Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo de Pascua
  • sábado, 17 de abril de 2021
  • faltan 358 días para el Domingo de Ramos

Las parroquias también conviven con las matemáticas. Manuel Enríquez Becerra


Es imprescindible en la vida las matemáticas; las parroquias también, tienen que andar con los números para poder subsistir. 

Y es que todo el mundo vive pendiente de los números; que son las matemáticas, y tener suerte de poder hacer números, que es señal que hay dinero por medio. 

Las parroquias con más razón para poder mantener todo su patrimonio artístico; que vale un dinero el tenerlo mantenido, y eso contando de que no se derrumben sus Iglesias. Que les cuesta el dinero, mantenerlas abiertas. Y las ayudas que hacen con los más necesitados de la sociedad. 

Pues en la vida no podemos vivir, ni sostenernos sin dinero. Ya lo dijo: Jesucristo al hombre; “ganaras el pan con el sudor de tu frente”. 

Con el trabajo diario es cómo se gana el dinero para poder vivir. Y las parroquias, con toda su jerarquía mundial, tiene que cobrar unos honorarios por todo lo que acontece a su alrededor; para poder llevarla adelante. 

No tiene más remedio que cobrar, lo que las parroquias llaman estipendios, que son unas limosnas que los fieles dan por encargar una misa; por sus fieles difuntos, celebrar un bautizo, celebrar una boda; etcétera, etcétera. 

Le tiene que ser doloroso cobrar esos estipendios a una parroquia; pero para poder subsistir, todas las personas que hay al cargo por ejemplo: de una parroquia; el párroco, vicario parroquial, sacristán, limpiadora de la iglesia; e incluso los monaguillos, que suelen recibir un aguinaldo del cura párroco para que se conviden; tienen que cobrar estipendios. 

Las parroquias están obligadas, a dar un dinero mensual al arzobispado, ó obispado para ayudar al sustento de la jerarquía eclesiástica. Ya que en el Palacio Arzobispal también hay muchas personas trabajando; y a la vez los obispados y arzobispados enviar dinero a la Iglesia Romana, es decir: una cadena de estipendios por todos lados de las parroquias, que es matemáticas puras. Así como mantener el patrimonio de la parroquia. 

Las parroquias también tienen otros ingresos, como son: las llamadas cuotas parroquiales que consisten en que los feligreses aporten la cantidad que quieran; como ayuda a su parroquia, y se llama cuota parroquial, normalmente se hace todos los meses, también hay personas que lo hacen, trimestral, semestral, o anual. 

También suelen tener un archivero, que lleva todo el papeleo de la parroquia en cuestión cómo asentar en los libros; los bautizos, las bodas, los funerales, y todo lo que acontece alrededor de la parroquia, y también tiene su sueldo. 

También suelen gastar dinero en comprar la sagrada forma ó hostia; y el vino de consagración en las misas, que venden las monjas de conventos, especializadas en esa elaboración. 

Dentro de las mismas parroquias, hay otras matemáticas como son: las cuentas de las hermandades y cofradías; que estén afincadas en los templos, que también tienen bastantes gastos. 

Las hermandades y cofradías yo diría que más contabilidad; en mi opinión: tienen más gastos, cómo poner los pasos de Misterios y de Palios en las calles; con todo lo que eso acarrea económicamente. Así cómo una asignación económica a la parroquia, en la que tenga su sede canónica la hermandad. 

Empezaría a enumerar y no acabaría, desde la banda de música, que cuesta un dinero, hasta el que lleva el jarrillo de lata del agua, para dar agua a los costaleros, que también cobra. 

El regalo que le hacen a la Guardia Civil que escolta los pasos, que le dan un sobre con dinero, en agradecimiento por haber escoltado a las Imágenes, en el recorrido procesional. 

En la hermandad, cómo en las parroquias suele haber un cargo de tesorero que es el que se encarga de llevar las matemáticas de la hermandad. 

Los hermanos de cada hermandad suelen pagar una cuota al año, para ayudar a costear todo lo que vale poner una cofradía en la calle; nada más que en flores se gastan un dinero, e igual que en cera, para quemarla, y que de luz a la procesión. 

Yo diría que las parroquias tienen las matemáticas por castigo, el tener que cobrar estipendios, por todo lo que origina, y conlleva el tener un templo abierto al culto. 

Menos mal que los fieles también, dan limosnas por encender una lámpara de un lampadario; que está dándole luz a una Imagen, y que los feligreses, encienden una vela de vez en cuando, por una promesa, o rogativa que tienen con las Imágenes, y suelen dar un donativo.  

También suelen pasar los domingos y festivos por los bancos de las parroquias e iglesias; el cepillo para que los fieles den una limosna. Así con unas cosas y con otras van tirando las parroquias para adelante; Si no fuese con la ayuda de todos los feligreses no podrían, seguir adelante.

Manuel Enríquez Becerra. 

Fotos: Fco. Javier Montiel y Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.