Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Pascua
  • viernes, 19 de abril de 2024
  • faltan 359 días para el Domingo de Ramos

Soy intrascendente. Antonio Sánchez Carrasco


En un mundo que se agita entre guerras y pandemias. En una Sociedad como la española que recupera a marchas forzadas la confrontación de otras épocas oscuras.  El paro, la inflación, Soros, Musk, el club Bilderberg, las multinacionales que nos dirigen a consumir más azúcar, para tenernos obesos y con la sangre en las arterias  como los nazarenos de la Hiniesta por la Plaza del Pan en el video de aquel año, los sobornos de Qatar, Rusia cerrando grifos, el Norcoreano de onomatopéyico nombre probando juguetitos..., y sí, yo pensando que ayer fue el día de la Esperanza y que ya hacía demasiado que no la fotografiaba tan cerca.

Y yo pensando en que empieza el año y que ya mismo nace el Cautivo, aunque se sacrifique por nosotros en unos meses. Debe de ser que yo leía a Mortadelo y los coleccionables del Correo mientras otros volcaban su tiempo en Proust y en Whitman. Debe de ser que yo soy intrascendente y como ser que no trascenderá me quedo en lo liviano, en aquello que se compone de cosas simples. O quizás sea que haya llegado a esa madurez en la que se entiende que lo cercano y lo simple es lo que está guardado para los que somos clase de tropa. Y aún lamentando mucho las personas que mueren en el mundo en Ucrania, en Gaza y desgraciadamente en miles de sitios, me sigue interesando la Semana Santa y sus horarios, sus estrenos, sus restauraciones, y no, no es pan y circo, estoy al tanto de todo lo que ocurre en el mundo pero a diferencia de lo que te transmiten desde los que mandan no está en nuestra mano parar la mayoría de los problemas que agobian al mundo. Y por  eso al menos intentas tener Fe en aquel Nazareno que hace más de 2000 años fue más transgresor con su ideas que muchos revolucionarios de hace menos de 100 años y en su Madre la que con una belleza atronadora en cualquiera de los barrios de Sevilla ha descendido del cielo tallado de sus retablos para decirnos que estemos expectantes, que sintamos la cercanía del que nacerá para salvarnos y dará la vida por nuestra salvación.

Que nunca perdamos la Esperanza como ese sueño etéreo de algo bueno en el horizonte, ese momento en el que piensas en que la vida te irá algo mejor si coges la mano que te extiende Nuestro Padre Jesús el de la Costanilla. Y si no pensáis como yo, siempre podéis pensar que soy un ser intrascendente que tiene pensamientos a la altura de su ser, eso sí, dejadme en paz que he estado donde la Esperanza se muestra a diario y no necesito que me convenzáis de nada. Condió.

Gracias a la Hermandad de la Macarena por dejarme fotografiar a la Esperanza.

#LosLunesAlSol

Foto: Antonio Sánchez Carrasco.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.