Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Adviento
  • sábado, 05 de diciembre de 2020
  • faltan 113 días para el Domingo de Ramos

XXXVI aniversario de su Coronación Canónica Pontificia de la Esperanza de Triana y triduo de rogativas


Arte Sacro. Desde el pasado día 2 de junio, día del aniversario de la Coronación Canónica pontificia de Nuestra Señora de la Esperanza, y hasta el domingo 7 de junio a las 14 horas, la titular de la hermandad de la calle Pureza se hallará expuesta a la veneración de los fieles en el presbiterio de la Capilla de los Marineros, y entre el miércoles 3 y el viernes 5 tendrá lugar a las 21 horas un triduo de rogativas por el fin de esta pandemia y en memoria de los difuntos, culminando con una misa solemne el sábado 6 a las 20 horas en la que la sagrada cátedra será ocupada por monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, arzobispo de Sevilla.

Vestimenta de Nuestra Señora de la Esperanza para el XXXVI aniversario de su Coronación Canónica Pontificia

La Esperanza se presenta de manera excepcional, y hasta las dos de la tarde del próximo domingo 7 de junio, en el presbiterio de la Capilla de los Marineros ataviada con los primitivos colores inmaculistas con los que procesionaba la Señora a principios del siglo XX.

El manto, diseño de Peláez, fue bordado en los talleres de Fernández y Enríquez, al igual que la saya, con dibujo del propio taller e inspirado en las bambalinas del palio de la Santísima Virgen, que luce la toca de volantes, cíngulo de pasamanería del taller de Olmo y gargantilla de brillantes, característicos todos del atuendo de la Señora en los años 20 de la pasada centuria. Así mismo, y como es propio en anual la conmemoración de la coronación canónica pontificia de Nuestra Señora de la Esperanza, luce su corona de oro, obra de taller de Orfebrería Triana y que fue ofrendada, mediante aportaciones y donaciones, por todos y cada uno de sus devotos para mayor honra y gloria de Dios Nuestro Señor.

Nuestra Señora de la Esperanza se hallará expuesta a la veneración de los fieles a lo largo de esta semana en el horario habitual de de la capilla en estas fechas: de 10 a 13:30 y de 18 a 21:30 horas.. Estos cultos, especialmente ante las cuestiones del aforo limitado, se retransmitirán en directo por los medios oficiales de la hermandad. Por otra parte, y ya que la amantísima titular desciende de su camarín para estar más cerca de nosotros, tratemos de ser generosos con quienes más lo necesitan y, entre todos, llevemos la Esperanza a los demás, por lo que todo lo que se recaude en el cepillo de la capilla en estos días irá destinado a las obras asistenciales que realiza nuestra diputación de caridad, labor que dadas las circunstancias actuales por las que estamos atravesando, se ha intensificado considerablemente.

La Esperanza luce la corona atribuida a Seco Imberg y que hoy posee la Hermandad de los Gitanos

Corría el año 1929. La Esperanza de Triana acudiría ese año en su paso de palio, y de manera extraordinaria, a la Iglesia Colegial del Divino Salvador para participar durante seis meses en la exposición mariana celebrada a la par que la muestra iberoamericana. Con tal motivo, la Virgen estrena una presea de plata dorada con incrustaciones de piedras preciosas y perlas sobre un aro circular plano tras haber sido sufragada por el cofrade de esta corporación Francisco Flores Gómez, a la sazón hermano mayor, quien podría habérsela encomendado al orfebre Eduardo Seco Imberg. La pieza se custodiaba en su domicilio particular, y su señora era, además, la camarera de la dolorosa. Flores fallece en 1931 sin que la hermandad saldase el débito que ésta tenía con aquél, ya que este cofrade adelantaba de su bolsillo los diferentes gastos producidos en aquel momento. Tras una serie de circunstancias, la viuda dimite como camarera y se queda con los enseres que obraba en su poder, enajenando la corona, de modo que fue lucida en muy pocas ocasiones por la Esperanza.

 

El 18 de octubre de 1936, la Hermandad de la Macarena decidió entregar la corona de oro de 1913, obra de Joyería Reyes y que fue la empleada en 1964 para su coronación, al Tesoro de la Nación, contribuyendo de este modo para sufragar los gastos y las penurias ocasionadas por la guerra civil española, siendo recibida por el general Gonzalo Queipo de Llano, quien consiguió devolverla a la Esperanza Macarena un año más tarde, por lo que la que perteneció a nuestra titular queda en desuso, siendo donada más tarde, en 1941, a la Virgen de las Angustias de la Hermandad de los Gitanos, empleándola en sus salidas procesionales hasta 1971, pues al año siguiente estrenaría la actual de oro, obra de Manuel Seco Velasco, y que sería la usada para su coronación en 1988. Esta corporación gitana es la que sigue poseyendo la presea, empleándola para culto interno.

Desde 1931, es decir, desde hace 89 años, la Esperanza no ha vuelto a ceñir esta corona sobre sus sienes, si bien fue cedida a la hermandad para la exposición "Un sueño de forja y cerámica" celebrada en la sede social del Círculo Mercantil e Industrial en enero de 2016. Ahora, casi un siglo después, podremos ser testigos de un hecho histórico, y al fin podremos ver con nuestros propios ojos aquellas antiguas fotografías en blanco y negro, ahora a color, en las que la titular porta la corona que, por circunstancias del destino, no se quedó formando parte de su ajuar.

XXXVI aniversario de su Coronación Canónica Pontificia de la Esperanza de Triana

Fotos: Mariano Ruesga Osuna..










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.