Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Adviento
  • sábado, 05 de diciembre de 2020
  • faltan 113 días para el Domingo de Ramos

«La Caseta Cofradiera 2º Parte» Biotipos o Antropotipos Cofrades


Mariano López Montes. A dos días de haber terminado ya todo, me dispongo a componer una segunda parte de esta partitura de difícil culminación, ya que la diversidad y riqueza de Antropotipos es tan extensa y pasa como en las nuevas y numerosas marchas procesionales, que se basan todas ellas en una estructura muy parecida, pues todos pertenecen o están relacionados con el mundo cofrade, pero cada uno presenta alguna de sus partes como si se trataran de nuevas marchas cofradieras, “un fuerte de bajos”, otros funcionan como “tríos” y otros como si fueran “la introducción”.

Cada cofrade tenemos nuestra propia partitura con la que se construye las notas de nuestra personalidad, por eso los hay muy alegres, fúnebres, tristes, místicos, acompasados, rítmicos, muy buenas y otras menos apetecibles para el oído.

Aunque el consabido refrán siempre dice que “segundas partes nunca fueron buenas”, vamos a intentar, al escribir por mi parte y leer por la vuestra, como dice el otro, de “hacer de tripas corazón” y esbozar por lo menos una sonrisa, como hacemos muchas veces en estas casetas cofradieras; en aquellos momentos de paz y remanso, que a veces también existen, cuando estamos tranquilamente degustando la nada diseñosa gastronomía ferial, y en un momento llega aquella mocita con su grupo de amigotes y pegando un palmotazo y con cara descarada y cierto desaire, dice en voz alta: ¡¡Vamos Juanlu márcate una sevillanitas, cojones, ojú, ozú y olé (como aquella artista máxima de la Canción Española, protagonizada por Lolita Sevilla en la película de Berlanga, Bienvenido Míster Marshall. 1953)) que parece esto un entierro de tercera, que gente más sosa tiene esta hermandad, si no fuera….. !!.

La verdad es que lo que cambia es la paz, por un nuevo estado de beligerancia, y eso que la chica y sus amigos o algunos de ellos están haciendo un Master y han sido Erasmus en Viena o Bolonia, pero ese es otro milagro que tiene la Feria, devolvernos a ese primitivismo cortijero y algo catetoide, como forma de expresión lingüística.

Existe un cofrade Ferial que yo denominaría “Ferio-Místico” que no desaprovecha la ocasión, y guiado por las palabras de la Santa de Ávila, acude al ferial, a la caseta de su hermandad y a otras de otros amigos y cofrades conocidos, con la frase escrita en su mente de “También entre los pucheros anda El Señor” (Fundaciones 5,8) y aprovecha cualquier ocasión para seguir haciendo proselitismo de evangelización, como cruzada personal que lleva tan a gala, y aprovechando la afluencia de “tibios” o poco practicantes enfatiza en los cursos y cursillos que va a organizar, pues la verdad como te dice reiteradamente, “estamos perdiendo el rumbo”.

Existe una subclase de este Místico ferial, que podríamos denominar “Proselitismo Ferial”, que son aquellos que tienen una cruzada menos divina y si más terrenal y a veces crematística para adscribir a amigos, sobre todo si están bien posicionados en lo social, político o monetario y a aquellos indecisos que no se atreven a inscribirse en la nomina de hermanos, bien por falta de tradición o por no haber nacido y vivido en Sevilla. Imparte un curso acelerado e intensivo sobre el valor artístico y devocional de las Imágenes, plantea y defiende el ambiente de cordialidad y amistad que reina en la corporación, presenta a diestro y siniestro bajo el influjo ferial a otros miembros de la cofradía y si tienen cargo y alto, mejor que mejor, para que el posible aspirante lo vea todo con ese color de rosa que antiguamente se relacionaba a los que siempre tuvieron raras o invertidas maneras.

La verdad es que como dice el refrán: “en todos sitios cuecen habas” y aquí el libro de Semana Santa “Teoría y Realidad” de Antonio Núñez de Herrera del año 1934, pese a los años pasados tiene mucho que decir en la actualidad, porque desde siempre “no es oro todo lo que reluce”.

Si el personaje que se quiere captar pone como excusa que ya pertenece a otras cofradías, su captor le responde incisivamente ¡Hombre pero esta es mejor, tu mira y esta no se puede comparar con nada! Bueno otra copita y una tortilla y unos pimientos fritos para que veas las cosas más clara. Si el individuo a reclutar como en aquella antigua Mili de nuestros recuerdos, es de fuera o no es suficientemente cofrade, su captor que es Master estos días y otros en el oficio de captar, le dice con cara sonriente, bueno pues por lo menos el niño/a, tu sabes lo guapo y gracioso que va estar vestido de monaguillo si es de cofradía de las serias como se presume, o con su varita dando caramelos y estampitas con su capa al viento y por las calles del barrio.

Además y después de otras varias copitas el captor proselitista le dice más sonriente aún, sobre todo si la criatura está presente ¡! Niño para ser un buen sevillano tienes que pertenecer a una o más cofradías, gustarte a rabiar la feria y ser un fanático del Sevilla o del Betis según inclinación y apetencia. Total, al final, el hermano proselitista se saca del bolsillo de su chaqueta una solicitud de hermano, algo arrugada y posiblemente pringada en parte por el aceite de las fritangas feriales, y le dice ya en tono serio y solemne, bueno cuando la tengas rellena con los datos me la das, que además va a tener el honor, que no todos consiguen, que yo lo apadrine y presente como hermano.

Existe también esa Priostia Casetera muy acorde con el estilo de la Cofradía con bordados mantones de los antepasados, la plata quizás heredada también en forma bandejones, cuadros rocieros, o de antiguas escenas cofradieras con cierto pedigrí o el dorado de nuestros pasos nunca puede faltar en forma de grandes espejos con cornucopias.

Lo que nunca suele tener referente ferial es la cera, que es sustituida por los típicos farolillos con la bombilla dentro, de toda la vida. La floristería tampoco se prodiga mucho, en todo caso algunos ramitos o unos claveles sueltos adornando las Imágenes de los titulares en forma de foto o pintada que nunca debe faltar, y nunca falta en todas las casetas cofrades, aunque como de todo tiene que haber en la viña del Señor, existen ciertos hermanos de cuaternario pensamiento, que no les parece serio, y te contestan muy convencidos y algo dogmáticos en su expresión y contenido ¡¡....No me parece serio que la Virgen y El Cristo, esté ahí en medio de este jolgorio, donde la gente bebe y algunos se emborrachan, y hacen de todo, las parejitas con sus cosas, ya se sabe, y es que se ha perdido el respeto por todo, los tacos, los chistes mal sonantes y muchas cosas que me voy a callar por respeto a Ellos, que están ahí en medio de esta Sodoma y Gomorra Ferial. Si fuera por mí, aunque la gente me diga carca y facha, nuestras Sagradas Imágenes deberían estar donde tienen que estar en sus iglesias y capillas y el que quiera verlos o rezarles, ya sabe dónde tiene que ir …..!!, ¡Está claro!.

Hay casetas cofrades que tienen un propio ritual sacro-festivo informal y por supuesto no recogido ni en las Reglas, ni en las normas que rigen la cofradía, que consiste en la colocación y descuelgue de los cuadritos con los titulares de la hermandad que adopta diferentes formas de expresividad y generalmente no es extensivo al gran público, la liturgia puede ser una oración al comienzo, o bien un acto más jacarandoso y festivo que normalmente oficia un cofrade, normalmente no gestor de la junta de gobierno, por eso del que dirán, este cofrade normalmente de carácter y expresión también algo o muy jacarandosa es el que oficia el ceremonial de descolgar los cuadritos cuando se apaga el alumbrado y al ritmo de la música improvisada de los presentes con sus instrumento de llaves y al “son de Campanilleros” se dispone a la difícil entrada de la Virgen de esta procesión, que ha durado algo más de una semana y que tendrá su almacén generalmente en la Casa de Hermandad, en algún despacho de la misma. Después mas besos abrazos y deseos para el año que viene, sobre todo de Salud, que si falta ya sabemos lo que pasa, que todo se va al garete como este año 2020, recuerdos, evocaciones y alguna que otra lagrimita que provoca la emoción, y al final otras copitas por si la bodega no está lo suficientemente llena, una para el recuerdo, otra para despedirnos, otra por este aquel o aquella que este año nos falta y la última para el camino, sumo el total y al final me llevo cuatro.

Y al final como pasa con las cofradías nos falta espacio para sacar a la calle la cofradía completa, no sé si esta segunda parte os ha convencido, pero la cantidad de actores que componen esta función teatral en forma de comedia y nunca de tragedia, es muy extensa, aún quedan personajes por salir a escena con papeles relevantes, como aquellos “Inspectores de ambientes itinerantes” o aquellas “señoras en petitoria”, “señoras controladoras del estilismo”, o aquellos niños que el día de la salida procesional parecen angelitos del cielo y están danto la tabarra por demonizarse, para acudir a darse una vueltecita por esas calles del más estridente infierno que hay más allá de la supuesta gloria bendita, que existe en estas casetas.

Archivo de Mariano López Montes










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.