Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Tiempo Ordinario
  • martes, 21 de mayo de 2024
  • faltan 327 días para el Domingo de Ramos

Nuevo sobretecho de palio para María Stma. del Buen Fin


Arte Sacro. El pasado viernes, tras el triduo que la hermandad de la Sagrada Lanzada ha celebrado en honor a María Santísima del Buen Fin, se ha presentado el nuevo sobretecho de palio, obra de Ramón León Losquiño. Ha sido donado por un hermano insigne, que viene a engrandecer aún más si cabe una obra singular, como es el palio gótico de María Santísima del Buen Fin.

El mismo se ha diseñado en el estilo característico que la hermandad posee en todos sus enseres tanto de culto como procesionales, basados todos en el gótico flamígero que el autor del paso de cristo y virgen, Jiménez Espinosa, plasmó en ellos.

Es el altar mayor de la catedral el que sirvió a este gran artista como inspiración de sus diseños para los citados pasos procesionales. Tanto los doseles de las numerosas capillas que inundan el retablo como sus columnas y sobre todo la gran viga de imaginería que actualmente lo remata.

Es de estas referencias de las que se ha valido el artista para todo lo que hasta la fecha se ha diseñado y realizado para la hermandad, como fué la corona y el puñal de la Virgen, los faroles del palio, las esquinas, las potencias, los casquillos e inri del cristo y las numerosas insignias.

Para que todo guarde armonía y no se pierda la idea de conjunto que la hermandad ya posee se tomó el mismo camino de diseño para este sobre techo que se ha presentado.

En él, como pieza emblemática para su diseño, se ha incorporado la cruz atravesada por la lanza que es símbolo de la hermandad, rodeado por una cenefa inspirada en la del gran rosetón de la catedral de Sevilla que se sitúa sobre la puerta de San Cristóbal (o del Príncipe), en el brazo sur del crucero. Su decoración se alarga tanto superior como inferiormente para cubrir el espacio rectangular del techo.

Esta se sitúa en el centro del techo y en sus márgenes se desarrolla otra cenefa que bebe de los referentes mencionados al comienzo creando un perfil hacia el interior de entrantes y salientes mientras nacen sus tallos del margen exterior.

Para finalizar se ha intentado usar, para esta pieza que simula un bordado, elementos que no sean tan arquitectónicos como los que el resto del palio ya lleva en su parte estructural (pináculos, arbotantes, doseles, etc.) para diferenciar así elementos más arquitectónicos como varales, respiraderos, peana de los que son más decorativos como esta pieza o un futuro manto de la Virgen que necesitan de un lenguaje más delicado. Aún hay referentes de bordados góticos donde no suelen aparecer elementos arquitectónicos siendo su decoración más geométrica o mediante representaciones figurativas.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.