Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • sábado, 22 de junio de 2024
  • faltan 295 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Nuestra Señora de Valme Coronada peregrinó hasta el barrio nazareno de Montequinto


Manuel Pinto Montero. El Año Jubilar que está viviendo la ciudad de Dos Hermanas con motivo del Cincuentenario de la Coronación Canónica de Santa María de Valme está dejando bellas estampas donde el pueblo nazareno acompaña a la Santísima Virgen por aquellos nuevos rincones de una ciudad que tiene a la Virgen de Valme como Protectora.

Fue ayer domingo 5 de febrero cuando la Virgen de Valme abandonó el Templo Parroquial de Santa María Magdalena para iniciar la Santa Misión que va a llevar a la Santísima Virgen por barrios como La Moneda, Las Infantas, Entrenúcleos, Montequinto, Olivar de Quintos, San Federico de Echaguy, Las Ganchozas, Federico Mayo, La Fábrica o Barrio Pachico y Vistazul. El domingo 12 de febrero está prevista la vuelta de la Virgen de Valme a su Templo.

En su traslado a Montequinto ha visitado Templos como San José o el de Nuestra Señora de los Ángeles y la Capilla de la Universidad de San Ignacio de Loyola, antes de llegar al Templo de San Juan Pablo II donde estará durante una semana. La Santísima Virgen de Valme ha estado arropada por numerosos devotos que seguían sus pasos tras las andas que portaban sus devotos nazarenos.

Nuestra Señora de Valme Coronada, imagen gótica del siglo XIII, fue nombrada Patrona del Ayuntamiento nazareno en 1965 y posee la Primera Medalla de Oro de Dos Hermanas otorgada en 1995. Goza de gran fervor en Dos Hermanas de la que es protectora desde 1897. La devoción a la Virgen de Valme se remonta a 1248 pero no es hasta el siglo XVII cuando se tiene constancia de su Hermandad que ha vivido periodos de decadencia y de esplendor como el que vive en la actualidad.

Esta Santa Misión dejará momentos únicos e inolvidables para aquellos devotos de la Virgen de Valme  que durante una semana podrán acompañarla en la Parroquia de San Juan Pablo II. Aquí en este Templo la Virgen dejará su huella, sentirá la fe y la devoción de un pueblo que se ha rendido a las plantas de su Virgen de Valme como lo hiciera siglos atrás el Rey San Fernando.

Fotos: Manuel Pinto Montero. 










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.