Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Carmelo
  • martes, 17 de julio de 2018
  • faltan 271 días para el Domingo de Ramos

Enrique Henares. Ese gran desconocido (gracias a Dios). Francisco Santiago.


 Hacía tiempo que no me emocionaba con una crónica aparecida en un blog y miren por donde, la crónica es concretamente del minuto a minuto del "making off" (cómo se hizo) de la llamada del Consejo al futuro pregonero de la Semana Santa 2009.

La crónica tiene simpático hasta el nombre: "Pregonero de Sevilla (la crónica que no saldrá en ningún medio)" y la realiza Enrique Henares Núñez, colaborador de los periódicos del Grupo Casco Antiguo, bloguero y, para más "INRI", hijo del pregonero 2009.

En ella se relatan los minutos vividos en el domicilio particular de sus padres el día que Manolo Nieto le pasó telefónicamente con Adolfo Arenas para comunicarle la frase tan costaleril que ya casi seguro, ni esperaba escuchar de nuevo: "A esta es".

Yo, que ese mismo día contemplaba una procesión por las calles de Sevilla, recibo la llamada del nombramiento y me quedo con cara de sorpresa. De hecho puedo dar por certero que la sorpresa era la misma por ambos lados de la comunicación.

Rápidamente, debido a los vicios contraídos en el mundo de la información cofradiera, me pongo a hacer una encuesta entre los allí presentes y de todos los encuestados (acólitos, costaleros, miembros de glorias y penitenciales, músicos, incluso miembros de juntas y cofrades en general) sólo uno me confirmaba que sabía quien era Enrique Henares, "es amigo de mi padre y costalero", me aseguraba.

El resto de los encuestados me dijo con cara de extrañeza: ¿ese quien es?, con lo cual podría asegurar que, al menos hasta las 20:00 horas del 8 de noviembre, un 90 % de los cofrades habituales no reconocía el nombre de Enrique Henares y el 10 % restante, lo asimilaban casi exclusivamente al mundo del costal.

A pesar de esto, les voy a hacer un comentario que probablemente muchos de ustedes desconocerán y que me comentó el gran cofrade Manuel Picón. En 1982, la terna que se proponía para realizar el pregón de la Semana Santa de 1983, estuvo disputada por un solo nombre con distinto apellido. El nombre era Enrique y los apellidos Osborne, Henares y Barrero.

Este es el trio de candidatos que llegó a las votaciones finales para dar el pregón de 1983, año en el que José Sánchez Dubé, Presidente de la Institución por aquel entonces, dejaba su cargo en manos de José Carlos Campos Camacho.

Aquel año sonaron en el Lope de Vega las marchas Virgen de Regla y Amarguras como prólogo al pregón que ofreció el 20 de marzo de 1983 Enrique Osborne Isasi. ¿Qué les quiero decir con esto? Muy fácil, que 25 años después de aquella votación, Enrique Henarés dará el pregón de la Semana Santa de Sevilla. Con lo cual, aunque lo parezca, este hombre no es nuevo dentro del mundo de las cofradías.

Bienvenido al mundo real

Pero todo esto tiene una contrapartida. Ese personaje histórico desde este año y sólo reconocido por una amplia minoría; miembro fundador de cuadrillas de hermanos costaleros, secretario de Los Estudiantes, amante de la tauromaquia, pregonero, meditador y abogado laboralista, ahora ha entrado en la rueda de la fortuna cofradiera; esa que normalmente gira en sentido contrario a las agujas del reloj y que nos da cal y arena a partes nunca iguales.

¿Cuántos abrazos y felicitaciones habrá recibido ya Henares con ese recuerdo de color sepia al misterio de la Hermandad del Beso de Judas y un escalofriante sentimiento de tener una "hoja de metal" en la espalda? ¿Cuántas barras de bar habrán ya saboreado y conocido el pasado hasta hoy desconocido de este comunicador?

Enrique Henares se enfrenta a la crónica taurina de su propia vida, faena difícil de lidiar que tiene también sus momentos de "vino y rosas". Y ese momento de "ojana", llegará dos horas antes de la vuelta del Señor del Gran Poder a su templo, donde Enrique recibirá la primera aclamación popular como homenaje previo. Será en el Salón de Carteles de la Real Maestranza y ante los alumnos del Curso de Temas Sevillanos que dirige ese otro gran orador que es Antonio Bustos.

Yo les voy a ser honesto, en mis posibles planteamientos dentro de mi más acérrimo desconocimiento del mundo de los pregones, jamás apareció su nombre y sí el de Barbeito en primera instancia, seguido de otros muchos que esperan ese regalo que hace Sevilla a muy pocos elegidos.

Ya hay quien ha vaticinado con nombre de dulce cuaresmal (y no me refiero a la torrija) el pregón de 2009 y yo, que hasta el día 8 de noviembre no tuve claro quien era Enrique Henares, necesito estar al lado de él, darle ánimos y fuerzas desde este otro lado virtual de la realidad.

Porque todos sabemos lo que cuesta (sobre todo en lo íntimo y personal) ser parte conocida y reconocida del submundo que habita más abajo de las trabajaderas de la vida del cofrade sevillano, donde no se permite bajo ningún concepto sobresalir por tu trabajo o forma de expresarte con libertad. 

Bienvenido al atril de los anónimos, de los foros internautas, de los seudónimos, antónimos y sinónimos, de las tertulias protocofrades... Porque a partir de ahora, tendrá que enfrentarse a esos otros desconocidos, nazarenos que tienen su propia procesión no religiosa en internet o en los bares. Y, de seguro, ya algún consejero le habrá dejado caer su particular homónimo, porque aunque pronunciado suena igual, a la hora de escribir no es lo mismo "Yo te he votado" (relativo a votación), que "Yo te he botado" (relativo a echar fuera).

Por todo esto y sin conocerlo personalmente, me atrevo a recomendarle que disfrute y recuerde estos momentos que aún le quedan de ser, como versa el titular, "ese gran desconocido (gracias a Dios)", porque a partir de este mes ha entrado a formar parte del "Hall of Fame" de las cofradías y, por consiguiente, a estar en boca de todos...

Foto: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.