Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • lunes, 28 de septiembre de 2020
  • faltan 181 días para el Domingo de Ramos

Opinión. Usted no es de aquí, ¿verdad? Bruno Marvizón


Hay un chiste en el que se cuenta las cosas no habituales que un forastero hacía mientras presenciaba una representación teatral en una ciudad de Estados Unidos. Cada dos por tres le preguntaban: "Usted no es de aquí, ¿verdad?" dándole a entender que daba el "cante" y el personal percibía que ese forastero no tenía conocimiento de lo que era habitual que se diera en aquella ciudad, lo tradicional.

Y sobre "cantes" que se están escuchando y tradiciones quiero exponer aquí mi opinión respecto a la tradición musical, lo estético y algunas tendencias que se vienen dando desde hace unos años en nuestra Semana Santa, en nuestras ferias y en la Romería del Rocío que, en esta última, por ahora sí se está respetando lo que es tradicional en cuanto a lo musical no dándose así en nuestra Semana Mayor y en las ferias.

Para empezar mis argumentaciones en las que me baso, consulto el diccionario de la Real Academia Española, busco la palabra "marcha" y en su decimo tercera acepción dice sobre "marcha musical" lo siguiente: "Pieza de música, de ritmo muy determinado, destinada a indicar el paso reglamentario de la tropa, o de un numeroso cortejo en ciertas solemnidades". Es evidente que las personas andamos y marchamos con ritmo binario, pues tenemos dos piernas, no tres. Y, siempre dentro de mi opinión, lo que hay que tocar detrás de los pasos para bien del andar -y de la integridad física- de los costaleros son ritmos binarios (el tradicional de una marcha procesional) pues en el momento que el compás es un tres por cuatro (musicalmente hablando) ya no es una marcha. Me imagino a más de un costalero debajo de la trabajadera preguntándole al compañero de carga "Illo, ¿qué pasa aquí?" mientras esos sufridos costaleros intentan coger el mismo racheo en su caminar. Y música con compás ternario se escuchó el Martes Santo tras el paso de Cristo de San Esteban en Sevilla.

Escuchamos un "maxmix" musical en la Plaza de la Campana durante la madrugada del Viernes Santo. Hasta una figuración rítmica de rumba se pudo oir (dos negras con puntillo y dos corcheas en un compás de cuatro por cuatro). Cuidado, mucho cuidado. Vuelvo a lo mismo porque un costalero, o bien anda marcando las cuatro partes del compás de cuatro por cuatro (lo normal en el andar de un palio, para que se me entienda) o bien apoyándose en las dos blancas de ese mismo compás cuaternario (explicación para que se visualice: ir de "costero a costero").

Insisto que todo esto que estoy comentando es una opinión personal y no una crítica pues luego el tiempo da o quita razones.

Innovar puede ser enriquecedor en la mayoría de las ocasiones pero perjudicial en otras en cuanto se pueden perder las formas y lo que tiene cabida en la tradición. Innovar no es sacar los pies del plato.

En las ferias vamos a peor. Mucho peor. Cada año que pasa escuchamos más música bacalao, techno y reggaeton apartándose de las tradicionales sevillanas (en el caso de la mayoría de las ferias del occidente andaluz) y de los distintos palos del flamenco.

Contaba José Luis López Fe (que en la paz de Dios estará descansado) que hace años quedó con unos amigos de Madrid en la Feria de Abril de Sevilla. A la hora de aparecer, lo hicieron vestidos de corto pero llevando al cuello una medalla de una hermandad rociera y calzando unos botos rocieros. Ni que decir tiene que cada uno va a la Feria como quiera, pero esto que contaba José Luis sobre estos amigos no es lo tradicional.

El caso contrario lo ví el año pasado en El Rocío tras la Misa Pontifical del domingo. Una señora vestía traje de faralaes color negro por encima de la rodilla y calzando zapato de tacón alto. No lo hice, pero me entraron ganas de irme para ella y preguntarle lo mismo que al forastero del comienzo de esto: "Usted no es de aquí, verdad?"

brunomarvizon@portalrociero.com

Nota: Arte Sacro no se hace responsable de la opinión vertida por sus colaboradores, en cualquier caso pueden ponerse directamente en contacto con ellos en los correos electrónicos que aparecen en las páginas.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.