Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Glorias
  • lunes, 23 de septiembre de 2019
  • faltan 195 días para el Domingo de Ramos

“La Semana Santa de 1965, aquel año que la Cofradía de La Trinidad procesionó en Viernes Santo y salió y entro a esas horas tan intempestivas”. Mariano Lopez Montes


Quiero ofrecer a los lectores de Arte Sacro y a los amigos en general esta nueva colaboración sobre un hecho ocurrido no hace muchos años y que creo será por lo menos anecdótico y curioso para los cofrades, sobre todo jóvenes, fieles seguidores de esta página de información y a la vez cultura Cofradiera, pienso que el saber algo más sobre un tema que nos apasiona siempre es enriquecedor.

El Hecho en sí ocurre en el año 1965, en el que La Cofradía Trinitaria tiene que adelantar su salida procesional a la tarde del Viernes Santo por la tarde y además cerrar la jornada después de la Cofradía de Montserrat, ocupando el puesto de La Sagrada Mortaja que se incorporaría al Santo Entierro Grande que se iba a celebrar con todas las expectativas y grandiosidad que requería en la tarde del Sábado Santo.

Aquel Santo Entierro Magno del año 1965 iba a contar con trece pasos de Misterios, mas los tres de la propia cofradía, mas la Soledad de San Lorenzo que cerraría el cortejo procesional.

Extraemos del Programa Oficial de la Semana Santa de 1965, editado por el Excelentísimo Ayuntamiento, las palabras que el propio Alcalde Jose Hernandez Díaz, expone en el prologo: “También este año y en la tarde del Sábado Santo, desfilara por las calles de Sevilla la Procesión del Santo Entierro Grande, figurando en ella los pasos que jalonan los episodios más destacados de la Pasión y Muerte del Redentor. Esto no ocurría desde 1948, y aspiramos a que sea expresión cualificada del espíritu de la ciudad en la gran Semana Mayor”.

En aquel año la Hermandad de La Trinidad sacaba dos pasos y no tres, con la incorporación del Sagrado Decreto como ocurriría años más tarde, y la cofradía se componía del paso que llamaban de Calvario con El Cristo de Las Cinco llagas y la Virgen de La Esperanza Trinitaria en el palio.

Lo que nos llama poderosamente la atención y comprendemos la dificultad que tuvo la Cofradía ese año en lo referente al horario, ya que salía a las 19,30, estaba en la plaza que en aquella época se denominaba de La Falange Española a las 23,30 y entraba a las 3,30 de la madrugada, eso sin contar con la demora que pudieran ocasionar posibles retrasos de las cofradías anteriores, con la dificultad añadida que la Trinidad tenía un recorrido de media- larga distancia para la época, aunque ya existía Santa Genoveva, San Gonzalo, La Paz o San Benito. Otra dificultad añadida además de la distancia seria el gran número de niños y jóvenes que forman las filas nazarenas de esta popular cofradía por lo cual entrar cerca de las cuatro de la mañana sería un gran despropósito.

Consultado el Programa de Semana Santa de aquel año de 1965 la Trinidad es pues la cofradía que aquel año se recogía más tarde 3,30, pues otras cofradías tradicionalmente de entrada tardía lo hicieron como mínimo una hora antes. Ponemos algunos ejemplos que creo que son muy ilustrativos, así pues, La Lanzada a las 2,30, Siete Palabras a las 2, Dulce Nombre o La Bofetá como popularmente se la conoce a las 2, El Museo a la 1,15, La Estrella y La Amargura a la 1,30 y esa misma jornada de Viernes Santo tarde en que por la celebración de este Santo Entierro tuvo que procesionar La Trinidad, la O entraría a la 1,30 y El Cachorro a la 1,45.

Como ilustraciones quiero ofrecer algunas de las fotografías que aparecen en El Programa de La Semana Santa de aquel año 1965.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.