Arte Sacro
  • Noticias de Sevilla en Corpus Christi
  • jueves, 30 de mayo de 2024
  • faltan 318 días para el Domingo de Ramos

El ostensorio de San Bartolomé y el Niño Jesús del Sagrario ilustran el Cartel del Junio Eucarístico 2023


Arte Sacro. El Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla ha presentado este viernes el cartel anunciador del Junio Eucarístico 2023, obra del artista Juan Antonio Aguilar. En un acto, celebrado en la capilla de Santa María de Jesús del Consejo de Hermandades, se ha dado a conocer esta realista pintura que recoge como elementos protagonistas el Ostensorio de la Hermandad Sacramental de San Bartolomé, así como el Niño Jesús de la Hermandad Sacramental del Sagrario.

Con esta pintura se ha querido poner en valor el importantísimo y valioso patrimonio artístico (y en algunas ocasiones desconocido) que custodian las hermandades sacramentales, resaltando la importancia de las artes en el aspecto sagrado, y de una correcta ornamentación en el culto, al mismo tiempo que el ennoblecimiento que éstas reciben cuando se tributan a Dios y a la religión.

Esta obra está compuesta por tres elementos dispuestos en tres planos superpuestos entre los que destacan dos principales, y uno secundario como fondo. Esta diferenciación de planos corresponde a los criterios de protagonismo de los mismos que forman la escena, tratándose de una composición recreada entre luces y sombras sobre un fondo de luz degradada que resalta la escena.

Los diferentes planos compositivos están dispuestos de forma jerárquica, representando la importancia de los elementos según el plano ocupado entre los mismos. La obra se representa en un formato de 116 centímetros de alto por 54 centímetros de ancho, y está organizada en una estructura formal con línea imaginaria vertical, con un eje central que la divide en dos partes.

Gira en torno al esplendoroso Ostensorio de la Hermandad Sacramental de San Bartolomé que, iluminado con luz focal, es presentado en primer plano, en el momento de la bendición, ya que se representa elevado y envuelta la parte inferior por un velo humeral o paño de hombros de seda blanca con bordados en plata y oro con pedrería, que recrean espigas y uvas, elementos eucarísticos. El viril, muy rico de esmeraldas y diamantes, con la Sagrada Forma donde se puede reconocer el anagrama «JHS» ‒abreviación latina de la frase “Iesus Hominum Salvator”, traducida al español como Jesús salvador de los hombres‒, cuyo diseño corresponde al del anagrama de la Hermandad del Nazareno de La Roda de Andalucía. El Niño Jesús de la parroquia del Sagrario, obra de Martínez Montañés, aparece detrás del Ostensorio en segundo plano como icono y referente iconográfico barroco, utilizando la imagen que interroga al espectador y lo hace partícipe de la escena con llamadas a su sensibilidad y naturaleza piadosa.

Se encuentra ataviado con la túnica de terciopelo rojo, símbolo eucarístico, ricamente bordada en oro. En el fondo se recrea una casulla sacerdotal bordada con motivos florales en sedas de colores, que crea el efecto óptico de tapiz. En esta obra están representados el patrimonio pictórico, escultórico, textil, bordado, orfebrería, joyería, etc.

La técnica utilizada se ajusta igualmente a las características más comunes e identitarias en la obra de Juan Antonio Aguilar. Se trata de una pintura realizada en óleo en soporte de tela de lino belga previamente preparado utilizando el estucado.

La factura pictórica con la diferencia de trazado en la pincelada, aunque siempre limpia, contrasta notablemente los diferentes planos de la pintura. El primer y segundo plano ocupado por el Ostensorio y el Niño Jesús, se trata de una representación realista, fiel a los rasgos estéticos y estilísticos de las piezas, de pinceladas finas y de recorrido corto, muy detallistas, de un alto grado de realismo, y de tonalidades más intensas y saturadas. En cambio, en el fondo, predomina una pincelada más suelta y más idealizada, con tonalidades de menor contraste, siendo igualmente figurativos aunque en menor grado que la imagen del Niño Jesús y del Ostensorio.

En la parte superior, en dos alturas, y guardando relación con el resto de la composición aparece «Junio Eucarístico» y «Sevilla 2023».

Constatada la evidente recepción de experiencias artísticas entre Juan Antonio Aguilar y las obras del barroco que más admira, fiel a su estilo, vuelve a ofrecernos una obra realista fruto de la búsqueda incesante de la belleza, en la que el mensaje principal es directo, limpio de elementos que puedan distorsionarlo, convirtiéndose éste en uno de los asuntos pictóricos que más ha contribuido en la creación de su estilo. Por ello no puede pasarse por alto la posibilidad de que la orientación artística de Juan Antonio hacia el naturalismo, es motivada por el conocimiento y estudio del arte que su vocación como conservador y restaurador le ha permitido.

Fotos: Juan Alberto García Acevedo.










Utilizamos cookies para realizar medición de la navegación de los usuarios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.