Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • martes, 16 de octubre de 2018
  • faltan 180 días para el Domingo de Ramos

El Calvario en la Madrugada. José Luis Garrido Bustamante


No sé de dónde ha salido eso de que dos hermandades de la Madrugada   se han erigido en protectoras del Calvario. No me molesta el comentario porque es reflejo de las buenas relaciones que mantiene mi hermandad con estas y con las restantes. Pero no corresponde con certeza a la realidad que así sería si el Calvario necesitase protección, circunstancia que afortunadamente no se da.

El arreglo ha quedado cogido con alfileres. El hermano mayor del Gran Poder, cofradía que ha recuperado uno de sus más queridos itinerarios, puede sentirse triunfador. Y sus hermanos de corporación, orgullosos de su postura y su estrategia. Por el contrario, el regidor máximo de la Esperanza de Triana debe estar un tanto desazonado y, por demás, preocupado e inquieto oteando un cercano ciclo de elecciones al que le puede resultar peligroso presentarse con el lastre de unos acuerdos incómodos.

La Madrugada tiene fronteras insalvables y delicadas líneas rojas y puede resultar arriesgado  meter las manos en su estructura. El incansable historiador cofrade Hilario Arenas escribió que no es tan antigua como algunos creen y que las corporaciones que se entienden más veteranas en ella, el Silencio, el Gran Poder y la Macarena todavía en la nómina de 1806 tenían fijadas sus salidas procesionales al alba… y la Esperanza de Triana tras su salida en Triana el Jueves Santo en 1797, entró en un periodo de languidecimiento y no volvió a procesionar hasta 1889.

Dos años antes de esta fecha, el 14 de marzo de 1887, el Calvario había decidido en Cabildo salir de Madrugada. Decisión que recoge en sus Reglas de 1899 aprobadas, tras el informe favorable del Notario Mayor, por el Provisor y Vicario General el 22 de marzo de ese año por lo que el orden de las cofradías que hicieron estación de penitencia a la Catedral aquella Semana Santa quedó establecido de la forma siguiente: Silencio, Gran Poder, Macarena, Calvario, Gitanos y Esperanza de Triana (Original en poder de los herederos de don Eduardo Ybarra Hidalgo).

Luego, de forma definitiva, el orden actual de la Madrugada se configuró en la Semana Santa de 1900. La situación creada por la resolución de 1899 favorable a la precedencia del Calvario se consolidó finalmente por decreto en 1914 y fue ratificada por nueva sentencia en 1971.

Tomo estos datos de la importante obra “La Hermandad de los mulatos de Sevilla”, original de mi hermano calvarista Ignacio Camacho Martínez con prólogo del profesor Domínguez Ortiz,  premio de investigación Ciudad de Sevilla, cuya lectura considero esencial y obligada para tratar con seriedad y rigor estos temas.

Foto: Javier Montiel










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.