Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Estival
  • jueves, 16 de agosto de 2018
  • faltan 241 días para el Domingo de Ramos

Provincia. Bodas de Plata y Toma de Hábito en el Monasterio de Santa Clara en Alcalá de Guadaíra


Arte Sacro. El próximo sábado 16 de junio será un día de gozo y especial alegría para el carisma Clariano-Franciscano en Alcalá de Guadaíra, pues en el Monasterio de Santa Clara se celebran las Bodas de Plata de la consagración a la vida religiosa por parte de Sor María del Águila Mateos Serrano, OSC, actual abadesa del convento, y la iniciación a esta vida religiosa con la Toma de Hábito, por parte de Sor Georgina de Jesús y María Cortez Ruiz.

La celebración Eucarística, que tendrá lugar a las 11 de la mañana será presidida por el Padre Fray Florencio Fernández Delgado, OFM.

Ambas dan gracias a Dios y a la Santísima Virgen María por guiarlas por el camino de consagración por el que han optado, en el carisma Clariano-Franciscano, y les piden que las mantenga siempre como antorchas encendidas.

La Madre Abadesa, Sor María del Águila, se siente desbordada de felicidad, por seguir las huellas de Cristo Jesús con más intensidad cada día, y da gracias al Dador de todo bien, por haberle permitido descubrir su amor y misericordia infinita.

Sor Georgina, tras un año de prueba, con actitud de entrega, se siente cada día más feliz y ha decidido seguir las huellas del Señor en el carisma Clariano, para vivir la entrega amorosa de la vida Evangélica. Viene a renovar y a continuar la devoción y la fe que durante siglos las Hermanas Clarisas han atesorado en el Monasterio alcalareño; tesón que se demuestra en la celebración de las Bodas de Plata de Sor María del Águila. Veinticinco años de servicio al Señor, en la clausura desde la oración y el trabajo (“Ora et labora”), viviendo la pobreza en Comunidad, siguiendo la Regla de la Madre Santa Clara, y siendo reflejo de sus antecesoras y ejemplo para sus hermanas.

Siguen siendo aplicables las palabras dedicadas al cenobio alcalareño por el Padre Flores en sus Memorias Históricas de la Villa de Alcalá de Guadaíra, publicadas en 1833: “vergel florido y jardín del celestial esposo”, en el que no faltan almas que quieren dedicar su vida al Señor, y que hacen que la Comunidad perdure, a pesar de las muchas vicisitudes por las que ha pasado el Monasterio a lo largo de sus varios siglos de historia, permaneciendo firmes en el mismo lugar, dando gloria a Dios, Nuestro Señor, y a su Santísima Madre, la Bienaventurada e Inmaculada Virgen María, que Reina junto con su Hijo Jesús, sobre los Ángeles y sobre todo lo creado.

Redacción y foto: Paco Burgos










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.