Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • lunes, 26 de octubre de 2020
  • faltan 153 días para el Domingo de Ramos

La Encrucijada del Sol. José Carlos Cutiño Riaño.


 En el mejor sitio, en el peor momento... Este podría ser el lema de la Hermandad del Sol, que viene padeciendo el histórico estigma de encontrar obstáculos imprevisibles e insalvables cuando ya divisa la Tierra Prometida. Ya le ocurrió cuando su traslado desde Los Remedios al Plantinar, en medio de un conflicto en el que era una mera convidada de piedra, o cuando tuvo la oportunidad de visitar al Arzobispo de Sevilla, para trasladarle sus incertidumbres, el mismo día en que éste recibía con disgusto la noticia del recurso a Roma del Gran Poder contra las Normas Diocesanas.

Vuelve a ocurrir... Cuando todo son expectativas y parabienes para su próxima inclusión en la nómina del Sábado Santo, cuando está siendo reconocida por su dinámica e ingente actividad cultual, cultural y social, cuando se valora la frescura estética e iconográfica que aporta a la Semana Santa Sevillana, cuando su arraigo en el barrio se hace patente y obtiene la cesión de unos terrenos para levantar su Capilla-Casa Hermandad y prescindir de la precaria carpa, cuando su economía se sanea y garantiza los recursos necesarios para tirar adelante con el proyecto... Cuando todo parece estar de cara, las entidades financieras, acuciadas por la crisis más profunda de su historia (causada por sus propios errores), cierran el grifo al crédito y a toda posibilidad de obtener la financiación necesaria para hacer realidad un sueño por el que pasa el camino de esa ansiada incorporación a la nómina.

Una tras otra, diversas entidades bancarias y cajas de ahorro han cerrado sus puertas a la posibilidad de conceder el necesario préstamo hipotecario con diferentes subterfugios (precariedad de las garantías al ser el terreno una cesión administrativa, inoportunidad del momento para abrir el grifo a Hermandades cuyo patrimonio es sentimentalmente inembargable, falta de liquidez para el crédito,...). No ha habido banco ni caja que respalde el proyecto, que se torna más lejano por días... y amenaza difuminarse, no sólo de forma coyuntural, sino de forma definitiva, dado el cambio de las condiciones del mercado financiero, la imprevisible duración de la coyuntura económica y la propia caducidad del plazo ofrecido por el Ayuntamiento para obrar la parcela.

Ante estas perspectivas, la Hermandad tiene que asumir que su permanencia provisional en los salones parroquiales y la ubicación de sus titulares a los pies de la Parroquia de San Diego de Alcalá, puede eternizarse (si nuestro párroco y Director Espiritual lo permite), lo cual, pese a no ser un escenario idóneo, reviste la suficiente dignidad como para no dramatizar en exceso. El problema se produce cuando en cumplimiento de sus Reglas tiene que efectuar su anual Estación de penitencia y se encuentra con que no tiene, ni va a tener en el Plantinar, una puerta por la que salir, toda vez que la Capilla propia se torna una quimera y simultáneamente se desestima la opción de abrir una puerta lateral en el Templo Parroquial –no pregunten porqué, pero el titular de la Parroquia tiene que velar por el interés de toda la feligresía, acatándolo la Hermandad con obediencia, respeto y sin discusión-, templo que como todos sus coetáneos, parecen pensados para que no salgan cofradías  dada las dimensiones de su puerta.

La precaria y provisional solución de la carpa arrostra riesgos para personas, imágenes y enseres que no se pueden mantener indefinidamente, amén de no considerarse adecuada por el establishment cofrade sevillano para que una cofradía zarpe dignamente hacia la Santa y Metropolitana Catedral (habría que discutir ese concepto de dignidad pero es lo que hay), lo que coarta aparentemente cualquier posibilidad de crecimiento y de mejores expectativas.

Dicho todo esto: ¿Hay alguna solución posible para la Hermandad en la Parroquia de San Diego de Alcalá y su feligresía del Plantinar?, ¿podrá aspirar la Hermandad a entrar en nómina del Sábado Santo en estas circunstancias?... ¿O tiene que asumir que su convencida apuesta por estar en su feligresía y su Parroquia le impide y le impedirá alcanzar esas aspiraciones?. ¿No resulta extremadamente triste que las medidas de una puerta o el hecho de no sacar sus pasos de un templo (su cortejo sí lo hace) sean más determinantes para la consideración que merece esta Hermandad que su labor apostolar, cultual, cultural, social,...?.... En definitiva, y llegando a este punto ¿alguien está dispuesto a afirmar que tendría el Sol que abandonar una sede canónica en la que está plenamente asentada e integrada para poder cumplir su legítima aspiración de hacer su Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral de Sevilla?...

El reto está echado, y las cartas marcadas. Los mecenas son para otros, y las entidades financieras sólo parecen disponer de dinero para el que ya lo tiene (paradójico ¿no?). La experiencia nos dice que los milagros para esta Hermandad sólo son fruto del esfuerzo y el sacrificio, y en este caso el ingente trabajo no ha dado los resultados que ese esfuerzo se merecía, así que no son de esperar, ni siquiera en Navidad.

El Sol está en la encrucijada de decidir qué quiere ser de mayor y cómo puede serlo... Que el Espíritu Santo, el Santo Varón de Dolores y María Madre del Sol nos iluminen e iluminen a quienes tengan que tomar decisiones, pues en sus manos nos ponemos los novecientos hermanos de esta floreciente realidad que es mi Hermandad del Plantinar... siempre en el mejor sitio... y en el peor momento.

José Carlos Cutiño Riaño
Hermano del Sol

Nota: El autor de estas líneas asume la exclusiva y directa responsabilidad sobre este artículo, motivado por las valoraciones que sobre las expectativas de la Hermandad del Sol se vienen haciendo en éste y otros medios de comunicación cofrade. La opiniones y consideraciones expresadas sólo son expresión de su pensamiento y reflexiones personales.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.