Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en el mes del Rosario
  • sábado, 19 de octubre de 2019
  • faltan 169 días para el Domingo de Ramos

Vía Crucis de la Cruz del Campo. El Templete


Daniel García Acevedo. Parece ser que el templete fue erigido en 1380, aunque hay otros que lo sitúan en 1482 por el primer corregidor de Sevilla D. Diego de Merlo según pone en el interior de la cúpula del monumento, aunque parece que se refiere a una profunda reforma que tuvo en ese año.

El templete estaba situado en un lugar de gran importancia para el suministro de aguas potables y productos hortícolas de la ciudad. El viajero que llegaba a Sevilla de Madrid o Málaga era el primer monumento que comtemplaba.

El grabado mas antiguo que se conserva de los alrededores de la Cruz del Campo no esta firmado y data de principios del XIX. En ella aparece el templete con los primitivos zunchos de hierro.

En un óleo de 1830 de Valeriano Bécquer que se encuentra en el museo de San Telmo de San Sebastián refleja el templete con extrema delicadeza, suprime los zunchos y le coloca la vieja higuera silvestre que siempre crece entre las almenas y las bovedas.

La fabrica Cruzcampo conserva en su salón de exposiciones cuatro lienzos sobre óleos de aquellos alrededores. En cuanto al templete se repiten en estos cuadros las tirantas de hierro y en dos de ellos le suprimen de su coronamiento las silvestres higueras, que tanto le afeaban.

En el año 1960 la Pía Unión le pide al Ayuntamiento de Sevilla que no permitiese la construcción de bloques de pisos en las proximidades del templete, para facilitar el acceso de los fieles al mismo y para mayor lucimiento de una de las entradas más importantes de la ciudad. En el proyecto que utilizó el dibujante Fernando García Tous se presentaba el humilladero desprovisto de las tirantas que tanto le afeaba. Para contrarrestar el empuje de sus arcos góticos serían ampliados sus contrafuertes.

En torno al monumento se construiría un estanque circular rodeado de surtidores, plantas y flores. Como consecuencia de esta reforma el templete no quedaría arrinconado como hoy esta y por el contrario construiría el eje central de una gran plaza.

La idea no tuvo el apoyo de las autoridades municipales. Solo el arquitecto Rafael Arévalo, concejal de urbanismo a titulo personal realizó un retranqueo de fachada en el proyecto que hizo para construir un bloque de pisos con destino a la Obra Sindical, a pocos metros del humilladero. Con ello se consiguió que no quedase oculto el monumento por el costado este.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

Bibliografía: Parte de estos datos aparecidos en esta sección del Vía Crucis de la Cruz del Campo ha sido sacada del libro Vía Crucis a la Cruz del Campo de D. Joaquín González Moreno, Editorial Castillejo.

 

Fotos: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.