Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • domingo, 21 de octubre de 2018
  • faltan 175 días para el Domingo de Ramos

El Cristo de las Cinco Llagas presidió el Vía Crucis del Consejo de las Cofradías (AMPLIADO)


Daniel García Acevedo. Otro nuevo primer lunes de Cuaresma, se celebró el Vía Crucis que organiza el Consejo General de Hermandades y Cofradías en la Catedral. Este año lo presidió el Stmo. Cristo de las Cinco Llagas, titular de la hermandad de la Trinidad, realizado por Luis Álvarez Duarte, en el año 2002.

Por este motivo, la corporación del Sábado Santo ha suspendido el Vía Crucis anual con la talla de Duarte que tiene por reglas todos los Miércoles de Ceniza.

A las 17,30 horas se abrieron las puertas de la Basílica de la Trinidad para comenzar el traslado hasta la Santa Iglesia Catedral. Anteriormente se había celebrado una eucaristía.

Desde el principio hubo mucha gente en la calle, que se fue incrementando conforme se acercaban al centro histórico de la ciudad y por las estrecheces de varias de las calles del recorrido.

A la salida, los primeros en portar al Señor fueron los miembros del Consejo de Cofradías y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas. A la entrada a la Catedral, igualmente, los dos últimos relevos estuvieron a cargo de la corporación municipal y la de la calle San Gregorio.

Las monjas del Beaterio de la Stma. Trinidad le cantaron al paso por este punto del recorrido, antes de enfilar la calle Santa Lucia.

Hasta 38 hermandades de penitencia y glorias portaron las andas del Stmo. Cristo y varias instituciones, como por ejemplo el cuerpo de la Policía Local, el Círculo Mercantil o las bandas que acompañan a la hermandad en su estación de penitencia el Sábado Santo. Las andas estuvieron a los mandos de Carlos Villanueva y sus auxiliares, que se estrenaba en esta hermandad.

Unos 350 hermanos acompañaron en el cortejo, divididos en tres tramos, abriendo la Cruz de Guía y separando los tramos, el Guión del V Centenario, el Guión Sacramental y el Estandarte.

El acompañamiento musical durante el recorrido estuvo a cargo de la Escolanía María Auxiliadora, con sus voces angelicales, dirigida por Óscar Manuel Paredes Grau, el coro de cámara Capella da Victoria y la capilla musical María Auxiliadora, compuesta por flauta, oboe y dos fagot. Ya en el interior de la Catedral, el acompañamiento musical estuvo a cargo de los Ministriles Hispalensis.

22 relevos a la ida y 20 relevos a la vuelta se realizaron, para que la mayor cantidad de personas pudieran llevar al Cristo de las Cinco Llagas, en unas andas en las que caben 20 portadores a la vez.

Las Cruces de Guía que acompañaron las 14 estaciones fueron las de las hermandades de la Milagrosa, Divino Perdón de Alcosa, Jesús Despojado, San Roque, San Gonzalo, Museo, Candelaria, Siete Palabras, Sed, Quinta Angustia, Valle, Calvario, Esperanza de Triana y Carretería.

Las lecturas de las estaciones estuvieron a cargo de las hermandades de la Milagrosa, Padre Pío, Estrella, Hiniesta, Santa Marta, Aguas, San Benito, Dulce Nombre, Buen Fin, Sagrada Lanzada, Pasión, Gran Poder, Carretería y la propia Trinidad.

El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina presidió el rezo del Vía Crucis, situandose tras la imagen del Cristo de las Cinco Llagas, junto con el hermano mayor, presidente del consejo de cofradías y delegado de hermandades, Marcelino Manzano. Al término de las estaciones, D. Juan José, ofreció su reflexión cuaresmal de este Vía Crucis de la Misericordia.

 

Fotos: Francisco Santiago / Juan Alberto García Acevedo  / Mariano Ruesga Osuna.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.