Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • martes, 21 de mayo de 2024
  • faltan 327 días para el Domingo de Ramos

Finaliza una Feria sin incidentes y con grandes beneficios económicos. Antonio Chamorro. Diario de Sevilla


Los fuegos artificiales de la noche pusieron el punto final a una de las ferias más tranquilas que se recuerdan en los últimos años. Prácticamente, la incidencia más notable fue el chaparrón que cayó a última hora de la tarde del miércoles y que obligó a colocar por tercera vez los farolillos conmemorativos del centenario del Real Betis. Un hecho inaudito, por otro lado. El Ayuntamiento de Sevilla ha insistido en los dos últimos días en esta "normalidad" como el principal rasgo de la fiesta que se despidió por la noche, aunque ayer fue más allá y atribuyó esta circunstancia a "la tendencia, impulsada por el Ayuntamiento, de celebrar la Feria de día, más que la noche, y eso se nota también en la bajada de los incidentes".

Las estadísticas hablan de menos detenidos que en años anteriores -68 en total entre la Policía Local, la Nacional y la Guardia Civil-, y de menos denuncias -71 ante la Policía Nacional-, y advierten que en estos días se realizaron más de 2.000 identificaciones, además de destacar la importante labor de los efectivos de Cruz Roja. El propio concejal de Fiestas Mayores, Gonzalo Crespo, explicó que este año se ha puesto un dispositivo especial para enfrentarse a la temida botellona, aunque ya exista una ley que debe controlarla. Entre este dispositivo especial y otras medidas como la instalación de cámaras en algunas calles del recinto ferial, "hasta la Policía Nacional nos confirmó que ésta ha sido una de las Ferias más tranquilas que se recuerdan", recordó el director de área de Fiestas Mayores, Carlos García Lara.

En este descenso de las incidencias en los partes de los que cada día informaba el concejal tiene mucho que ver también la clara reducción que se ha registrado en el número de visitantes nocturnos, los más problemáticos, especialmente durante el fin de semana. La de 2007 ha sido la Feria de los días laborables, de lunes a viernes, como bien certifica el balance de utilización de los servicios públicos, que el viernes batió algunos récords históricos como la utilización del parking del Charco de la Pava por casi 19.000 vehículos en un mismo día. Prácticamente, cualquier feriante cuestionado por los días con mayor número de visitantes en esta semana habla del martes o del miércoles. Incluso del domingo de preferia, cuando la mayoría de las casetas todavía estaban cerradas.

También ha sido la Feria de día, en lugar de la noche, "a lo que ha contribuido las medidas que llevan años implantadas como el apagado de las luces o el cierre de las casetas de distrito a una hora más temprana", explica el director de área. Esta tendencia de abandonar las horas nocturnas para disfrutar de la Feria durante el día se refleja también en las arcas de los feriantes, especialmente cuando las condiciones meteorológicas son similares a las de esta semana. De hecho, el Ayuntamiento asegura que "hemos realizado un pequeño sondeo entre algunas casetas y todas han confirmado que éste ha sido uno de los mejores años que se recuerdan". Similar balance hacen los feriantes de la Calle del Infierno, que destacan el contraste que se ha vivido en este 2007 entre los primeros días de fiesta, especialmente masivos, y los días del fin de semana.

La gente usa más los servicios públicos, pero la Feria de 2007 se despide con la sensación de menos público por las calles. Otro botón, los coches de caballo. El Ayuntamiento dice que cada día han acudido una media de 570 coches al paseo de caballos, una cifra muy similar a la de años anteriores, pero muy alejada del máximo de 700 por día que impuso en el año 2005. Quizá por ello, también es más fácil su control. Sólo una matrícula retirada durante la semana y apenas tres apercibimientos.

www.diariodesevilla.com










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.