Obra Social ‘Nuestra Señora de la Soledad’, nuevo motivo de orgullo para la corporación y que tantas muestras de reconocimiento externo está recibiendo por su loable labor en beneficio de los mayores.

El pregonero puso en valor con suma elegancia la riqueza histórica, patrimonial y cultual que ostenta la Hermandad. Preciosas palabras brindó a la Santísima Virgen de la Soledad, “faro de fe, devoción y amor”. Siempre presente la Señora en la historia de nuestra Hermandad y del pueblo de Castilleja, de la que –desde tiempo inmemorial– es “dulce aurora”.

Multitud de detalles aderezaron la maravillosa descripción del Viernes Santo, el día más importante del año para todos los placeños. Previamente, el pregonero recibió un enérgico y generalizado aplauso por la sentida oración dedicada al Señor, el que representa como nadie la “devoción sincera y las entrañas Castilleja”. Acto seguido, desmenuzó con brillantez el cortejo estacional, de cabo a rabo, haciendo incluso partícipe a la banda de cornetas y tambores simulando la salida del Santísimo Cristo de los Remedios a la Plaza de Santiago. Asimismo, se detuvo para escenificar con acierto la subida de Nuestra Señora de la Soledad por la calle convento hasta llegar a su “aristocrático” arco bajo sones campanilleros.

En el epílogo de su exaltación, el pregonero puso voz con maestría y emoción al sueño íntimo que viven todos los hermanos de La Plaza desde que fue anunciada oficialmente la fecha de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de la Soledad: “Si es que soñamos Señora con vivir ese momento. Desde el día del anuncio, uno está soñando despierto. Cuántas veces Madre mía al imaginarlo todo, las lágrimas brotan solas y se vienen a mis ojos. Un año entero de gozos que en profundidad quiero vivir y que todos los que aquí estamos, allí estemos para verlo. No podemos Soledad perdernos ese momento. Tu Plaza será, Señora, un entorno palaciego. Un entorno para ti que eres la Reina del cielo, de este pueblo soberana, rosa hermosa aljarafeña y Reina castillejana. La Plaza será tu altar y Castilleja tu reino y la corona grandiosa, será corona de besos. Besos de amor de tus hijos, que te aplauden sin cesar. Venga cohetes al cielo, que resuene el campanario, que anuncien a voz en vuelo que se corona la Virgen, la que manda en este pueblo. Gloria y orgullo por siempre, Virgen Madre, Reina nuestra, faro de luz refulgente. Que viva Nuestra Señora, que se llama Soledad, que el pueblo entero se alegre, que un 18 de junio, Castilleja escribe historia para toda la eternidad”.

El acto, al que asistieron –entre otras autoridades y representaciones– el señor párroco de Santiago y Purísima Concepción y la señora alcaldesa-presidenta del Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta, finalizó con la tradicional entrega al pregonero de un presente en señal de recuerdo y la interpretación de la Marcha Real.

Más información: www.herrmandaddesantiago.es
Redacción: José Rodríguez Polvillo
Foto: Francisco Javier Contreras










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.